Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
17 de mayo de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Aprueba el Senado un “proyecto histórico”

Líderes de la comunidad gay lo alaban como un gran paso contra el discrimen

El activista Pedro Julio Serrano (izq.) celebra con el senador Ramón Luis Nieves, autor de la medida, en las escalinatas del Capitolio. (VANESSA.SERRA@GFRMEDIA.COM)

Por Gerardo Cordero y Ricardo Cortés Chico / puertoricohoy@elnuevodia.com

Tras vítores, abucheos, una oposición intensa y un debate apasionado con argumentos a favor y en contra, el Senado aprobó ayer el proyecto de ley que condena el discrimen por orientación sexual e identidad de género.

Pero justo previo a la aprobación se introdujeron en el último momento, para asegurar el voto de la senadora popular Rossana López, enmiendas que posiblemente minen la efectividad de la medida que ahora pasará a la Comisión de lo Jurídico de la Cámara de Representantes para su aprobación.

López era vista hasta ayer como el voto decisivo para la aprobación de la pieza legislativa y fue objeto de intensas presiones por grupos a favor y en contra de la propuesta ley.

El proyecto aprobado, promulgado por el Partido Popular Democrático (PPD), representa el primer paquete de medidas que buscan extender derechos de la comunidad gay, lesbiana, bisexual, transexual o transgénero (LGBTT) y que enfrentan la oposición de varias organizaciones religiosas, que en términos generales entienden que se trata del inicio de una supuesta gesta para “redefinir” el matrimonio y la familia.


El PS-238, en esencia, tipifica como un delito menos grave el discrimen contra los homosexuales en sus trabajos, en la compra o arrendamiento de una vivienda, y en los lugares, negocios y transportes públicos, entre otros escenarios.

Ayer, como anticipo del próximo paso, el presidente cameral, Jaime Perelló, se expresó en contra del discrimen por preferencia sexual. Por su parte, el representante Luis Vega Ramos señaló que no sabe si actualmente existen los votos en la cámara para aprobar el PS-238. Esta medida, sin embargo, se evaluará junto a una propuesta cameral que extiende la protección de la Ley 54, de violencia doméstica, a las parejas del mismo sexo.

Una votación cerrada

Pese a que se trataba de una medida que sigue el programa de gobierno del PPD, los senadores populares Luis Rivera Filomeno, Pedro Rodríguez González, Ángel Rodríguez Otero y Ramón Ruiz Nieves votaron en contra de ella, a pesar de que tenía total apoyo del presidente del Senado, Eduardo Bhatia.

La votación final fue 15 votos a favor y 11 en contra. Se necesitaban 14 votos para alcanzar el aval de la cámara alta. La senadora Rossana López y Gilberto Rodríguez, quien hasta hace poco expresó sus reservas al proyecto, emitieron los votos decisivos.

Enmienda controversial

La medida inicial establecía que se condenaba el discrimen “basado en orientación sexual, real o percibida, o en identidad de género”. La enmienda negociada por López, a cambio de su voto, eliminaba la frase “real o percibida” del texto.

A simple vista parecería un cambio inofensivo a la pieza. No obstante, la enmienda podría quitarle la protección legal a las personas que son objeto de discrimen porque son percibidas como homosexuales aunque no lo son.

“Esas personas quedan desprotegidas y sufren el mismo tipo de discrimen”, advirtió Cecilia La Luz, activista a favor de la comunidad LGBTT.

La senadora independentista María de Lourdes Santiago señaló, además, que esta enmienda de último minuto puede causar que se les requiera a las víctimas de discrimen demostrar en los procesos judiciales que son homosexuales, lo que podría atentar contra la intimidad de las personas. La presidenta del Colegio de Abogados, Ana Irma Rivera Lassén, estimó que podrá cabildearse la reinserción de la frase “real o percibida” en la Cámara

Divididas las gradas

La mayoría de los visitantes de las gradas corearon “¡Equidad, equidad!” cuando Bhatia anunció que el PS-238, de la autoría del senador popular Ramón Luis Nieves, había sido aprobado. Momentos antes la tensión entre los detractores y favorecedores de la medida había aumentado cuando falló el sistema computadorizado que permite a los senadores registrar sus votos de forma electrónica. Así, fue necesario que se votara por lista.

En una sección del público ocupada por líderes de sectores religiosos que repudiaron enérgicamente la medida, varios pastores no ocultaron su decepción y abandonaron rápidamente el Capitolio, pero advirtieron que se mantendrán en pie de lucha con un intenso cabildeo para evitar que la pieza legislativa sea aprobada en la Cámara.

“Respetamos los derechos de la comunidad gay y lesbiana, pero nosotros entendemos que esto es un comienzo. No ha perdido nadie aquí. Esto es una batalla y la vamos a seguir. Entendemos que esto va a llegar a que sea el pueblo el que decida en un referéndum nacional”, dijo Robert Gómez, obispo de la Iglesia Evangélica Jesucristo Fuente de Amor.

Una estocada al discrimen

El debate en el Senado comenzó con la presentación de un informe por el senador Miguel Pereira recomendando la aprobación del proyecto. En un turno posterior, Pereira se mostró tan convencido del proyecto que señaló que “si en este recinto no se trata de buscar la igualdad yo no quiero estar aquí”.

Poco antes el senador Bhatia comparó la lucha por los derechos civiles de los homosexuales con la gesta a favor de la igualdad ante la ley de los negros y el derecho al voto de las mujeres. “Estamos listos para acabar el discrimen en Puerto Rico”, dijo el presidente senatorial.

El portavoz de la minoría novoprogresista, Larry Seilhamer, señaló, por su parte que la medida era innecesaria porque se trataba de derechos que supuestamente ya cobijaba la constitución. Por eso votó en contra. No obstante, advirtió que los senadores de su partido votarían según su discreción. Ninguno apoyó la medida, incluyendo el senador penepé José “Joíto” Pérez, quien alegó tener “amigos lésbicos, de todas las nominaciones sexuales, por así decir”.

“Es un momento sumamente emocionante porque son 15 años de lucha... Lo que acaba de pasar es histórico. Hace unos meses el expresidente del Senado, Thomas Rivera Schatz nos decía patos y se burlaba de nosotros, pero ahora se tuvo que callar humillado, haciendo una de las alocuciones más vergonzosas que se ha dado en la historia del Senado buscando excusas para justificar su voto en contra”, expresó Pedro Julio Serrano quien en las gradas estuvo acompañado de la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

La reportera Sandra Caquías Cruz colaboró en esta historia.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: