Top de la pagina

Negocios

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
16 de diciembre de 2012
Negocios
 

Alberto Bacó Bagué

El designado secretario de Desarrollo Económico plantea que la nueva administración no interesa repetir los errores de sus predecesores

 

Por Joanisabel González / joanisabel.gonzalez@elnuevodia.com

Alberto Bacó Bagué tiene por referencia los días de gloria de Puerto Rico. Habla de la Iniciativa de la Cuenca del Caribe (CBI), de empresas como la de su familia, otrora líder en el diseño y manufactura de muebles, y de los muchos negocios puertorriqueños que surgieron entre 1959 y 1963.

Los recuerda con emotividad, pues en sus diversos roles como inversionista, principal oficial ejecutivo o consultor, ha atestiguado su cierre, reestructuración o su transformación de fabricantes a importadores. Los más afortunados, dice, vendieron a competidores.

“Veo una oportunidad para regresar al servicio público con todo lo que he aprendido... creo que estoy listo para darle a Puerto Rico una nueva etapa de crecimiento económico”, dice.

El designado secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) plantea que, en el 2013, Puerto Rico tiene una oportunidad única porque el décimo gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, no interesa “repetir los errores” de sus predecesores.

Su agenda descansa en sacar partido a la autonomía fiscal, pero también pondrá ahínco en la ley de fomento a la exportación de servicios que aprobó la administración de Luis Fortuño.

“Las empresas de servicios están pasando por serios retos contributivos en Estados Unidos y representan muchos empleos”, explica el otrora presidente del Banco de Desarrollo Económico.

Agrega que harán las paces con el sector farmacéutico y se prestará atención a aseguradoras y entidades bancarias internacionales.

Viva la reducción contributiva

¿Con los problemas fiscales, se logrará reducir la tasa corporativa a 25%?

“El objetivo”, dice Bacó Bagué, “es ofrecer tal reducción y para ello, se ha puesto la mira en contrataciones ‘excesivas’”.

¿Eliminarán la contribución sobre la propiedad mueble o inventarios?

“Eso lo vamos a mirar porque envuelve contribuciones a los municipios y los municipios necesitan unos ingresos, pero ciertamente, es algo que resta competitividad”.

Bacó Bagué destaca que es hora de que Puerto Rico mire al resto del Caribe y hacia América del Sur. Exalta la creación de capitales importantes en Colombia, República Dominicana y Venezuela.

“No es malo que una empresa colombiana o dominicana compre aquí y utilice esa inversión para generar riqueza, empleos y sea puente hacia Estados Unidos... Hay que mirar a Europa, Brasil, Chile”.

Bacó Bagué también cree en desarrollar un instrumento de inversión gubernamental para fortalecer al empresariado local. “Si en vez de utilizar los fondos ARRA en contratos excesivos, hubiéramos creado algún fondo de gobierno para invertirlo en empresas, habríamos creado valor para Puerto Rico”.

Reconoce que la historia de la Isla sería distinta si los incentivos y subsidios que se otorgan desde 1960 hubieran sido enfocados hacia la inversión. De esa forma, el Gobierno participa de las ganancias de los negocios y estas, a su vez, se habrían destinado a la infraestructura o más proyectos empresariales. Ahora, según Bacó Bagué, la tesis de invertir fondos públicos en empresas incipientes es ruta obligada, pues la excesiva concentración de los inversionistas –muchos, empresarios puertorriqueños– en acciones preferidas y comunes de la banca local “erosionó” la riqueza de la Isla.

Un plan, mucha gente

El designado subraya que la agenda no recaerá únicamente en sus hombros. Evitará la duplicidad, pero también tener “muchos sombreros”, como se le criticó el actual secretario de Desarrollo Económico. “El pueblo no quiere un mago, quiere un equipo con objetivos claros, que informe de las gestiones que realiza para lograr el crecimiento económico que necesitamos”.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: