Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
1 de febrero de 2013
11:11 a.m. Modificado: 11:37 a.m. Hogar y familia
 

Atracción peligrosa para el matrimonio

Según un estudio, la gente materialista tiene relaciones menos felices

 

Por El Comercio, Ecuador / GDA

Amar el dinero puede no ser ideal para una buena vida amorosa. 

Esa es la conclusión a la que llega un estudio que determina que la gente materialista tiene matrimonios menos felices que aquellas parejas a las que no les importan los bienes materiales. El efecto se comprueba en todos los niveles de ingreso según el estudio del investigador Jason Carroll, profesor de la Universidad de Brigham Young, quien dice que el materialista que se casa con una persona de igual pensamiento tendrá un matrimonio poco satisfactorio. 

"Pensábamos en que serían las parejas que no compartían iguales creencias o las disparejas las que tendrían mayores problemas, porque uno es el gastador y el otro el ahorrador, pero el estudio determinó que son las parejas en las que ambos tienen altos niveles de materialismo las que enfrentan mayores problemas".

Amar lo material 

Muchos años de investigaciones previas han llegado a evidenciar que el materialismo no es bueno para nadie, pues esta clase de personas vive con más ansiedad, depresión e inseguridad. Un amor intenso por el dinero ha sido también ligado a los problemas del hogar, pues estos individuos tienden a no establecer un balance justo entre la familia y el trabajo. 

Carroll y sus colegas han estudiado el materialismo y el matrimonio, porque unos pocos investigadores han descubierto cómo las actitudes frente al dinero afectan a las relaciones. Más aún, los científicos han estudiado la situación financiera en sí misma para ligar a los problemas monetarios con los conflictos maritales; sin embargo, las parejas pudieran estar perfectamente bien en sus finanzas y seguir sufriendo de ansiedad por el dinero. 

"Nosotros queríamos analizar el significado de este lado del tema y los valores que las personas traen a este sector del matrimonio y a la vida familiar", señala el investigador.

Para obtener la información, estos investigadores recolectaron los datos de 1,734 parejas de casados a través del Instituto Relate, una organización de investigaciones sin fines de lucro. El instituto proporciona en línea cuestionarios basados en la investigación sobre la "evaluación de la relación", que son usados por consejeros matrimoniales, educadores y parejas interesadas en el tema. Quienes contestaron los cuestionarios debían informar sobre su satisfacción marital, los patrones de conflicto, la comunicación de pareja, la estabilidad matrimonial y otros factores. 

Además, tenían que contestar si estaban de acuerdo o no con la frase: "Tener dinero y muchos bienes no es importante para mí". Quienes respondían con un sí eran catalogados como no materialistas y los que decían no fueron calificados como materialistas.

Uno frente al otro

De los matrimonios estudiados, un 14% eran de parejas de dos no materialistas. Un 11% incluía una esposa muy materialista y el esposo no lo era; un 14% eran parejas disparejas pero al revés: ella no lo era y él sí. Un 20% eran ambos materialistas y el resto se ubicaba en la mitad: no eran ni lo uno ni lo otro. Los matrimonios con al menos un materialista estaban peor en todas las mediciones comparados con aquellos en los que ninguno de los dos aparecía como materialista. Las parejas no materialistas tenían una mejora de entre 10 y 15% en sus categorías, incluyendo la satisfacción marital, la estabilidad matrimonial y menores niveles de conflicto. "No importaba si era materialista el hombre o la mujer. Lo que encontramos fue un patrón general de que el materialismo aparentemente causaría daños al matrimonio. Sería mejor describirlo como un efecto de erosión", señala Carroll.

El estudio no pudo probar que el materialismo erosiona al matrimonio pero Carroll y sus colegas tienen algunas teorías al respecto: es causa de que la pareja tome malas decisiones financieras, gaste más allá de sus posibilidades, se endeude y se estrese. "Esto debe llevar a la gente a dar un paso atrás, hacer un inventario de sus valores y de lo que es realmente importante. ¿Estamos dejando que la ambición se interponga en el camino que nos lleva hacia lo que significa mucho para nosotros?", se pregunta Carroll y nos deja la inquietud. 


Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: