Logo
29 noviembre 2010

Una enmienda crucial



La historia ha demostrado el poder de las frases para construir nuevas realidades. Carlos Vizcarrondo le legó al País una de esas frases cruciales.

El 17 de noviembre de 1990, el Consejo General del Partido Popular Democrático se reunió en el Teatro La Perla en Ponce. En la reunión se discutía la posición del PPD en torno a la discusión que ocurría entonces con el Congreso de Estados Unidos sobre el status político de Puerto Rico.

Dicha asamblea es recordada por la enmienda propuesta por Vizcarrondo, hoy Juez del Tribunal de Apelaciones, a ciertas resoluciones consideradas por el Consejo General. La “Enmienda Vizcarrondo” era a los efectos que el Nuevo ELA estuviera excluido de la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos.

Un ELA no colonial, y no territorial: aspiración reiterada por el PPD en múltiples expresiones institucionales, incluyendo sus programas de gobierno de 2000, 2004 y 2008.

¿Qué consecuencias reales tiene esta frase de un “ELA no colonial, no territorial”? ¿Será otro de esos conceptos que les apasiona a los “adictos al status”, pero que en nada afectan a la gente de carne y hueso?

El propósito principal del desarrollo del ELA es obtener herramientas para impulsar el desarrollo económico del País. La exportación de bienes y servicios por los empresarios locales es clave, pues la globalización de la economía obliga a presumir que su mercado no se limita al 100 x 35 de nuestro suelo patrio.

El ELA al que aspiramos le permitirá al gobierno establecer acuerdos comerciales con otros países. Los representantes del ELA tendrán la capacidad para acordar, con los gobiernos de otras naciones, condiciones favorables para el intercambio comercial de nuestros bienes y servicios.

¿Y qué tiene que ver el “ELA no territorial” con la capacidad para negociar acuerdos? La Constitución de Estados Unidos prohíbe que los Estados y sus territorios establezcan acuerdos con otros países. New York no puede suscribir un acuerdo comercial con Japón. Y lo mismo le aplica al ELA.

Veinte años después de la Enmienda Vizcarrondo, el PPD debate intensamente su posición sobre el futuro del ELA. El ELA podría obtener algunos poderes sin alterar su condición de territorio de Estados Unidos (como sería la exclusión de las leyes de cabotaje). Pero poderes indispensables, como es la autoridad para negociar acuerdos comerciales, sólo se pueden obtener en un ELA que no esté sometido a la soberanía de Estados Unidos: el “ELA no territorial” legado por Vizcarrondo, asumido como posición oficial por el PPD, y bandera de lucha para todos los que aspiramos a construir un mejor Puerto Rico.