Logo
Entretenimiento
09 marzo 2008

Cartilla fonética actualizada


Mi ma-má me a-ma. Yo a-mo a mi ma-má. Mi pa-pá me a-ma. Yo a-mo a mi pa-pá. Mi mamá se llama Be-lén. Mi papá se llama Bú-lin. Mi hermanito se llama el-be-bé. Mi perro se llama Bla-ckie y tiene un rabo largo que menea cuando llegamos a la casa. Yo amo a Belén, Búlin, el bebé y Blackie.

Mi mamá y mi papá aman la tele. Mamá ve telenovelas, Papá ve lucha libre. Yo veo lucha libre con mi Papá. Mi luchador favorito es Bestia-Man.

Papá y yo vemos a Bestia-Man todos los sábados en la televisión. También lo vemos en los coliseos cuando se presenta en un campeonato de estrellas. Bestia-Man es muy valiente. Pero cuando se pone furioso con sus enemigos les da golpes en la cara hasta hacerlos sangrar y después se les tira encima y les rompe las costillas. También les tira con sillas a los que lo abuchean. Anoche cuando anunció la próxima competencia dijo que le va a arrancar las orejas a Cadaver-Man, que es su peor enemigo. Luego gruñó así: ¡Grrrrrrr! Y todo el mundo aplaudió. Papá y yo aplaudimos en casa.

Bestia-Man se pone una capa roja y usa un antifaz rojo y negro y unos guantes como de garras, para arañar. Y en la boca tiene un rabo, que le arrancó a un monstruo. Yo amo a Mamá, a Papá, al bebé y a Blackie, pero a quien más amo es a Bestia-Man.

Para mi cumpleaños mamá compró todo de Bestia-Man: el mantel, las servilletas, los vasos, las bolsitas de dulces y la piñata. También compró antifaces de Bestia-Man para todos mis amiguitos y una camiseta para mí. Mi madrina Bea me compró el bulto de Bestia-Man. Y mi papá me compró un televisor para mi cuarto y muchos DVDs de Bestia-Man.

De noche, pido la bendición antes de acostarme. Dios te bendiga, dicen mis papás. Entonces yo me acuesto, prendo mi tele y veo a Bestia-Man siempre, antes de dormir. Yo sueño que soy Bestia-Man.

Yo a-mo mi es-cue-la. Mi ma-es-tra se lla-ma Miss Bri-to. En la escuela juego a Bestia-Man en el recreo y salto de la chorrera y me tiro encima de mis compañeritos. A veces ellos se lastiman. Miss Brito llama a mis papás porque está preocupada. No es bueno que el nene vea tanta lucha libre, les dice a mis papás. Mis papás se molestan. Al salir, Papá dice que Miss Brito es una vieja entrometía.

Abuela Buyín vino a visitarnos. No le gustó que tiré una silla contra la cuna del bebé y les dijo a mis papás que yo era muy pequeño para tener un televisor y verlo, solito, en mi cuarto. Que no debería ver a Bestia-Man antes de dormir. Cuando Abuela Buyín se fue mi Mamá dijo que ella era una suegra entrometía. Pero Papá se quedó pensando y dijo que quizás era cierto, que a los cinco años yo era muy pequeño para ver a Bestia-Man de noche y me dijo que de ahora en adelante sólo lo veremos de día.

Entonces yo gruñí: ¡Grrrrrrr! Por eso ahora me trajeron a esta oficina. Yo no hice nada malo. Yo soy Bestia-Man y estaba furioso. Al otro día de quitarme los DVDs, cuando Papá y Mamá se levantaron porque Blackie lloraba y lloraba, yo me había puesto mi disfraz: una toalla roja, como capa; con tape me pegué tenedores a las manos, como las garras de Bestia-Man y me puse mi antifaz. Ah, bueno, además, necesitaba un rabo en mi boca ¿es que nadie entiende? Yo soy Bestia-Man.

C 2008 Magali García Ramis