Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
26 de noviembre de 2012
Puerto Rico Hoy
 

Baja la cifra de mujeres electas

Mientras en 2008 fueron 26, en las recientes elecciones solo ganaron 16

 

Por Sandra Caquías Cruz / scaquias@elnuevodia.com

Eran pocas, pero parlanchinas. La cordialidad con la que se saludaron les duró poco. Se desvaneció cuando todas querían hablar a la vez. “Espera que termine”, dijo una a otra de las nueve mujeres recién electas que accedieron a reunirse para El Nuevo Día.

La mujer, mayoría en las listas de votantes y minoría entre las de funcionarias electas, lleva un ritmo decreciente tanto en puestos electivos como en las posiciones de liderato dentro de sus respectivas colectividades.

Las cifras del proceso eleccionario que acaba de finalizar revelan que de 91 candidatas a alcaldesas o a legisladoras solo 16 resultaron electas. Cuatro de ellas alcaldesas. Una docena de mujeres que buscó la reelección no lo logró.

La cifra había sido de 26 en las elecciones de 2008.

Las teorías de por qué las mujeres no son favorecidas en las elecciones son diversas. Un grupo de ellas se reunió con El Nuevo Día para hablar sobre el particular.

Llegaron a tiempo para la sesión de fotos. ¿Me veo bien?, preguntaron algunas frente al lente fotográfico. Una mancha de maquillaje en el traje de una de ellas amenazó con dañarle la foto.

La alcaldesa de Ponce, María ‘Mayita’ Meléndez (PNP), pidió que el león que llevaba en el traje saliera en la foto. La representante Brenda López de Arrarás (PPD) se aseguró de estar en medio del grupo por considerarse entre las de menor estatura. Todas reían durante la sesión de fotos. Algunas fruncieron el ceño cuando, durante la entrevista, no las dejaban hablar.

En lo que todas coincidieron fue en la merma de mujeres electas. “Es bien preocupante”, dijo la senadora Migdalia Padilla (PNP). “Nosotras éramos 12 en el Senado. Ahora somos seis”, destacó.

La senadora electa Rossana López (PPD) explicó que parecería una contradicción el que haya más mujeres preparadas académicamente y menos en la política. “Esto es un sacrificio bien grande”, destacó como una de las razones para que muchas desistan de entrar al ruedo político.

Mientras, la alcaldesa electa de Barceloneta, Wanda J. Soler (PPD), destacó que “las mujeres tienen más responsabilidad que los hombres. La vida se trastoca cuando entras a la política”.

Barreras políticas

La representante electa Sonia Pacheco (PPD) confesó que cuando presentó su aspiración “la estructura completa del Partido Popular no me quería, y lo tengo que decir, era así, porque era mujer. Decían, ‘¿de dónde salió esta nena?’”.

Pacheco dijo que, una vez electa, la llamaron para que fuera la presidenta de la Comisión de la Mujer en la Cámara de Representante y lo rechazó porque entendió que no se necesita una comisión para defender a la mujer.

“Yo vengo aquí a la Legislatura a ser igual que ellos. No me voy a comportar como un hombre, voy a ser una dama. Vengo a defender a la mujer, al hombre, al niño, al viejo”, dijo.

Maritere González (PPD), senadora electa por el distrito de Mayagüez, coincidió en que “hay problemas estructurales para la mujer puertorriqueña dentro de los partidos políticos”.

Mientras, la representante López de Arrarás destacó que como vicepresidenta del PPD se impuso el lograr que más mujeres participaran en la política con el resultado de que tienen tres alcaldesas electas. El cuatrienio pasado no tuvieron alcaldesas.

“Para nosotros como país es fundamental que haya más envolvimiento de las mujeres en la política”, subrayó López de Arrarás.

No obstante, las estructuras políticas dentro de sus colectividades no son lo único que la mujer debe rebasar para salir electa.

Campaña con lágrimas

La representante electa María M. Charbonier, explicó que contrario a lo que pudo haber hecho cualquier hombre en una campaña política, tuvo que cohibirse de entrar a un bar a saludar hombres en busca de esos votos. No lo hizo por temor a las críticas.

“A las mujeres las juzgan con más severidad”, dijo como una de las posibles razones por la que muchas féminas se inhiban de entrar al ruedo político. “Es peor que te juzgue una mujer que los hombres”, abundó Charbonier, quien en el 2008 intentó sin éxito ser alcaldesa de Río Grande.

Otras de sus anécdotas de campana, explicó, la vivió con su hijo. Señaló que hubo ocasiones en las que tuvo que bajar el radio para que su hijo no escuchara los ataques en su contra.

“Me llegué a preguntar si (con esta candidatura) estaba haciendo lo correcto. Me dije: 'Yo me voy de aquí'. Y cuando mi hijo se bajaba del carro yo me ponía a llorar”, confesó. La alcaldesa de Ponce interrumpió para explicar que otro elemento que utilizan para criticarlas es su estatus civil. “Solteras o casadas nos ponen títulos... entonces empieza el ataque sexista. ¿Qué mujer se arriesga?”, preguntó. La carta de triunfo

La alcaldesa de Ponce fue la única de cinco alcaldesas mujeres que revalidó. Explicó que para fue fundamental la “accesibilidad y sensibilidad” para con el pueblo.

Mientras, la senadora Margarita Nolasco (PNP) explicó que dentro del mundo político “para que reconozcan nuestro valor no tenemos que ser como hombres ni soportarle las bromas de mal gusto a los hombres. Tenemos que ganarnos el respeto de que podemos”.

“Aquí lo importante es poder proyectar que tenemos el carácter, la firmeza, la capacidad el compromiso y la valentía”, destacó Charbonier.
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: