Top de la pagina

Blogs

Noticias

Las cosas por su nombre

Benjamín Torres Gotay

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 15920 veces
9 de diciembre de 2012

Batalla entre la decencia y la indecencia

Primero hay que tirar una raya. Después, agarrar un café, un mantecado, o la combinación de ambos, que es mejor, y sentarse a observar con calma. Al principio, se ve todo borroso. Confunde. Hasta causa un poco de ansiedad. Pero después entra uno en ritmo, se aclimata. Ve los patrones y las vértebras. El panorama empieza a aclararse. Comienzan a verse los contornos. Se entiende un poco mejor.

Espanta, si uno lo piensa bien. Pero es lo que hay y con eso hay que bregar.

A un lado de la raya antes citada están los que aman. Al otro los que recelan. A un lado los que quieren unir y al otro los que dividen. A un lado los que se esfuerzan por entender y al otro los que agarran la explicación simple. A un lado los que promueven y ejercen la solidaridad y la tolerancia, y al otro los individualistas y los intolerantes. A un lado los que respetan y valoran la diversidad, y al otro los que le temen a lo diferente y, como el animal amenazado, atacan, hostigan, devora si los dejan.

A un lado los que construyen, al otro los que destruyen. 

No es fácil distinguirlos a unos de otros. De hecho, a veces pasan de un lado a otro en un instante. En un episodio están aquí, y en el otro allá. A veces parece que están a nuestro lado, pero en realidad están muy lejos. Algunos por convicción, otros por miedo o por conveniencia. Pero a la larga, cuando cuenta de verdad, cuando se distinguen los grandes de los pequeños, queda al descubierto quién está parado dónde.

Esto lleva pasando demasiado tiempo, pero se nota más en tiempos de crisis. Y no ha habido nada más crítico en nuestro país, durante los últimos años, que el problema del crimen. Esta semana lo vimos con una claridad que, si uno no se cuida y no tiene los valores bien puestos en su sitio, enceguece.

Hubo un hombre, querido por muchos, que desapareció el jueves 29 de noviembre, José Enrique Gómez Saladín. Al saberse de su desaparición, el país, prácticamente sin distinciones en ese momento, se ahogó en un largo suspiro de horror previendo la fatal suerte que se temió desde el primer instante, pero con la esperanza, difusa, de que esta vez hubiera sido diferente.

José Enrique, según cuentan quienes lo conocieron, era un hombre decente, trabajador, servicial y solidario. Era, en fin, como cualquiera de nosotros quisiera ser. De ahí vino eso de “todos somos José Enrique” que tantos han adoptado durante estos días. Hasta ese momento, todos se sentían José Enrique.

Pero, ay, la vida, bandida, con esos trucos baratos que siempre saca para ponernos a prueba, con esa pericia malsana que tiene para hacernos ver como somos y no como fingimos ser, quiso que quienes lo asesinaron dijeran que al momento de su desaparición el hombre andaba en movidas, digamos, inconfesables.

Fue como si metieran una antorcha en una cueva. Salieron, cubriéndose la cara de la luz, los moralistas, los juzgadores, los intolerantes, los que dividen, los que destruyen, los que, como en una canción de Alanis Morisette, quieren a uno tal como uno es, pero solo si se es perfecto. Quedaron desnuditos los pobres diablos. De repente, ya no todos eran José Enrique. Se cubrieron la nariz y miraron a otro lado, como si ellos jamás hubieran cometido un pecadillo.

El titiritero hizo eso, juzgó, justificó la brutal muerte, como quiera que lo haya disfrazado. Mucha gente, con mucha razón, la cogió contra él, lo cual, a su vez, sacó de la cueva a tantos otros que, sin sonrojarse, defendieron al propagador de odio, prejuicio, racismo, homofobia y xenofobia que es el titiritero antes mentado. También quedaron, pues, desnuditos. Se les vio hasta el último pelo de la naturaleza que, el domingo en la iglesia, o cualquier día delante de sus hijos, padres o hermanos, intentan disimular, a veces con éxito.

Esto pasa demasiado entre nosotros. Pero pocas veces es tan evidente quién está de un lado y quién del otro. Casi nunca se nos permite ver así de claro de qué es de lo que, en el fondo, se trata esta gesta que agita las corrientes profundas de la sociedad puertorriqueña: esto es, en pocas palabras, una batalla entre decencia y la indecencia. 

La raya se vio con absoluta claridad. Nos queda elegir de qué lado estamos. 

  • 32Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Miércoles 23 de abril de 2014
90ºF El Clima El Clima
Top

Benjamín Torres Gotay

Benjamín Torres Gotay ha ejercido el periodismo de manera ininterrumpida desde su graduación de la U...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
20.04.2014

Tragedia griega en el oeste

Esta es la levadura de las tragedias. El ambiente es denso. Es abril de 2012. Hay cuatro hombres en una reunión secreta en la oficina de un abogado conectado políticamente en la región oeste. Están el abogado, dos hombres que creen que debían haberse conocido antes y otro más. Se cree que es...

13.04.2014

Una gran idea

Vísteme despacio, que voy de prisa”. Ese refrán, muy conocido sobre todo en el sur de la Isla, de donde procede el que escribe esta columna, resume de manera magistral el desenlace que tuvo esta semana la prolongada polémica por la reforma al sistema de retiro de maestros.El plan fue diseñado entre ...

6.04.2014

La estadidad a contraluz

Al rey Salomón, quien según la tradición bíblica fue el más sabio de todos los hombres, se le atribuye haber dicho alguna vez: mientras más se sabe, más se sufre Hay un importante sector de nuestro pueblo que en estos días está sientiendo en lo profundo del corazón el ominoso enunciado salomóni...

30.03.2014

Las dos caras del señor alcalde

Esto pasó no hace mucho en un pueblo del interior de la isla: un hombre estaciona su vehículo en la marquesina de su casa y el vehículo, por razones que el hombre tendrá que dilucidar en su momento con el fabricante, coge candela. Al hombre no le quedó más remedio que agarrar a su familia, s...

23.03.2014

El nudo gordiano

Cuenta leyenda que  en tiempos bien lejanos el pueblo de Frigia, que ocupaba un territorio de Asia que ahora es parte de Turquía, tenía que elegir a un rey. Un oráculo les dijo que el primer hombre que se apareciera por el pueblo a bordo de una carreta halada por un buey, ese mismo era su re...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: