Top de la pagina

Blogs

Noticias

Las cosas por su nombre

Benjamín Torres Gotay

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 10269 veces
20 de enero de 2013

Batalla épica contra el monstruo de mil cabezas

La piedra la tiró el doctor Jorge Sánchez, quizás la persona que más sabe de este tema en Puerto Rico: el gobierno se prepara para probar este año un nuevo sistema de salud que, según se ha dicho, sacaría del panorama a las aseguradoras y pondría al estado a ser el único pagador de los servicios de salud en la isla. 

Sería, si llega a buen término, la transformación del sistema de salud más radical que se haya ejecutado aquí desde que en 1994 Pedro Rosselló desmanteló el sistema antiguo para empezar a comprar planes privados a los indigentes y poner al gobierno camino a la quiebra. 

La piedra la tiró el doctor Sánchez y las ondas expansivas que provocó al caer en el lago de la opinión pública estremecieron a muchos. Prepárense para lo que viene. Nos espera una batalla épica, algo que no hemos visto aquí en años. Se tocarán intereses poderosísimos. Estos no bajarán la cabeza sin dar la pelea. 

Casi todo el mundo está de acuerdo en que el sistema actual no es sostenible. 

A ningún gobierno sensato en el mundo se le habría ocurrido lo que se le ocurrió a Rosselló en el 1994: comprar costosísimos seguros privados a los indigentes, como si aquí el dinero creciera en los árboles. Los inmensos problemas fiscales que enfrenta el gobierno hoy empezaron ahí. Hace un par de años se calculaba, por ejemplo, que la reforma de salud es responsable del 40% del déficit estructural responsable de la degradación de los bonos del Estado Libre Asociado (ELA) casi al nivel de chatarra. 

Los niveles de satisfacción de los usuarios con el plan actual generalmente han sido altos. Pero esto es porque algo es mejor que nada y porque la mayoría nunca ha tenido otro seguro médico. Eso de libre selección es, como saben los que lo viven y no los que solo oyen eslogans publicitarios, un espejismo, pues las aseguradoras le escogen al paciente desde el médico al que tiene que, ir hasta el procedimiento que tiene que hacerse y la medicina que tiene que tomar. 

La causa de eso es simple: el sistema actual incluye el lucro en la ecuación de la salud. Las aseguradoras son negocios privados, no organizaciones humanitarias. Como es natural, tienen que ganar dinero. Lo hacen, y muy bien: $300 millones el año pasado. 

Esta sería la transformación principal del sistema propuesto. Si las cosas son como las han dicho hasta ahora, se crearía una entidad pública o cuasipública que tendría a cargo el pago de los servicios de salud. El nuevo seguro estaría disponible para todo el mundo y cada cual pagaría de acuerdo a su capacidad. El funcionamiento es parecido al de la ACAA: usted paga un seguro (el marbete) y si tiene un accidente de tránsito, esa entidad le paga al hospital que lo atienda. 

Así funcionan muchísimos países del mundo para los que hace tiempo dejó de ser un problema el acceso universal a servicios de salud de calidad. Aquí se ha hablado por décadas (el PIP lo tiene en su plataforma, elección tras elección, desde el 1972) sin que nunca se hubiera mirado en serio. 

Las aseguradoras tendrían que volver a lo que hacían antes de 1994: venderle seguros médicos a las empresas privadas o agencias gubernamentales que cubren a sus empleados. Seguirán teniendo, como en todo sistema de libre empresa, la posibilidad de ganar dinero. Pero no sería ya a costa del erario, que nunca ha estado para esas vueltas.  

Ahí puede estar el talón de Aquiles de este plan. Esos son los intereses que de seguro no se van a quedar quietecitos mientras los sacan de este tremendo negocio que tanto les gusta, como dijo esta semana la ejecutiva de una de las aseguradoras. Veremos cuánta voluntad tiene el gobierno para enfrentar el monstruo de mil cabezas que se le va a tirar encima para tratar de destasajar este plan o amoldarlo a sus intereses.

Ojo, sobre todo, a la Legislatura, donde hay más túneles subterráneos y pasadizos secretos que en la abadía de El Nombre de la Rosa. De hecho, ya hay un proyecto de pagador único presentado por el senador popular José Luis Dalmau, cuyos vínculos con la industria de seguros son harto conocidos. 

En fin, que aquí se está hablando de una inmensa transformación monumental demasiado necesaria. Ojalá y no pase lo que tantas veces, que una buena idea va transformándose en el camino a la medida cuando interés siniestro se pueda imaginar y lo que termina saliendo es un adefesio que no se parece en nada a lo que se propuso originalmente. 

  • 10Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Lunes 28 de julio de 2014
82ºF El Clima El Clima
Top

Benjamín Torres Gotay

Benjamín Torres Gotay ha ejercido el periodismo de manera ininterrumpida desde su graduación de la ...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
27.07.2014

Relatos de horror

La verdad, se ha dicho alguna vez, está en todas partes y al mismo tiempo en ninguna. El escritor francés André Gide nos invita a creer en los que la buscan, pero a desconfiar de los que dicen haberla hallado, mientras que el pintor, poeta y dramaturgo español Santiago Rusiñol decía que quienes...

20.07.2014

El gobernador no tiene quien le escriba

Todos sabemos que el Partido Popular Democrático (PPD) considera al Estado Libre Asociado (ELA) su obra cumbre. La verdad es que fue  creación de Estados Unidos para mantener el dominio colonial sobre Puerto Rico mientras daba la falsa apariencia de que aquí había habido un proceso de autod...

13.07.2014

El pueblo contra la deuda

Lo dicen con una franqueza que hiere, las tres agencias clasificadoras en lenguaje casi idéntico: el crédito del pueblo puertorriqueño se hundió aún más en la categoría de chatarra la pasada semana porque en la comunidad financiera existe el temor de que, en este tiempo aciago de estrechez y crujir ...

6.07.2014

La alegoría del explorador

El explorador llega a la falda de la montaña que tiene que escalar, mira hacia arriba y no ve la cima. Ve el laberíntico follaje, las inimaginables pendientes y las descomunables rocas u oye el potente rugido de las bestias y el inquietante zumbido de las sabandijas. Ve y oye todo eso, pero no la ci...

8.06.2014

El cuchillo en la boca

Recuerden bien la escena del jueves: cientos de camisas verdes, manos arriba, rostros sudorosos cantando consignas, bloqueando el túnel de Minillas, una de las principales vías de la ciudad, llevándole su queja al país. Recuérdela, porque dentro de poco eso le parecerá un juego. Dentro de...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: