Logo
Noticias
22 agosto 2010

Dura prueba política Do you speak English

Algunos lo hablan, otros lo zapatean y uno en particular admite que lo desconoce


“Do you speak English? Are you sure? This is Puerto Rico, mister”.

Se supone que Puerto Rico es una isla bilingüe, con dos idiomas oficiales: el español y el inglés. Tan es así que el inglés, idioma que en la Isla propulsó el ex gobernador Pedro Rosselló con la aprobación de la Ley 1 de 1993, ha sustituido al español en documentos oficiales del Gobierno, en rótulos y en municipios como “Guaynabo City”. Todos los boricuas estudian inglés desde kinder pero a la hora de hablarlo le siguen diciendo “el difícil”.

Ahora resulta que legisladores exigen que jefes de agencia, como el secretario interino de Educación, Jesús Rivera, sean bilingües. Sin embargo, al escuchar hablar en inglés a legisladores como el presidente del Senado Thomas Rivera Schatz durante una reciente conferencia de prensa, se percibe un diálogo escueto, poco fluido, lo que levanta la duda de si dominan el idioma que le exigen a otros.

¿Cómo “mastican” el inglés nuestros políticos? El Nuevo Día se lanzó al Capitolio a investigar en un sondeo informal si a los políticos, tanto populares como estadistas, se les hace fácil hablar el difícil. La mayoría, no todos, demostraron que más o menos, aunque sea gagueando, lo dominan y uno admitió francamente que no habla inglés. Claro está, el acento boricua, el inglés masticado típico de los latinos, las muletillas como el “ah, eh”, incluso el 'spanglish' no faltaron en su diálogo con El Nuevo Día. Tampoco faltaron las risas nerviosas que delatan el escaso conocimiento que tienen algunos del idioma de Shakespeare.

Sin complejo y sin temor, el senador Antonio Fas Alzamora fue uno de los que le sometió al inglés graduándose con “A” al demostrar seguridad y mucha fluidez en el idioma. Ni se turbó hablándolo.

“Me gradué”, dijo entre risas al terminar de hablar el difícil, el cual asegura solo lo pone en práctica cuando viaja a Estados Unidos, y lo practica leyendo libros de ciencia, de ficción, y periódicos, en inglés.

El senador Alejandro García Padilla, por su parte, también demostró dominarlo, aunque no quiso contestar las preguntas de este diario.

“Do you speak English?” , le preguntamos a lo que rápidamente contestó: “This is the Puerto Rico Senate and here we speak in Spanish, so I'll answer any question in Spanish. If I have to go to the United States I will speak English there, but not here”, destacó García Padilla, en broma o en serio.

Otra nota de “A” sacó la senadora Sila Mari González, aunque en un momento dado, después de su adecuada pronunciación y fluidez, se tiró el “spanglish” cuando no encontró cómo decir en inglés “Comisión de Hacienda”, al mencionar una lista de comisiones.

Durante el sondeo hubo quien no pasó el examen al ofrecer respuestas sin sentido como fue el caso del senador Antonio “El Chuchin” Soto, a quien desde el principio de la entrevista en inglés le dio un ataque de risa que delató su poco dominio del idioma.

“Do you speak English?”, le preguntamos.

“Yes, I speak English”, contestó con seriedad mientras varios empleados de la oficina donde se encontraba lo observaban en silencio.

“How often do you speak English?”, fue la segunda pregunta que de inmediato le arrancó carcajadas.

“In the school (en la escuela)”, contestó serio tras componerse de su episodio de risa.

“Ah?”, preguntamos.

“In the school”, reiteró.

“Do you read books in English? se le preguntó en otra ocasión

“Yes”, contestó el senador, quien al preguntarle de qué tipo, respondió rápidamente y con seriedad, “all of them” (de todas clases) sin explicar más.

De hecho, este senador fue el único del grupo entrevistado que tuvo más problemas en el inglés, pues hasta con buenas calificaciones se graduó el representante estadista Carlos Méndez.

El alcalde de Guaynabo, Héctor O'Neill, confesó no saber hablar inglés aunque asegura entenderlo un poco.

“Yo no hablo inglés, soy limitado en eso”, expresó el alcalde al resaltar que fue estudiante de escuela pública y en su niñez y juventud no tuvo la oportunidad de aprenderlo. A su juicio, no es irónico que siendo un novoprogresista que quiera la estadidad para Puerto Rico no domine el idioma. “No es irónico. Como ciudadanos americanos tenemos derecho a exigir lo que no tenemos independientemente se hable inglés o no”.