Top de la pagina

Blogs

Noticias

Las cosas por su nombre

Benjamín Torres Gotay

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 9060 veces
30 de diciembre de 2012

Besos, abrazos y suspiros bajo techo

Ya están aceitando los ‘metales’. Si aguza el oído, es posible que, bajo la sinfonía de disparos, petardos y perros ladrando de la noche, oiga el gorjeo de los intestinos de acero de las pistolas. Están mostrándoselas unos a otros, como un trofeo. Augurando, sonrisa conspicua, cosquilleo en las entrañas, la gran noche. 

Van a disparar. En la despedida de año. De eso no tenga duda. Causarán muerte. Dolor. Lágrimas. Llamados a la paz. Van a disparar porque no hay campaña que pueda contra la inconsciencia, la pueril vanidad del que se deja enardecer por algo tan tonto, el desprecio a la vida ajena, la falta de educación y de humanidad, la necesidad de reconocimiento. No hay campaña que pueda contra eso. 

Lo han hecho por siempre. Lo hacen en el barrio y en la urbanización. En el campo y en la ciudad. Gentes jóvenes y gentes viejas. Hombres y mujeres. Desempleados y asalariados. Bichotes y policías. Pobres y ricos. Los armados ilegalmente para la guerra urbana y los que se armaron legalmente para protegerse. No se resisten. Tienen el arma y tienen que usarla. 

Murieron Karla Michelle Negrón, 15 años, de Villa Palmeras, este año a punto de concluir, y Francisco Javier Cancel, 14 años, de Bayamón, el anterior. Jessica Pacheco Calvente, 9 años, residencial Quintana, en el 2003, Jennifer Pérez Centeno, 12 años, Canóvanas, en el 2002 y tantos otros.  

Qué curioso. Casi todos son niños. Niñas para ser más precisos. Los que con más ganas reciben un año nuevo. Los adultos pasamos a menudo sinsabores y sabemos que el año que nace ante nuestros ojos entre estruendos de pirotecnia puede traer tantos como el que se va. Pero los niños no. Para los niños casi todo es perfecto, casi todo es fiesta. Un año nuevo, más todavía. 

Pronto los olvidamos. A todos los hemos olvidado, menos a Karla Michelle, y esto porque su padre, don Carlos Negrón, anda por ahí anestesiando su dolor tratando de concienciar contra la violencia y prestándole su experiencia de alma adolorida a todo menesteroso que quiera oírlo. Si no fuera por él, también la habríamos olvidado. 

Los que tienen ganas de disparar no los olvidaron. Es que nunca los conocieron. Ni a Karla Michelle, Francisco Javier, Jessica, Jennifer, ni a los tantos otros.  Es que su conciencia magullada no recibe ese tipo de mensajes y si lo recibe no le penetra. Para entender que una bala que se dispara al aire puede matar físicamente a alguien y emocionalmente a todos los que rodean a ese alguien hay que tener cierta sensibilidad. Y esos no las tienen. 

Esos son de la misma calaña del que mata a un desconocido en un bar porque le miró la novia o  le viró a un trago. Ese acto, entre ciertas especies, provoca admiración. Se riega: aquel fulano le dio pa’bajo sin pensarlo a un “huelepega” que le miró la novia, disparó al aire en año nuevo, es un bravo. Ah, ese es un bravo, se dicen los que piensan así, hay que respetarlo. 

Y el que dispara lo sabe. Y le gusta. Y por eso lo hace. Porque es adicto a que lo miren con admiración. Piensen un momento. Todos conocemos a alguien que ha disparado o querido disparar en año nuevo. Alardea de ellos porque ese es el punto. Hacerlo en secreto no tendría sentido.

Gente de la que sigue teniendo fe en la humanidad anda haciendo campañas contra las balas al aire. Sudan esas campañas. Van a la prensa. A escuelas. A centros comerciales. Marchan por los residenciales. No por urbanizaciones, aunque se sabe que en las urbanizaciones hay lucíos que también se sienten más varoniles disparando al aire en año nuevo. Todos entonando el ubicuo “no más balas al aire”, que en estos días suena más que el mismísimo ‘feliz Navidad’.

Nos harían un favor a todos si también dijeran “celebren bajo techo”. Hay cierta gente que nunca entenderá el sinsentido de disparar al aire. Por eso, es mejor pedir a la gente que se abrace y cante las buenas nuevas de un año recién llegado al resguardo de un techo de metal o de concreto. 

El cielo en estos días está espectacular. Parece una inmensa sabana de color púrpura profundo, agujereado por el fulgor de infinitas estrellas. Ahí están, entre otros, los Tres Reyes Magos para que los miremos y les pidamos deseos. Es una pena tener que perderse eso por culpa de dos o tres bambalanes. Pero así es la vida. No es justa. Hay gente que no entiende. 

Hay gente que va a disparar. 


benjamin.torres@gfrmedia.com  | Twitter.com/TorresGotay

  • 9Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Viernes 31 de octubre de 2014
85ºF El Clima El Clima
Top

Benjamín Torres Gotay

Benjamín Torres Gotay ha ejercido el periodismo de manera ininterrumpida desde su graduación de la ...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
26.10.2014

Adictos a la ignorancia

Cada cual conoce bien su rol en este drama del infierno.  A unos los vemos todos los días en la mayoría de las intersecciones, con el vasito plástico extendido, o gimiendo en oscuros zaguanes, curándose bajo puentes, durmiendo en parques públicos, mal muriendo en edificios abandonados. C...

19.10.2014

La yihad criolla

No se les olvidó llamar la prensa, porque eso no puede faltar. Antes, habían hecho un hashtag, un lema y afiches bien bonitos.Después, pusieron cuatro generalidades en el documento, lo firmaron en una pomposa ceremonia y dieron, cada uno, discursos encendidos en patriotismo y pasión.Eso fue el pasad...

12.10.2014

La razón y las vísceras

Cuenta la leyenda que Puerto Rico era una sociedad de avanzada. Había, según se dice, educación pública de calidad, un sistema de salud universal que era copiado en otras partes del mundo, una universidad estatal en que reunía las mentes más privilegiadas del planeta, buenos programas de segurid...

5.10.2014

Cuatrienios de un año

Los cañones los están aceitando esta vez un poco más temprano que de costumbre. Siempre llega el momento en que el gobernante, oyendo el rumor de la batalla acercarse, temiendo por lo que pudo haberle salido mal, por el ánimo de los que pudo haber importunado con sus acciones, nervioso de que l...

28.09.2014

El refugio

Era la hora en que tenía que estar aprendiendo versos de Góngora, el contenido de las células o estudiando la correspondencia entre Martí y Betances. Estaba, en cambio, corriendo caballo por un barrio de Juncos, en compañía de un adulto con récord criminal con el que no tenía vínculo familiar. ...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: