Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
8 de abril de 2012
1:24 p.m. Modificado: 1:25 p.m. Política
 

Beneficiarios del PAN podrían perder el 25%

Sería el efecto de la propuesta de Pedro Pierluisi para que la Isla se incluya en el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP)

 

Por Inter News Service

Una propuesta del comisionado residente Pedro Pierluisi para que Puerto Rico sea incluido en el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), podría provocar que los beneficiarios del actual Programa de Asistencia Nutricional (PAN) se queden sin el 25 por ciento para uso como efectivo.

Y es que el SNAP exige que todos los fondos sean utilizados para alimentos, por lo que el beneficio del uso de una cuarta parte de la aportación gubernamental como efectivo para cualquier gasto necesario dejaría de existir.

La agencia Inter News Service (INS) supo que la petición de Pierluisi con una medida en el Congreso causó malestar entre políticos y funcionarios de la administración del gobernador Luis Fortuño, al punto que le han enajenado y otros han enviado cartas para que retire el proyecto.

Aunque el Comisionado Residente sostuvo que la medida ayudaría a la Isla porque aumenta en promedio $500 millones a los $2,000 millones que hoy se reciben para el PAN, los reparos estriban en que los beneficiados no contarán con el efectivo que, en su mayoría, es utilizado para comprar, por ejemplo, gasolina.

Un estudio del Departamento de Agricultura de Estados Unidos publicado en junio de 2010 muestra la preocupación de qué se hará para resarcir el 25 por ciento que se usa en efectivo por los beneficiarios en la isla con el programa local.

“Aunque el dinero esta designado a alimentos elegibles, es ampliamente conocido que los participantes usan el efectivo para artículos necesarios que no son comestibles, como medicinas y productos de higiene. Es difícil determinar el impacto que tendría una asignación completamente sin efectivo… Dado que la asignación de efectivo es la única o la primaria fuente de ingreso en metálico para muchos participantes, es evidente que hay familias que tendrán que buscar otras maneras para pagar artículos esenciales que no sean alimentos”, afirma el estudio.

La preocupación generalizada rodea los cambios económicos para los beneficiarios y según el expresidente cameral, José Aponte Hernández, aunque la aportación aumentaría de 240 a 263 dólares en promedio, perderían hasta 60 dólares para utilizar en el pago de agua, luz, teléfono, ropa, gasolina o cualquier otra cosa que no sea alimento.

Aponte Hernández afirmó a INS que aunque la economía de la isla está mejorando la carencia de empleos “no da para que uno pueda decir ‘mira, hay trabajos suficientes’. No podemos dar el lujo de quitarlo (el beneficio en efectivo) porque (no se puede decir que) va a tener  el beneficio adicional por SNAP pero como tienen trabajo tienen forma de conseguir el dinero”.

Pero Pierluisi afirmó por escrito a INS que todo se trata de un buen ejemplo de cómo la isla tiene un trato desigual con otros estados a la hora de repartir el dinero.

Aunque aumentaría el número de beneficiarios en alrededor de 15 por ciento con los casi 500 millones de dólares que recibiría la isla “la flexibilidad que Puerto Rico tiene actualmente administrando su programa del PAN -como permitir que sus recipientes obtengan hasta 25 por ciento de los beneficios en efectivo -claramente tiene menos peso que la notable cantidad de dinero adicional que recibiría la Isla si se le permitiera participar de SNAP bajo los mismos términos y condiciones que los estados".

Para el presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Ignacio Veloz, si los comerciantes no tienen que invertir en un sistema exigido por el SNAP o el gobierno puede ofrecerlo es favorable.

“Lo importante es que se lleve y se aumente a las cafeterías, los supermercados, los colmados, las fonditas… El origen del PAN era para extender la agricultura del gobierno federal, fue cambiando hasta donde está ahora. Antes era 100 por ciento para alimento, después para cualquier cosa y volvieron ahora con 75 a 25 por ciento”, dijo Veloz a INS.

El estudio federal reconoce que muchas personas, sobre todo de mayor edad, no pueden llegar a fin de mes con lo que obtienen del PAN para poder alimentarse y recurren a familiares o vecinos para esto.

Pero, pensando en otros gastos, Aponte Hernández sugirió que Pierluisi “retire (la medida) o si entiende que la puede dejar, como uno dice, durmiendo en el proceso legislativo, que la deje durmiendo. No es momento para reclamar el SNAP en contra de lo que es el PAN… Independientemente de que estemos en año electoral, tiene un efecto negativo”.

Los comerciantes, sobre todo los pequeños y medianos, tendían que contar con “puntos de ventas” (sistemas computarizados que aglomeren las ventas de los consumidores) que sería subsidiados por el gobierno para poder vender y recibir pagos del SNAP.

El proyecto de Pierluisi tiene el apoyo de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), y del CUD. Veloz adelantó a INS que se reunirán esta semana con Pierluisi para corroborar que el SNAP se puede aplicar a toda la isla en las compras de beneficiarios en panaderías, fondas, cafeterías y otros pequeños comercios, como hace el programa Buen Provecho, cuyo éxito, trascendió, ha sido muy limitado.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: