Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
31 de julio de 2011
Puerto Rico Hoy
 

Andrew Álvarez: Gurú de mundos misteriosos

Es antropólogo ambiental y ha sido profesor universitario. Pero hablar de ovnis, fantasmas y el fin del mundo es lo que lo ha hecho famoso Vídeo

 Andrew Álvarez Chardón (El Nuevo Día/ Carlos Giusti)

Por Brunymarie Velázquez / brunymarie.velazquez@elnuevodia.com

HABLA DE TODO. Ovnis, el fin del mundo, fantasmas, gobiernos, historia, espíritus...

Andrew Álvarez Chardón se ha establecido a lo largo de los últimos veinte años como el gurú de los fenómenos paranormales en los medios de comunicación.

Y aunque hay quienes lo miran como una celebridad o una figura excéntrica por mostrar una sed insaciable de buscar una explicación a todo, él asegura que se le ha estigmatizado con los temas metafísicos.

Mientras caminaba por los terrenos de El Morro, cerca del Cementerio del Viejo San Juan donde tuvo una de sus últimas experiencias paranormales, personas le gritaban e incluso, le detuvieron para contarle apariciones de familiares muertos y experiencias propias con la muerte.

Fuera de las cámaras se dedica a realizar investigaciones de antropología ambiental y ha sido profesor universitario. Lee de todo -excepto temas de farándula-, no le gusta navegar internet, le apasiona la música y hace 25 años participa de competencias de tiro al blaninco.

Álvarez Chardón contó que se graduó de la Universidad de Puerto Rico en el 1981. Hizo un doctorado que incluye experiencias académicas en instituciones universitarias como Penn State, Yale y la Universidad de New York.

 

¿Qué inspira a Andrew Álvarez a levantarse todas las mañanas?
Vivir. Vivir un día más y esforzarme por tratar de hacer algo que valga la pena.

¿Andrew Álvarez informa o entretiene?

No. Yo informo; ahora, los medios entretienen. Es la diferencia. Yo informo, hablo de estos temas que muy poca gente trata, parasicología, la vida más allá de la vida, fenómenos paranormales, fenómenos extremos y todos estos temas que muchas veces se toman de manera muy liviana por la charlatanería que existe, por el amarillismo.

 ¿Por qué no todo el mundo ve los ovnis o fantasmas y sí unos pocos? ¿Es posible que sea autosugestión?

Sí, creo que hay de todo un poco. Hay algo de sugestión en algunos individuos, pero hay otros casos donde la evidencia sugiere que algo que no hemos podido tal vez comprender o analizar adecuadamente, aparece. Me explico. Cuando encontramos evidencia de cámaras de vídeo de seguridad que captan personas, siluetas o movimientos en un lugar donde no hay nadie en horas de la madrugada y se descarta el fallo, por ejemplo, técnico o cualquier otra cosa que pudiera ser utilizada como una explicación, tenemos ahí ante nosotros una evidencia que nos motiva a buscar una explicación del por qué aparecen estas cosas. Te lo digo así porque sucede, suceden montajes fotográficos, muchísimos, suceden también montajes a nivel de vídeo y este tipo de cosas lamentablemente ha servido para contaminar el ambiente de investigación seria.

 Dice que los ovnis son un anatema, que no son un tema científico. ¿Quién puede asegurarlo? ¿Existen o no? ¿No es una contradicción?

No, no es una contradicción, porque hay muchísimas cosas que no se pueden (probar) como por ejemplo la fe, las apariciones de la Virgen, los milagros y tantísimas otras cosas en las cuales no tienes suficiente fundamento científico para poderlas explicar o careces de evidencia empírica que te puede decir ‘mira esto es un fenómeno de la Virgen, mira esto es un fenómeno religioso, esto es un fenómeno de fe o esto es una persona que se sanó de un cáncer terminal’. ¿Bajo qué condiciones o bajo qué tipo de evidencia puedes probar eso?

 En una entrevista en televisión local hizo referencia a unas “evidencias reales y fidedignas” que demuestran que los ovnis existen y que hay actividad en niveles esotéricos o espirituales. Pero en otra entrevista dijo que no las había...

Ok. Aquí es donde tenemos que separar el grano de la paja. Hay unas evidencias que definitivamente son objetos voladores no identificados y son irrefutables. De hecho son tan irrefutables que la NASA recientemente admitió, luego de analizar fotografías y vídeos tomados en Argentina que existían, punto, que era un ovni real. Lo que sucede es que nadie sabe realmente lo que son los objetos voladores no identificados. Existen, el problema es la tesis que indica que son seres extraterrestres cuando nadie tiene la evidencia final que pueda decir ‘este fenomeno se produce porque hay visitantes de otro planeta que llegan a la tierra’. Los ovnis son una cosa y los llamados platillos voladores pueden ser otra. Pero el fenómeno es real y no es porque lo diga yo simplemente, porque antes que yo, por muchos años, muchos otros investigadores serios ya admiten el fenómeno.

 ¿A qué se dedicaba cuando era un niño?

Me pasaba en la universidad desde que era muy pequeño. Mi mamá era profesora en la universidad y siempre tuve interés por todo lo que tenía que ver con el ser humano, su historia y más que nada, los fenómenos que tuvieran que ver con estos eventos. Yo siempre estuve involucrado en estos temas, en el espiritismo desde que era niño. Mi mamá era espiritista. Era una médium natural. Creo que de alguna forma influyó en mi visión del mundo.

 ¿Qué lo inspiró a estudiar antropología?

Bueno, originalmente, como todo “baby boomer”, quería ser astronauta porque era la época en que comenzaban las misiones Apolo en los años sesenta. Quería ser piloto y astronauta, pero debido a mi miopía no cualificaba para eso y de niño me rompieron el sueño bien temprano. Quise ser biólogo marino, me interesó cuando era pequeño. En la escuela este doctor biólogo marino me inspiró a seguir esa carrera, pero a través de los años me vi más interesado en el factor humano, en la evolución humana y en el ambiente. Ese sentido me inspiró más a conocer el gran desconocido que es el hombre.

 ¿Qué tiene que ver la antropología con los temas paranormales?

Tiene que ver mucho. Hay por ejemplo antropólogos sociales y culturales que van a estudiar un chamán, o un médico brujo, o van a estudiar un curandero o los efectos de los hongos alucinógenos, ahí tiene un ejemplo directo de estudiar lo que tal vez algunos llaman metantropología. Mi trabajo profesional no tiene que ver nada con estos temas paranormales. Estos son temas que yo he adoptado por mi interés personal, no por mi profesión.

 ¿Ha pensado hacer otra cosa en su vida?

He hecho muchas cosas en mi vida, más de lo que te podría contar aquí. He trabajado en muchas cosas, yo creo que cada cierto tiempo el ser humano tiene que renovarse. Por ejemplo si me quedara como académico en una universidad, ¿qué iba a hacer más allá de eso? Yo he ido mutando a través de mi vida, haciendo diferentes cosas.

 ¿Cosas cómo qué?

Por ejemplo la televisión, en estos momentos estoy trabajando en un proyecto que viene desde los Estados Unidos y que comenzamos aquí en Puerto Rico y se extiende a Estados Unidos y próximamente en Latinoamérica. El proyecto se llama Código Secreto y es un programa donde se tocan infinidad de temas.

 Hay un grupo en Facebook que se llama “No le creo a Andrew Álvarez” e incluso, en los vídeos suyos publicados en la red de vídeos de YouTube hay comentarios como que usted “vive de promover la ignorancia”. ¿Qué opina?

Nadie está de acuerdo con todo el mundo. Yo no puedo evitar que la gente piense igual que yo y ni me interesa tampoco. De hecho, es una página que hicieron hace muchos años ya. Nunca la había visto, pero me lo habían mencionado. Quienes escriben ahí jamás han hablado conmigo nada y ni me conocen (respiró).

 ¿La gente debe creerle a Andrew Álvarez?

No -suspiró-. Las personas deben creer por sí mismas y deben probar por sí mismos todas las cosas que escuchan, incluso las mías. Deben cuestionar lo que yo digo y deben verificar las cosas. El ser humano crece de esa misma dialéctica. Si creemos todo lo que nos cuentan... Muchas personas siguen creyendo que la sociedad es igualitaria, que hay democracia y que hay justicia en el mundo. Esos viven en un sueño.

 ¿Qué debe creer la gente?

No le sugiero a nadie creer en nada. Yo simplemente creo que las personas deben educarse y estudiar, y deben tener discernimiento para tener una opinión y no meramente repetir lo que se escucha continuamente. Repetición es igual a embrutecimiento.

 Usted contesta todo tipo de preguntas que hace la gente, de todos temas. ¿Qué es mejor, saber poco de todo o mucho de una solo tema?

Yo creo que uno debe, como te dije, diversificar y saber de todo lo que se pueda saber. Si tú meramente te especializas, te subespecializas en algo, pues ahí quedó tu capacidad de aprendizaje. Debes abrirte al abanico de posibilidades y tratar de aprovechar el mundo de informática, pero siempre, siempre la buena información, no la desinformación.

 ¿Cuándo se va acabar el mundo?

Yo creo que el mundo se acabará el día en que yo muera y comenzará una nueva etapa para mí en lo personal. Yo no puedo decirle a nadie cuándo se va acabar el mundo y si es por el 2012 la realidad es que nada tiene que ver con el fin del mundo tampoco. Es una interpretación que ha sido un buen negocio para vender libros, revistas y documentales en los últimos diez o quince años.

 ¿Quién tiene el control de mundo?

(Suspiró). El control del mundo lo tienen la economía y las grandes empresas, que son obviamente quienes diversifican el capital y reparten las ganancias. Hay intereses gigantescos trasnacionales que controlan en mundo.

 ¿Los ovnis y los temas esotéricos no son una forma de lucrarse, para hacer un negocio o exponerse como una figura pública?

-Interrumpió- “Sería millonario, si hiciera eso, sería millonario… Ahora, si tú das un servicio tienes que hacer una investigación. En todo hay que pagar algo y a mí me cuesta mucho dinero hacer investigaciones, como le cuesta a cualquier profesional hacer cualquier tipo de investigación. En un mundo capitalista como el que estamos nadie regala nada. Yo no le compro vídeos a nadie, ni tampoco le vendo vídeos a nadie. Es decir, yo intercambio información… Vivimos en un mundo de mentira y la hipocresía lamentablemente es lo que hace daño. Todo el mundo cobra, el mentalista cobra por lo suyo, hay religiosos que cobran a su manera por su trabajo, el abogado cobra por su trabajo, nosotros los maestros cobramos una miseria, pero cada cual busca su manera de vivir en este mundo.

 ¿Y Andrew Álvarez es hipócrita?

No, yo siempre he sido el mismo, el que me conoce me conoce igual. Nunca he cambiado. Yo hago siempre buenas migas con todo el mundo, no tengo mala sangre con nadie.

 Al final del día, ¿siente que hizo un bien y que ha cumplido una labor?

Todos los días de mi vida tienen un propósito. Según se desarrolla el día y tienes un norte en tu vida, tú aportas algo, aportas en lo personal y aportas a los demás. Si en tu día no has aportado a los demás pues no has mejorado como persona.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: