Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
25 de febrero de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Asesinan a una mujer en un robo domiciliario

El presunto homicida paseó con el cadáver unas 15 horas

 

Por Daniel Rivera Vargas / drivera2@elnuevodia.com

JUNCOS – Un hombre mató a una mujer en medio de un robo domiciliario pero, en vez de dejar el cuerpo en el lugar de los hechos u ocultarlo, decidió quedarse con este por más de 15 horas, hasta que fue arrestado comprando cerveza y cigarrillos en una gasolinera usando el vehículo de la occisa y con el cadáver en el interior del auto.

La víctima fue una mujer de 65 años y vecina de Quebradillas, identificada como Milagros García Carvajal.

La mujer se encontraba en este municipio visitando a su hijo, el empleado de Administración federal de Seguridad en el Transporte (TSA, en inglés) Eliezer Salcedo, quien al momento del crimen estaba laborando.

Según la Policía, el crimen ocurrió antes de las 10:30 a.m. de anteayer, sábado, en un pequeño complejo de apartamentos ubicado en el sector Canales, en la ruralía de Juncos.

El supuesto asesino, identificado como Oscar David Salas García, logró acceso a la residencia de García Carvajal y la atacó, indicó el capitán Carlos Cruz, del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Caguas.

“(La mujer) sufrió heridas punzantes y traumas contundentes en la cabeza”, precisó ayer Cruz.

A eso de las 11:00 a.m. del sábado, Salas García fue visto por vecinos del área mientras sacaba el cuerpo de García Carvajal de su casa y lo montaba en una guagua Dodge Durango propiedad de la dama.

Acto seguido, los vecinos alertaron a la Policía, que originalmente pensó que se trataba de un caso de secuestro porque –en principio– no se detectaron indicios de sangre en la casa.

No obstante –y aunque el apartamento de la víctima lucía limpio–, las autoridades detectaron manchas de sangre tras hacer pruebas con equipos de iluminación especial y químicos.

El capitán Cruz indicó que en el apartamento de García Carvajal había una ventana forzada; mientras que en la guagua fueron halladas una maleta y una cartera que se sospecha pertenecen a la víctima.

Cruz no quiso confirmarlo, pero la Policía cuenta con diversos vídeos relacionados con el crimen, según supo El Nuevo Día.

El complejo de apartamentos tiene una cámara, pero también hay versiones policiacas que apuntan a que un vecino tomó un vídeo del momento en que sacaban el cuerpo de la casa. También había equipo de grabación en la gasolinera Shell, ubicada en la avenida Gautier Benítez, en Caguas, donde Salas García fue detenido.

sospechoso bajo arresto

El presunto homicida estaba ayer bajo arresto. Se indicó que tiene 40 años, trabaja como técnico de computadoras y cumplía con una sentencia en probatoria por un caso de falsificación de documentos que data del 2010.

El capitán Cruz señaló que García Carvajal y Salas García aparentemente no se conocían. Destacó, sin embargo, que el hombre vivió en el complejo de vivienda donde ocurrió el crimen hasta hace unos meses, cuando se mudó a vivir con su madre a otro barrio de este municipio.

El arresto de Salas García se logró pasadas las 3:10 a.m. de ayer, luego de casi 15 horas sin saberse el paradero de García Carvajal.

Salas García llegó hasta la referida gasolinera Shell, que ofrece servicio las 24 horas, y alguien que sabía del caso contactó a las autoridades. La Policía llegó al lugar y lo arrestó. El cadáver de García Carvajal estaba inerte en el último asiento de la guagua Dodge Durango.

“(Salas García) estaba comprando cigarrillos y no sé qué más”, dijo Elizabeth Cabrera, empleada de la gasolinera Shell.

Cabrera no pudo precisar si las autoridades se llevaron vídeos del lugar, pero dijo que agentes de la Policía y personal del Instituto de Ciencias Forenses (ICF) se llevaron una caja del negocio que incluía “hasta los recibos de ATH”.

No está claro por qué Salas García transportaba el cadáver de García Carvajal en la parte trasera de la guagua Dodge Durango. Policías que estuvieron en contacto con el sujeto comentaron que este parecía tener problemas mentales.

El capitán Cruz no precisó qué fue lo que Salas García hurtó del apartamento de García Carvajal, pero indicó que tienen evidencia para probar ese delito.

Aún no hay una confesión del sujeto, que –al cierre de esta edición– seguía detenido en una celda del cuarto piso de la Comandancia de Caguas.

“Nosotros entendemos que tenemos un caso sólido, si él (Salas García) da una confesión, (pues) bien. Pero nosotros entendemos que tenemos la evidencia”, afirmó el capitán.

Los agentes de la División de Homicidios se encontraban ayer en la Fiscalía de Caguas levando declaraciones juradas. El capitán Cruz comentó que a Salas García posiblemente se le radicarían cargos durante la mañana de hoy.

Inicialmente, se informó que el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) evaluaba asumir jurisdicción en este caso, probablemente porque se pensó que era un carjacking. Sin embargo, el capitán Cruz aclaró que esto se había descartado y que serían las autoridades estatales las que atenderían el caso.

En un comunicado de prensa, el FBI declaró: “En conversaciones entre el agente especial a cargo del FBI, Carlos Cases; el superintendente de la Policía, Héctor Pesquera; la fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez; y el secretario de Justicia, Luis Sánchez Betances, se determinó, basado en los elementos de los delitos cometidos, que el caso se llevará en la jurisdicción estatal”.

Llanto en Ciencias Forenses

De otra parte, el hijo de García Carvajal visitó la sede del ICF a eso de las 11:00 a.m. de ayer, en compañía de Yasha Celestín, quien fue identificada como su esposa.

“Quiero espacio por favor”, fueron las únicas palabras que expresó el joven cuando entró a corroborar si uno de los cadáveres en el recinto era el de su progenitora.

Una hora después, Salcedo y Celestín salieron a toda prisa y rehusaron hacer expresiones a la prensa.

La joven salió llorando tras confirmar que, en efecto, el cadáver de García Carvajal se encontraba allí.

 El crimen también sorprendió en la comunidad Canales, a la que se llega entrando por una emisora de radio cristiana. Se trata de un lugar que varios vecinos describieron como pacífico y tranquilo. De hecho, en muchas casas no hay verjas ni se ven letreros que anuncien que hay alarmas instaladas.

El complejo de apartamentos donde ocurrió el crimen es un lugar de pintura algo deteriorada. Hay casas que han sido habilitadas como lugares de alquiler.

“Esto es supertranquilo”, dijo una vecina inmediata a la residencia donde ocurrió crimen.

Miguel de Jesús, quien comentó que siempre llega tarde a su residencia desde su trabajo en Carolina, vive al otro lado del lugar del crimen, pero tampoco aseguró haber visto nada.

“Si yo lo he visto cuatro veces, ha sido mucho”, dijo De Jesús, en alusión al presunto asesino.

Mientras, un poco más retirado, Hilario Ríos recordó haberse cruzado en varias ocasiones con el ahora sospechoso de matar a una mujer y llevarse un cadáver, pero nunca tuvo alguna preocupación con él.

“Yo me cruzaba con él cuando guiaba por aquí y no parecía una persona agresiva”, sostuvo Ríos. El hombre también destacó que este es un buen lugar era para vivir. “Los vecinos son bien buenos. Nunca había pasado nada”, apuntó.

Sandra Caquías y Javier Colón colaboraron en esta historia.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: