Logo
Estilos de vida
17 octubre 2010


¡Saludos amigos! Me imagino que han escuchado en todos los medios de comunicación del país que este es el momento de comprar, vender y arrendar propiedades. Muchos se preguntaran cuán cierta es dicha información y cuál es realmente el beneficio de la misma. En este blog te explicaré en arroz y habichuelas lo que establece específicamente dicha ley, que ciertamente resulta ser muy beneficiosa para todos.

Estamos hablando de la ley Número 132 del 2 de septiembre de 2010, conocida como “La Ley de Estímulo al Mercado de Propiedades Inmuebles”. Esta ley se crea a los fines de crear un programa de incentivos para facilitar y propiciar la compra de viviendas y otras propiedades inmuebles, mediante la concesión de beneficios tales como: exención en el pago de la contribución sobre la propiedad inmueble y la contribución especial estatal con respecto a Propiedad de Nueva Construcción, exención en la ganancia de capital generada en la venta de cierta propiedad inmueble, exención del pago de contribuciones sobre ingresos en el arrendamiento de propiedad residencial por un término de diez (10) años y exención en el pago de derechos y aranceles para instrumentos públicos. También se conceden incentivos tanto al que adquiere como al que vende propiedad inmueble no residencial, con valor menor de tres millones de dólares ($3,000,000.00). Vamos a discutir cada uno de los beneficios individualmente para que aclaren sus dudas.

Lo más importante que deben saber, es que tenemos sólo desde el 1 de septiembre de 2010 hasta el 30 de junio de 2011, para aprovechar dicho beneficio. Este aplica tanto a propiedades destinadas a uso residencial como comercial con valor menor de tres millones. Pero si adquieres una propiedad durante este periodo de tiempo, la exención contributiva aquí provista aplicará por un periodo de hasta diez (10) años contributivos, comenzando el 1 de enero de 2011 y terminando el 31 de diciembre de 2020.

La ganancia de capital es la ganancia que obtiene el vendedor con la venta de la propiedad una vez le resta lo que pagó por la misma. Esta ley establece que la totalidad de la ganancia neta de capital a largo plazo generada en una venta efectuada, de una propiedad cualificada o existente, estará totalmente exenta del pago de contribución sobre ingresos de Puerto Rico. Si realizamos este cálculo en dólares y centavos vamos a notar la magnitud del ahorro.

La totalidad de la ganancia neta de capital a largo plazo generada en la venta de una propiedad de nueva construcción, adquirida por el vendedor, estará exenta del pago de contribución sobre ingresos de Puerto Rico. La ganancia neta de capital a largo plazo generada en la venta de una propiedad cualificada adquirida por el vendedor, estará exenta en un cincuenta (50) por ciento del pago de contribución sobre ingresos de Puerto Rico. En palabras sencillas, si se trata de una propiedad nueva, esta estará exenta de la totalidad del pago de contribuciones y si es una propiedad existente, paga solo el 50%. La renta devengada por cualquier arrendador elegible, tampoco estará sujeta a retención de contribución sobre ingresos en el origen.

Los beneficios dispuestos por esta Ley, sólo estarán disponibles al primer vendedor y correspondiente primer comprador de cada unidad de propiedad de nueva construcción o de propiedad cualificada. Aplican a aquellos contribuyentes elegibles, independientemente de si son residentes o no residentes de Puerto Rico.

El adquirente de una propiedad de nueva construcción entre el 1 de septiembre de 2010 y el 30 de junio de 2011 estará totalmente exento por un término de cinco (5) años del pago de la contribución sobre la propiedad y de la contribución especial estatal sobre propiedad inmueble. No se me confundan, en el párrafo anterior hablamos de contribución sobre ingresos, ahora estamos hablando de contribución sobre la propiedad. Y como se han podido percatar, los beneficios de esta ley se extienden por largo tiempo, siempre y cuando el negocio se realice antes del 30 de junio de 2011.

Otro inciso de la ley que también resulta sumamente beneficioso es que todas las partes involucradas en una venta, efectuada luego del 1 de septiembre de 2010, pero en o antes del 30 de junio de 2011, de una Propiedad de Nueva Construcción estarán exentas del pago de toda clase de cargos por concepto de sellos de rentas internas y comprobantes requeridos por ley para el otorgamiento de documentos públicos y su presentación e inscripción en cualquier registro público del Gobierno con relación a la venta, compra, arrendamiento, financiamiento, constitución de hipoteca de una Propiedad de Nueva Construcción. Si se tratase de una propiedad existente, sólo pagará el 50 porciento del total de sellos y comprobantes.

Para poder disfrutar de la exención, el propietario y/o arrendatario deberá presentar copia de la certificación jurada de Propiedad de Nueva Construcción a ser emitida por el vendedor de la propiedad inmueble.

Realmente la aprobación de esta ley  resulta ser de gran beneficio para todas las personas que piensan comprar, vender o arrendar una propiedad. Ahora que ya la entienden a la perfección, es hora de ponerse el “lipstick” rojito que a ustedes les encanta, ajustarse bien su correíta e irse de excursión por los bancos con el fin de conseguir la mejor oferta.

La idea de ahorrarse un dinerito en este momento tan difícil siempre es una tremenda noticia, pero recuerden invertir una cantidad que vaya acorde con sus capacidades económicas y que les sobre lo suficiente tanto para cubrir el resto de sus gastos como para ahorrar. Y obviamente nunca olviden que el dinero no es lo más importante, sino hacer de cada instante de nuestras vidas uno realmente memorable.

Palabras Legales de la Semana:

(a)“Propiedad de Nueva Construcción” : toda propiedad inmueble residencial de nueva construcción localizada en Puerto Rico, apta para la convivencia familiar que no haya sido objeto de ocupación y que sea adquirida de un Urbanizador. Todo modelo de casa terrera, de dos niveles o en elevación de casas prediseñadas o prefabricadas en hormigón armado adquirido a una empresa de casas prediseñadas o de prefabricación bona fide y cuyos planos hayan sido aprobados por la Administración de Reglamentos y Permisos (ARPE) en o antes de 30 de diciembre de 2009, excepto por vía de dispensa que pudiera otorgar el Secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor.

(b) “Arrendador Elegible”: significa todo individuo, sucesión, corporación, sociedad o fideicomiso, residente o no residente de Puerto Rico, que arriende Propiedad de Nueva Construcción o Propiedad Cualificada de tipo residencial.

(c) “Propiedad Cualificada”: significa: toda propiedad inmueble residencial existente localizada en Puerto Rico apta para la convivencia familiar, que no sea una Propiedad de Nueva Construcción, o toda propiedad inmueble no residencial existente localizada en Puerto Rico que sea vendida a partir del 1 de septiembre de 2010, pero no más tarde del 30 de junio de 2011, y cuyo precio de venta no exceda de tres millones de dólares ($3,000,000.00).