Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
19 de agosto de 2010
6:00 a.m. Modificado: 9:32 p.m. Seguridad
 

Apelativo revoca condena de Braulio Agosto

El empresario había sido condenado por violaciones a la Ley de Aguas Limpias

 

Por Eugenio Hopgood Dávila / ehopgood@elnuevodia.com

En una opinión suscrita por el juez Juan R. Torruellas, el Tribunal Federal de Apelaciones para el Primer Circuito revocó la convicción del empresario Braulio Agosto Vega, condenado por violaciones criminales a la Ley de Aguas Limpias, debido a que se violó su derecho a un juicio público al celebrarse la selección de jurado a puertas cerradas.

Irónicamente, el tribunal apelativo evaluó también la prueba  presentada durante el juicio celebrado en 2005 y concluyó que “la fiscalía federal probó los cargos contra los apelantes con evidencia suficiente para establecer su culpabilidad más allá de toda duda razonable”.

No obstante, la negativa de la juez federal de distrito Carmen Cerezo de permitir a los familiares de Agosto estar en sala durante la selección del jurado, en violación al derecho a un juicio público protegido por la Sexta Enmienda e la Constitución de los Estados Unidos, fue suficiente para revocar el veredicto de culpabilidad emitido por ese jurado y ordenar un nuevo juicio contra Agosto Vega y contra su empresa Braulio Agosto Motors.

Agosto Vega fue representado en la apelación por los abogados  Francisco Rebollo Casalduc y Martin G. Weinberg, mientras que Kimberly Homan representó a Braulio Agosto Motors.

Torruellas sostiene que es preciso atender en la decisión apelativa la alegación de los apelantes de que no se presentó suficiente evidencia para sustentar la condena, para así evitar un planteamiento de la defensa de que se someterá a su cliente a una “doble exposición” a un procesamiento criminal cuando comienze el nuevo juicio.

La decisión de Torruella fue apoyada por el juez Kermit Lipez y por el juez Jeffrey Howard, quien se expresó en una opinión concurrente.

Los hechos del caso cimienzan en 2004 cuando se mudan los primeros residentes a la urbanización Mansiones de Hacienda Jiménez, en Río Grande, desarrollada por Agosto Vega.

Según el recuento hecho por el tribunal de apelaciones la disposición de las aguas negras se hacía mediante tanques sépticos ubicados frente a los hogares pero estos no funcionaban adecuadamente porque se llenaban y se derramaban el agua pestilente hacia las propiedades e incluso regresaba por las tuberías hasta los inodoros, bañeras y fregaderos.

Empleados de Mansiones emplearon el método de vaciar los tanques problemáticos con mangas y pasaban las aguas negras al sistema de drenaje pluvial, el cual descasrga directamente a la quebrada. También usaban un camión tanque, propiedad de Braulio Agosto Motors para llevar las aguas contaminadas al drenaje pluvial y en ocasiones lo vertían directamente a la cuenca de la quebrada o a la quebrada misma.

Empezaron a vertir directa e indirectamente las aguas negras a la quebrada Jiménez, una tributaria del Río Espíritu Santo.

En marzo de 2005 la Junta de Calidad Ambiental (JCA) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA) comenzaron a investigar el asunto y descubrieron que miles de galones de aguas pútridas habían sido vertidas a la quebrada Jiménez.

El 11 de mayo de 2005 un gran jurado federal acusó criminalmente a los hermanos Braulio y Juan Agosto y a Braulio Agosto Motors inc. por violoaciones a la Ley federal de Aguas Limpias.

Comenzó el caso con la fase de la selección del jurado el 18 de junio. La defensa reclamó que los alguaciles no dejaban entrar a los familiares de Agosto a sala durante la selección de jurado y la juez Cerezo indicó que no había espacio suficiente y no lo consideró un asunto sustancial debido a que no estaban en etapa de presentación de prueba.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: