Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
14 de febrero de 2012
Calidad de vida
 

Animoso debate por la píldora

La legislación federal ordena que los planes médicos incluyan los anticonceptivos de forma gratuita

 

Por Marga Parés Arroyo / mpares@elnuevodia.com

Tras décadas  de luchas, oposiciones y cabildeos, el Gobierno federal aprobó hace dos años una ley (Patient Protection and Affordable Care Act) que obliga a los planes médicos a cubrir los métodos anticonceptivos sin el cobro  de deducibles, esto es, gratis.

Aunque se supone que esta legislación entre en vigor  de forma escalonada  a partir del  1 de agosto de 2012, todavía el asunto es tema de debate en el Congreso de  Estados Unidos, por lo cual el Departamento de Salud en Puerto Rico  vaticina que su implementación pudiera aplazarse hasta por un año más. 

Aún así, el secretario de Salud, Lorenzo González, exhortó a las aseguradoras  a prepararse y les advirtió que esta legislación “puede traer impactos económicos que deben considerar”. 

El director de la Administración de Seguros de Salud, Frank Díaz, señaló que, aunque no se  pueden aplicar deducibles  por  estos servicios, “el aumento se puede reflejar en el pago de primas para el patrono o el beneficiario”. O sea, las primas  podrían aumentar unos $6 a $10 por paciente cada mes, según el titular de Salud. 

Este recalcó que actualmente Mi Salud solo cubre anticonceptivos para el tratamiento de ciertas condiciones ginecológicas, pero con esta legislación federal ampliarían la cubierta a planificación familiar.

 Por lo pronto, Triple-S se prepara.

  “Ya estamos trabajando en la evaluación de los criterios y esperamos cumplir”, dijo Melisa Miranda, directora de la Oficina de Desarrollo de Productos.

Recalcó, sin embargo, que esta cubierta no tendría deducible o copago para los que se hayan acogido a un plan de salud a partir del 23 de marzo de 2010 (fecha en que se aprobó la ley).   Además, estos no deben haber hecho ningún cambio de beneficios en su  cubierta.

Explicó que  después del  2014   la cubierta estará disponible para todas, aseguradas nuevas y viejas.

Para Liza Gallardo, directora asociada de la Asociación Puertorriqueña  Pro Bienestar de la Familia, “todavía hay muchos “if” (supuestos) en la ley y cómo el Gobierno local la trabajaría”.

Esta ley federal se aprobó en marzo de  2010 y dispone, entre otros asuntos, ocho puntos de salud preventiva para  la mujer, incluyendo la cubierta de los métodos anticonceptivos.

“Todavía no está claro cómo Puerto Rico encaja en este fenómeno. En noviembre pasado fuimos a Washington D.C. y  nos dijeron que Puerto Rico tiene que definir qué es lo que se tiene que hacer”, dijo el doctor Ramón Sánchez, director del Programa de Planificación Familiar del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Este estatuto atiende el reclamo  que Taller Salud presentó hace varios meses en un  Foro Ciudadano, exigiendo “justicia” para las mujeres que utilicen métodos contraceptivos, ya sea para regular su período, evitar embarazos o  tratar  una condición del sistema reproductivo.

“Esto es prevención, si queremos evitar  familias sobrecargadas de gastos que no pueden costear y el maltrato de menores por hijos no deseados”, comentó Alana Feldman, coordinadora de Taller Salud.

Cobertura médica

En Puerto  Rico, los planes médicos comerciales nunca han cubierto, de forma general, los métodos anticonceptivos, salvo en casos aislados y para enfermedades del sistema reproductivo.

Esto, a pesar de que en la década de 1950 más de 200 mujeres puertorriqueñas  participaron en los primeros estudios clínicos de las pastillas anticonceptivas.

En las últimas décadas, varios intentos legislativos a nivel local para que  se incluyeran los métodos anticonceptivos en las cubiertas médicas fracasaron, principalmente, por la fuerte oposición del sector religioso, así  como de los seguros médicos.

“No sé por qué los planes (médicos) siempre se han opuesto, a pesar de que el cuido de un niño les cuesta más que el valor de una pastilla anticonceptiva. Tiene que haber algún factor conservador, fundamentalista”, comentó María Isabel Vicente, directora ejecutiva de la Asociación de Farmacias de la Comunidad.

Para el reverendo William Hernández, presidente de la Fraternidad de Iglesias Pentecostales (Frape), la objeción es clara.

 “La perspectiva cristiana ha sido siempre de oponerse a los anticonceptivos porque se ven como un método perjudicial para la salud de la mujer y la Biblia dice que el cuerpo es templo del Espíritu Santo y debe cuidarse”, dijo el religioso, quien recalcó que la iglesia cristiana solo favorece el ritmo como método anticonceptivo.

Pero no todas las iglesias protestantes se oponen.

“Debe haber planificación familiar, padres y madres responsables que puedan cuidar bien a ese bebé”, comentó la pastora Wanda Rolón, de la iglesia La Senda Antigua.

La  Iglesia Católica también prohíbe el uso de métodos anticonceptivos, según lo establece “Humanae Vitae”,  encíclica escrita por el Papa  Pablo VI.

Faltan estudios

Según Vicente, de la Asociación de Farmacias, aunque los métodos anticonceptivos se venden “por montones”, como se consiguen sin receta médica y los planes médicos no los cubren no hay una forma oficial de contabilizar su venta.

El año pasado, Pro-Familia vendió 145,521 métodos anticonceptivos, principalmente condones masculinos (91,860) y anticonceptivos orales (36,605). Mientras, Yaritza Bonilla, de la Droguería Central, informó que  vendieron el año pasado 24,032 paquetes de pastillas anticonceptivas y mil inyecciones  contraceptivas (progesterona sintética), principalmente, al Gobierno y a algunas farmacias que les hicieron pedidos especiales.

En Puerto Rico no hay datos recientes sobre el uso de los métodos anticonceptivos. Los más recientes provienen de  una encuesta de salud reproductiva que realizó  la Escuela Graduada de Salud Pública del RCM de la UPR  entre  1995-96,

“Los datos que hay ahí son los únicos que existen. Es la única encuesta de fecundidad que tenemos. Definitivamente, hay que repetirla”, dijo Sánchez, quien dirige el Programa de Planificación Familiar del RCM. 

 Según ese estudio, en el cual 5,944 mujeres de 15 a 44 años participaron, 77.7% usaba algún método anticonceptivo, siendo los contraceptivos orales (9.7%) los más utilizados, seguidos por el condón masculino (6.4%). Esto, sin contar la esterilización femenina, que en ese año se estimó en un 45.5%.

Según informó Sánchez, solo en el Programa de Planificación Familiar del RCM se atienden unos 16,500 participantes anualmente, a los que se les brinda orientación y educación sexual, además de hacerles pruebas de VIH y para Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). El método contraceptivo más distribuido en este programa son los orales (80%), seguido del anillo (12%) y los dispositivos intrauterinos (1-3%). A todos los participantes se les ofrecen profilácticos.

Según un análisis realizado por la demógrafa Judith Rodríguez, extrapolando los datos de la encuesta realizada en el 1995-96, se podría estimar, si se toman  datos del Censo de 2010,  que unas 191,260 mujeres de 15 a 49 años usan algún tipo de método anticonceptivo (sin contar esterilizaciones, vasectomías, ritmo, ni coito interrumpido).

 Por otra parte, Rodríguez recalcó que a través de los años se ha visto una disminución en la cantidad de hijos por pareja. Para el 1980 era de 2.72 hijos y para el 2005 de 1.75.

 “A mayor educación de la mujer, menos hijos, eso está probado, además de que permea un mayor uso de anticonceptivos”, sostuvo Rodríguez, quien destacó la alta tasa de divorcio que impera en la Isla como un factor, entre otros, que explique la baja en natalidad.

Recuento histórico

Yamila Azize, del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recordó que, en la década de 1950, en la Isla  se experimentaron los primeros anticonceptivos luego de unas campañas masivas de esterilización. Unas 200 mujeres participaron de esos estudios clínicos. A pesar de múltiples efectos secundarios, el estudio continuó. Tras  un artículo escrito por una periodista norteamericana, donde se denunciaron  varias muertes asociadas a las pastillas,  se redujo el nivel de estrógeno  en estos medicamentos.

“Por eso es una ironía que dónde se probaron los anticonceptivos sea donde más caro se vendan”, denunció Azize, quien recalcó que este medicamento también se utiliza para tratar algunas condiciones.

La doctora Susana Schwartz, catedrática del RCM, indicó que se utilizan para anomalías de sangrado y condiciones del sistema reproductivo, además de que disminuyen 50% el riesgo de cáncer de ovario.

Oposición

Patronos religiosos rechazan la disposición, pero el Congreso les dio hasta el 2013 para cumplir.

“Esto es un atentado contra la libertad religiosa y de conciencia”, César Vázquez de la Pastoral

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: