Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
13 de octubre de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Baby boomers revitalizadas

Ángela Meyer y Elia Enid Cadilla tienen una vida activa y siguen una rutina de ejercicios que les ha dado bienestar

 

Por Mildred Rivera Marrero / mrivera1@elnuevodia.com

Son baby boomers y tienen una agenda cargada de trabajo que comienza temprano con un entrenamiento físico que, no pocas veces, les saca el aire.

Sin embargo, esa rutina de ejercicios les da más energía para el resto del día, ha mejorado sustancialmente su salud y les ha permitido sentirse mejor.

Así lo aseguran las artistas Ángela Meyer Debén y Elia Enid Cadilla Sulsona luego de una de sus sesiones con Jackie Rodríguez en el gimnasio Zona Activa. Fue ella quien las invitó a ejercitarse porque tiene una sección de ejercicios en “Aquí se habla de todo”, programa que mantienen las artistas, junto con Dolores Pedro y Magdaly Cruz en el Canal 6.

“Y lo demás ha sido historia,” dice Ángela, provocando la risa de Elia Enid.

“Son tres veces en semana. Yo que nunca había hecho ejercicios. Yo no soy deportista para nada”, afirma Ángela, con su característico sentido del humor, aunque recuerda que integró el Ballet Nacional de Colombia de jovencita. Esa afirmación plantea una diferencia con Elia Enid, quien ha tomado clases de baile y ha bailado siempre, además de hacer caminatas frecuentes para mantenerse en forma.

“Es una cosa horrible. Hay que estar a las siete de la mañana (en el gimnasio)”, se queja en broma Ángela.

¿No es una madrugadora?, pregunto.

“Sí. Yo soy una 'morning person'. Pero, no es lo mismo levantarte, tomarte un café y dar tres vueltas por la casa, que levantarte a las 5:30 desayunar - porque hay que desayunar una hora antes - y, de pronto, uno dice: pero', ¿y cómo era la cosa si yo a esta hora ...?, explica Ángela, a quien interrumpe la risa de Elia Enid.

“A esa hora yo hacía otras cosas”, termina de decir. Y uno sale a las ocho de la mañana con tanta energía y yo quiero ir a mi casa a dormir y tengo los ojos como dos bolones y (pienso) que tengo que escribir. Me ha cambiado la vida”, sostiene Ángela con expresión seria.

“Los lunes, miércoles y los viernes, me siento como Dr. Jekyll and Mr. Hyde, con una energía bien brutal”, celebra, a lo que asiente Elia Enid.

Ambas reconocen que, una vez superados los primeros días en lo que se acostumbraron a la nueva rutina, se han ajustado bien y ven los resultados.

Ángela cuenta que con, además de tener más energía, en su caso, ha visto grandes mejorías en la salud.

“Cuando mi mamá murió, desarrollé una diabetes emocional y por un año y medio me han tratado con pastillas. Después de estar en el gimnasio, me hice la prueba de la diabetes y (el nivel) salió bien bajo. Me tuvieron que regular los medicamentos y bajar la dosis. De igual forma, con la alta presión. Esas son las dos enfermedades que, por herencia, yo tengo”, señala.

Mientras, Elia Enid revela que no tiene ninguna condición de salud, excepto alergia nasal, y afirma que, a pesar de que hacía como 10 años que no iba a un gimnasio, haberse mantenido caminando y bailando le ayudó a caer en tiempo rápido con la nueva rutina, que incluye el uso de pesas y barras flexibles.

Explica que los lunes y miércoles, su rutina empieza a las 4:30 a.m. pues da clases en la Universidad del Sagrado Corazón (USC) a las 8:00 a.m. y, como no regresa a su casa luego del gimnasio, le toma más tiempo preparar todo lo que tiene que llevarse.

Agenda llena

Y eso es solo parte de su itinerario.

Elia Enid lleva 12 años como profesora en el USC, el mismo tiempo que lleva enseñando teatro en el Departamento de Corrección. A esto último la reclutó el ex secretario Víctor Rivera, porque él hizo teatro y decidió ampliar la iniciativa que encontró al llegar. Contrató varios maestros para el Programa de teatro de las cárceles y, al año, Elia Enid lo dirigía.

“Ya yo era productora y estaba acostumbrada a la burocracia. Tenía la disciplina. Yo había dirigido el taller de teatro latino del Henry Street Settlement en Nueva York y tenía mucho trasfondo de bregar con papeleo. Y ha funcionado bien. Llevo cuatro administraciones y cinco secretarios”, destaca la artista.

Sus compromisos no quedan ahí. Actualmente, está terminando de editar la película Cal y Arena, que produjo y dirigió y que estrena a finales de octubre. Trata de una familia que pierde los empleos y de cómo se reinventan. Además, de eso, está produciendo la película Con sabor a corazón, que protagoniza Dennis Qiñones.

“Yo distribuyo muy bien mi tiempo. Trato de estar a cierta hora en mi casa para compartir con mi esposo, que es profesor de la universidad, compositor, músico y tiene un grupo“, afirma.

“Mi entretenimiento favorito es leer. Siempre tengo dos y tres libros en fila, y hacer sudoku. Yo no entiendo el concepto del aburrimiento”, concluye.

No bien termina de escucharla cuando Ángela añade, “yo quisiera tener tiempo para aburrirme. Quisiera que las personas de mi edad - que han pasado de los 50 y 60 - piensen que la vida está tan llena de posibilidades que es una cuestión de actitud. Yo decidí que voy a envejecer a los 90. Por tanto, me queda muchos años de trabajo de una vida plena”.

“Hay muchas formas de uno sentirse útil y activo y a mí no me da la gana y a ninguna persona le debería dar la gana de sentirse ni viejo, ni solo, ni abandonado, ni inútil”

Y, lo dice, quien mantiene un trabajo con el municipio de Bayamón y se mantiene escribiendo y produciendo eventos y obras de teatro, entre otros proyectos, que combina con su afición a la cocina.

“Cocina divino. Cocina divino”, asegura Elia Enid. A lo que Ángel contesta que, aunque lo sigue haciendo, ha cambiado sus recetas para ajustarlas a un estilo de vida más saludable.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: