Top de la pagina

Internacionales

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
16 de marzo de 2013
7:40 a.m. Modificado: 12:12 p.m. Internacionales
 

Al no ir a un picnic, el papa dejó posible novia

A los 19 años eligió ir a misa, en vez de ir al picnic donde estaría una joven que le gustaba

Por Eva Vergara / The Associated Press

ITUZAINGO, Argentina- El papa Francisco fue un chico bromista, le gustaba jugar a la pelota, la lectura, era pacífico, y a los 19 años decidió no asistir a un picnic donde estaría una joven que le gustaba. En vez de ello, optó por ir a misa, y en ese momento descubrió su vocación sacerdotal, contó su hermana a la Associated Press.

María Elena Bergoglio, hermana del nuevo sumo pontífice, tiene pocos recuerdos del papa cuando chico por una razón muy simple: era 12 años menor.

Sin embargo, recuerda que "era un chico normal, como a cualquier chico le gustaba jugar con sus amigos, salir a la calle, jugar a la pelota en una placita cercana con sus amigos, contar chistes y hacer bromas".


"Era, mejor dicho es, una persona muy divertida. Eso sí, era muy estudioso", agregó en la puerta de su casa de ladrillos rojos.

Dos ventanas de la vivienda están provistas de defensas de fierro pintadas de color verde, y con las persianas de madera abajo, desde que su hermano fue electo papa, porque abundan los fotógrafos, camarógrafos y periodistas que buscan historias del hasta comienzos de semana cardenal de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio.

La anciana de cara bondadosa, pelo blanco y ojos claros, relató que Francisco "en la escuela no era peleador, era un chico pacífico que se entretenía mucho con la lectura. Era muy apasionado y leía de todo un poco".

Cuando fue creciendo, "tenía un grupo de amigos y en esa época no era muy común ir a bailar, por lo que él se juntaba con sus amigos en las casas. Sus amigos eran todos de la parroquia San José de Flores", el barrio donde nació Francisco y fue bautizado con el nombre de Jorge Mario Bergoglio.

María Elena recuerda que los días que más disfrutaban "eran los domingos: íbamos todos en familia a la parroquia, a misa y luego a almorzar".

"A Jorge le gustaban las pastas con un buen estofado (con salsa) con carne. Como toda familia italiana, en un domingo las pastas no podían faltar", añadió. Los padres del pontífice eran italianos.

La anciana recuerda que "a los 19 años a él (el papa) le gustaba una chica del grupo de la Acción católica y esta chica también gustaba de él, y era como que estaba por empezar una relación".

Dijo que un 21 de septiembre (de 1955) "el grupo se iba a reunir en un parque para festejar el Día de la Primavera", pero él decidió de repente no ir al picnic, fue a la parroquia a rezar y luego (habló) con el sacerdote: y ahí se definió su vocación, el despertar del amor se fue para otro lado".

El sorpresivo cambio de planes hizo que millones de católicos tengan hoy un papa llamado Jorge Mario Bergoglio, quien escogió que lo llamen Francisco.

Pero la anciana de aspecto amoroso y sonrisa tierna tiene algunas preocupaciones sobre la nueva situación que vive su hermano; espera que el nuevo entorno del papa no lo cambie.

Declaró que luego de enterarse que su Francisco pidió a los argentinos que no viajen a la entronización, el martes próximo, y que donen a los pobres el dinero que gastarían, "me hace sentir que sigue por el mismo camino, que no se ha mareado, por el momento, por lo menos". Luego de unos segundos de silencio, la anciana añadió: "No hay peor veneno que el poder".

Consultada por la AP sobre si tiene temor que Francisco, conocido por su austeridad, se transforme presionado por la pompa y el protocolo del Vaticano, respondió: "Por el amor de Dios, no lo creo, pero ahí es donde tenemos que estar orando y apoyándolo".

La austeridad y sencillez del nuevo papa es ampliamente conocida. En Buenos Aires era común verlo movilizarse en subterráneo, autobús o colectivo.

Ya electo papa, Francisco fue a la residencia en la que se alojó cuando llegó a Roma para asistir al cónclave en el Vaticano, pidió la factura y la pagó.

Además, abandonó el Vaticano junto a otros cardenales hasta la residencia donde estará mientras alistan su apartamento papal, declinando el auto oficial con chofer que le corresponde utilizar como sumo pontífice, relató el vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi.

Cuando fue ordenado cardenal por el papa Juan Pablo II, el 2001, también sorprendió a muchos de sus compatriotas que querían estar presentes en ese momento en Roma: les solicitó que donaran el dinero que gastarían en el viaje a obras de caridad.

"Yo sé que su preferencia bien marcada es por los pobres, por los más débiles, por los ancianos, los niños. Hay una opción bien clara por la pobreza", añadió la mujer que ahora vive en el barrio de Ituzaingó, 25 kilómetros al oeste del centro de Buenos Aires.

El papa fue operado a los 19 años para extirparle un quiste pulmonar, lo que implicó sacarle un pedazo "medianamente grande" de un pulmón. Pero según María Elena, Francisco no vio disminuida su fuerza y está en condiciones físicas de asumir la fuerte tarea que le espera. "Para nada" tiene problemas respiratorios, "sanó totalmente", agregó.

La mujer de 65 años, dijo a la AP que cuando se despidieron el 25 de febrero, un día antes de que Bergoglio partiera a Roma, lo hicieron como si fueran a verse pronto. "Nos despedimos diciendo hasta la vuelta, así que para nosotros era seguro que él iba a volver".

En varias ocasiones la anciana guardó unos momentos de silencio que daban la impresión que eran para impedir quebrarse, aunque sus ojos por momentos lucieron húmedos.

Declaró que nunca pensó que su hermano sería electo papa y que no conversaron en esta ocasión del tema. Aunque otras veces "nosotros lo cargábamos (desafiábamos) y "él decía, ¡por favor!", en señal de rechazo a la idea.

"Sin embargo, cuando lo vi (convertido en sumo pontífice) tenía una cara de plenitud", dijo sonriendo.

Contó que Bergoglio ama Buenos Aires y que es probable que "sienta la distancia". Pero probablemente ella la sentirá más porque se quedó sólo con sus dos hijos y algunos sobrinos en Argentina. "Éramos cinco (hermanos) y quedamos los dos solos".

"La muñequita de la casa y el viejo", dijo riendo, y en alusión a los 12 años que los separan.

Concluyó que su único hermano ahora "deja de ser de la familia para pasar a ser de todos".

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: