Logo
Noticias
03 septiembre 2008

Con alas de platino el líder de la Cámara alta

Por eso, otros hacían su trabajo según alega De Castro Font.


El presidente del Senado, Kenneth McClintock, obtuvo un status de “viajero executive platinum” por los múltiples viajes que dio en este cuatrienio gracias a que cinco de los llamados senadores “auténticos” y nueve populares hacían el trabajo en el hemiciclo.

Esa fue la nueva bomba que lanzó ayer De Castro Font tan pronto supo que McClintock ofreció entrevistas individuales a los medios, tras su regreso de la convención demócrata en Denver, Colorado, en las que sería preguntado por las denuncias públicas del senador.

Los múltiples y constantes viajes de McClintock le permitieron cambiar de status en el programa American Advantage de “Platinum Member”, para personas que viajan 50 mil millas al año, al de “Executive Platinum”, para los que viajan más de 100,000 millas, precisó De Castro Font.

“Logramos no fallarle en cuatro años para que mantuviera la presidencia y sus emolumentos”, indicó De Castro Font, quien dijo sentirse muy “relax” en estos días.

A McClintock también le advirtió que tenga cuidado con sus expresiones porque dijo tener en su poder las fechas y horas de sus reuniones constantes con el gobernador Aníbal Acevedo Vilá.

Sobre los viajes, McClintock alegó ayer que ha viajado menos que en cuatrienios anteriores. “Los viajes que he dado han sido viajes de trabajo. La mayor parte de los senadores han tenido sus viajes, ya sean públicos o privados, y la Legislatura no se ha paralizado porque alguien esté de viaje”, expresó McClintock.

Y sobre sus reuniones con el Gobernador, McClintock dijo que en todas las asambleas legislativas, los presidentes tienen reuniones privadas con gobernadores, miembros de la Rama Ejecutiva y legisladores de todas las afiliciaciones. “Eso no ha dejado de ser la norma en este cuatrienio”, señaló McClintock.

Indicó, además, que gracias a esas conversaciones se lograron aprobar medidas de administración y nombramientos que impulsaba el Partido Nuevo Progresista (PNP).

Mientras, el ex senador Víctor David Loubriel rechazó ayer que hubiera recibido dinero del alcaldes del PNP a cambio de ceder su silla en el Senado al ex gobernador Pedro Rosselló, como le imputó De Castro Font.

“Quiero una vez más dejar claramente establecido que nunca solicité ni recibí prebendas de ningún tipo ni aún económicas a cambio de renunciar a mi posición de senador”, alegó Loubriel.

Loubriel emplazó a De Castro Font a revelar la evidencia que tiene para probar su denuncia.

Por otro lado, la portavoz del PNP en el Senado, Margarita Nolasco, hizo un llamado a la disciplina de partido y a la prudencia en momentos que restan 63 días para las elecciones generales.

“Es poco prudente que en este momento, en que el PNP necesita solidificarse, nos insertemos en controversias innecesarias. Es importante que el partido prevalezca por lo que debemos evitar temas que dividan y creen controversia de cara al 4 de noviembre”, dijo Nolasco.