Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
27 de noviembre de 2012
Boxeo
 

Analizan todos los ángulos en el asesinato de Macho Camacho

Desde un robo de dinero o narcóticos hasta que Héctor ‘Macho’ Camacho era el blanco del ataque que le costó la vida a él y a su acompañante

 

Por Ricardo Cortés Chico / rcortes@elnuevodia.com

Un equipo de investigadores de la Policía aguardaba anoche por los interrogatorios de los dos implicados en el doble asesinato perpetrado contra el exboxeador Héctor ‘Macho’ Camacho y su amigo, Adrián Alberto ‘Yamil’ Mojica Moreno, para descartar o confirmar las diversas teorías que se han elaborado sobre el crimen ocurrido la semana pasada en Bayamón.

Hasta ayer, las autoridades se inclinaban un tanto por aceptar la teoría de que el excampeón de boxeo no era el blanco del ataque, sino su acompañante, que ha sido vinculado con casos de sustancias controladas y en cuyo cadáver las autoridades encontraron nueve bolsas de cocaína.

Esa teoría se refuerza con el paquete que, presuntamente, los gatilleros se llevaron del carro de los perjudicados, justo después de la balacera. Los reportes iniciales de la pesquisa presumían que los gatilleros se llevaron dinero del vehículo. No obstante, versiones posteriores apuntan a que podría tratarse de narcóticos.

De confirmarse esta teoría, el móvil de los hechos sería el robo del dinero o de los narcóticos que se hallaban en el Ford Mustang en el que Camacho y su amigo llegaron, a eso de las 7:39 de la noche, al estacionamiento de una oficina de abogados cercana a los predios del negocio Azuquita en la PR-167 de Bayamón.

Según fuentes de El Nuevo Día, la Policía estima que entre los asesinos y las víctimas hubo un forcejeo que podría explicar el disparo contra Camacho, quien fue encontrado herido en el asiento del pasajero del vehículo. Mojica Moreno, quien ha sido vinculado también con una red de prostitución, fue alcanzado por los disparos mientras intentaba huir.

Sin embargo, esta teoría no explicaba el hecho de que Joshua Méndez Romero, uno de los presuntos sospechosos del doble asesinato, conocía de cerca a Camacho. Ambos se criaron en el sector Villa Olga de Toa Baja. Por eso, ayer no se descartaba del todo la posibilidad de que el ataque fuera contra Camacho, quien recibió un solo disparo en el área de la mandíbula.

Además, personas que llegaron a la escena poco después de la balacera han señalado que Camacho, quien fue visto horas antes de los hechos cerca del negocio, aún estaba amarrado al cinturón de seguridad cuando recibió los disparos, lo que sugiere que pudo ser atacado primero. Mojica Moreno, en cambio tuvo tiempo para salir del vehículo e intentar huir del lugar.

El ataque se produjo justo después de que Camacho y Mojica Moreno se estacionaran en los predios del negocio. Los gatilleros estacionaron su vehículo justo al lado del de los perjudicados y, mediante una especie de emboscada, comenzaron a disparar.

Méndez Romero y el otro sospechoso, Jesús Naranjo Adorno, captaron la atención de los investigadores al ser detenidos, poco después de los hechos, por una infracción de tránsito.

Los reportes policiacos apuntan a que los individuos huyeron cuando el sargento que los detuvo se disponía a verificar si el auto Jeep Comander gris que ocupaban era el mismo que fue visto saliendo a toda prisa de la escena del crimen.

Los sospechosos, en su huida, se internaron en el residencial Jardines de Cataño. En la persecución hubo un intercambio de disparos con los Policías.

Ayer, Naranjo Adorno contó a la prensa que no huyó de los policías, sino que al ser detenido se puso nervioso y decidió irse a la casa de su madre y que les pidió a los policías que lo siguieran. Al llegar al residencial, vio a los policías con macanas y comenzó a correr.

Avanza la pesquisa

Ayer, el capitán Rafael Rosa, jefe del Cuerpo de Investigaciones Criminales de Bayamón, se limitó a repetir que la investigación del caso está “bien adelantada” y que todavía no hay un móvil claro sobre los hechos. “Vamos a ver qué nos dicen”, dijo Rosa al referirse a los interrogatorios a los que serían sometidos los sujetos.

Oficialmente, Méndez Romero y Naranjo Adorno acudieron a la comandancia de Bayamón por una invitación que les hicieron los investigadores para que colaboraran con la pesquisa.

Sin embargo, fuentes de El Nuevo Día explicaron que se trató de una comparecencia forzada por personalidades del bajo mundo que estaban siendo presionadas por la Policía para que entregaran a los responsables de la matanza.

Este medio supo que la presión constó de una presencia policiaca intensa durante todo el fin de semana largo en los puntos de drogas en el residencial Jardines de Cataño. Esto tuvo el efecto de ‘calentar’ los puntos y de reducir la venta de sustancias ilegales a tal punto, que los encargados de la distribución de narcóticos presionaron para que los sujetos dieran la cara a las autoridades. El abogado Lemuel Velilla, quien acompañó a los sujetos, aseguró que ambos implicados son inocentes del crimen.

Ayer, los investigadores del caso no habían consultado con la fiscalía la evidencia que tienen sobre el caso. En parte, se debe a que se espera por los resultados de las pruebas que el Instituto de Ciencias Forenses (ICF) haría en el vehículo Jeep que fue ocupado en el residencial.

Mojica Moreno murió la noche de los hechos, mientras que Camacho, el otrora triple campeón de boxeo, fue desconectado de las máquinas que lo mantenían con vida durante la madrugada del sábado, tras sufrir un paro cardíaco.

El expúgil había sido declarado con muerte cerebral el jueves por la mañana.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: