Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
6 de enero de 2013
Otros Deportes
 

Agresividad que rinde fruto

La joven tenista boricua le está sacando provecho a su fogosidad dentro de la cancha

 

POR JOSÉ SÁNCHEZ FOURNIER / jose.sanchez@elnuevodia.com

Angelique Kerber lucía aturdida. La quinta mejor tenista del mundo, según la Asociación de Tenis de Mujeres (WTA, por su siglas en inglés), estaba atrás en el marcador en la segunda ronda del Brisbane International, ante una rival no preclasificada. En un momento durante el segundo set, frustrada, Kerber miró a su entrenador y subió los hombros, como preguntándole: “¿Quién es esta oponente que me tiene contra las cuerdas?”.

Era Mónica Puig Marchán. La boricua de 19 años llamó la atención del tenis femenino con su agresivo y en ocasiones osado desempeño en el torneo australiano. Puig venció a la favorita local Olivia Rogowska, 6-2, 6-3, en la primera ronda y luego, el martes, Día de Año Nuevo, cayó por 3-6, 6-4, 7-6 (7) ante la zurda Kerber.

Aunque perdió frente a Kerber, su peloteo potente y seguro, así como su gran confianza en cancha a pesar de ser una joven novata en el tour, impresionó a muchos. En especial brilló por su disposición, deseo incluso, de buscar a sus contrarias en el ‘toma y dame’ del boleo desde la línea de base.

Para Mónica, no fue un reto a sus rivales, si no su estilo natural.

“Yo fui a jugar mi juego y eso es ser agresiva. Con un poco más de experiencia voy a ser un poco más agresiva”, dijo sobre su estilo aguerrido, de poner mucha presión a su rival. Esa táctica hizo titubear a Kerber, quien se quejó sonoramente varias veces tras ceder puntos o cometer errores no forzados.

“Yo entré a la cancha pensando que ella no se iba a emocionar. Pero esto me enseña que hasta la (clasificada) cinco del mundo se puede frustrar si le pones presión”, agregó con confianza la tenista.

Esa seguridad en sí misma y agresividad con la raqueta no son simple estrategia. Más bien, son parte de su persona. Así lo entiende el entrenador de Puig, el belga Alain de Vos.

“Es parte de su carácter. Es parte de su forma de ser y de la persona en la que se está convirtiendo”, opinó De Vos recientemente. “Ella ha ido aprendiendo a ganarse los partidos batallando y demostrando que para ganarle hay que pasarle por encima”.

“Mucho (de su estilo agresivo) lo forja ella. Está en su carácter”, agregó el técnico.

mucha confianza

Claro está, todo la confianza del mundo servirían de nada si la boricua no tuviera la potencia en su raqueta para presionar a jugadoras del máximo calibre. Mónica nunca dudó que posee esa fuerza.

“Yo me sentía bien cómoda, fíjate”, dijo Puig respecto a los duelos desde la línea de base que tuvo con Kerber y con Rogowska. “Es una cosa en la que trabajé muy fuerte durante el off season con Gil Reyes. Él me ayudó un montón a ponerme más fuerte de piernas”.

Reyes dirige el programa de Desarrollo de Jugadores que la compañía de equipo deportivo Adidas mantiene en Las Vegas, Nevada. Ganó fama en el mundo del tenis como entrenador personal del estadounidense Andre Agassi. Trabajó con Agassi de 1989 hasta su retiro en 2006. El ya retirado jugador ha indicado que Reyes fue el responsable de su resurgir en el deporte pasados los 29 años de edad, cuando la mayoría de los tenistas ya vieron pasar sus mejores días.

Reyes logró fortalecer el swing de Puig, entiende la joven. Mónica subrayó, no obstante, que sintió la fuerza de Kerber durante su duelo a tres sets.

“Me estaba tirando bien duro. Pero sentía que yo podía bajarme y darle más fuerte. Creo que aflojé un poco cuando ella estaba al frente. Pero eso es cosa de experiencia”, dijo Mónica. “Ahora probé ese sentimiento, y si me pasa de nuevo, voy a tener mis emociones mas controladas”.

“Físicamente, estaba muy bien”, durante el Brisbane International, agregó Puig. “Fui a la cancha a luchar cada punto hasta el final”.

cerca de las 100

Su juego en Brisbane llamó la atención del público y los medios de prensa. Además, su victoria sobre Rogowska en la primera ronda le ganó 60 puntos para el ranking de la WTA. Actualmente, clasificada 124, Mónica podría estar muy cerca de entrar en los primeros 100 escalafones en la próxima edición del rankin de la WTA, que publica este lunes.

Como si fuera poco, su inesperado desempeño en Brisbane, especialmente en la primera ronda contra una estrella local, le podría ganar una invitación de wild card para el venidero Abierto Australiano, que comienza el 14 de enero en Melbourne. Si no recibe el wild card, Mónica tendrá que jugar en el torneo cualificatorio.

“Podría estar entre la 108 y la 104 en el próximo ranking, y si alguien se retira del torneo, podría entrar directo al main draw”, explicó la joven, a quien su entrenador recientemente apodó Pica.

“Honestamente, quisiera preguntar (por un pase de wild card). Pero no voy a preguntar porque por eso me llamo Pica. Voy a picar piedra hasta entrar por mérito propio. Yo siempre he trabajado duro”, expresó con confianza Mónica.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: