Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

La pícara Cara

Cara Mía

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 8046 veces
27 de febrero de 2014

Carlos, su celular y yo

Cara querida, lady del reino de Hato Rey, te confieso que esto de estar discutiendo mis decepciones amorosas públicamente no es de mi agrado pero estoy a punto de reventar como siquitraque. Arrójame luz, faro de las perdidas -que conste que hablo en el buen sentido de la palabra.

Estoy atrapada en una relación de tres. Threesome le llaman los angloparlantes. Es Carlos, su celular y yo. En ese orden. Este hombre cuida más su celular que a mí. Lo colma de upgrades, mientras a mí ni una caja de chocolates Godiva. Qué, ni de cremitas con cherries.

Su vida gira alrededor de su celular. Debí imaginarlo porque desde el primer día del date, no despegó ni un segundo los ojos del celular. Esa noche me ofreció toda clase de excusas para su extraño comportamiento, que si atendía su oficina -es químico- desde el teléfono, que le enviarían una cotización; que estaba revisando el resultado del juego, calculando las calorías del steak que pidió. En fin, que si sus ojos se posaron en cuatro ocasiones sobre mí esa noche, te digo que fue mucho.

Además, este hombre es de los que documenta su diario vivir en Facebook. Hasta lo que se come y bebe. En la primera cita, tomó fotos de la comida y la botella de vino y en menos de cinco minutos la humanidad se había enterado de dónde estaba cenando, con quién y qué. Esa era el momento para decir la célebre frase, “no me llames, yo te llamo”, pero no. Me quedé allí observando anonadada, sin decir ni pío. Debe ser por los años que no salía con alguien y, por tanto, debía sufrir de alguna tontera por la falta de testosterona.

Aun así, acepté una segunda invitación. Luego otra cita y así hasta ahora, seis meses llevamos de relación. Y seis meses que me cocino en mi caldo -como dices- cada vez que agarra el celular. Pareciera que lo tiene pegado con velcro. Él único momento que no lo revisa es cuando duerme y,claro, en uno que otro momento de amor, porque hasta cuando terminamos de “ejercitarnos”, lo primero que hace es revisar el celular.

Ah, se me olvidaba contarte que otro de sus vicios es Twitter. Pegado, día y noche, reaccionando a todo. Es enfermizo todo esto. No puedo más, Y ni hablar de las veces en que suena el celular y él lo contesta sin el menor recato. Podemos estar en una cena, alguien llama y se chavó el cocodrilo. No corta la conversación y una ahí mirándolo cual Venus de Milo. La desconsideración ha llegado a tal extremo que ha estado pegado a su celu hasta por media hora. La última vez fue el sábado pasado en un restaurante del Condado. Como dices, agarré guantes y cartera y me fui. Desde entonces, no para de llamar, pidiendo perdón, pero no creo que eso cambie. Es patológico. Cara, la tecnologóa ha echado a perder el romance. El espacio se ha llenado y no se hace falta otras personas. Ni siquiera para el sexo, pues con un clic todo se resuelve.

Sí, me he convertido en una hater de todo lo que es techno. Pero es que resiento la frialdad y la falta de interés que ha provocado. Soy un dinosaurio frustrado. Maldito el día en que perdimos la capacidad de decir te quiero sin tener que enviar una carita feliz con dos corazones por ojos. Prefiero a Hallmark. Jeannette, de Ponce

Cuquita, no es la tecnología, es la humanidad. Se supone que esté al servicio de nosotros, no los humanos a su merced. El lío aquí no es el celular, el problema aquí es Carlos. Primero, que desconoce las reglas básicas de educación y segundo que sencillamente no está al 100 contigo. Duele, pero es la verdad. Al igual que tú, un pequeño dinosaurio habita en mí, resiento todo esa comunicación de ahora, pero no hay de otra, no podemos vivir de espaldas a una realidad. Aquí el uso indebido de la tecnología es la que acabó con tu relación. Y claro no dudo que Carlos esté obsesionado, como muchos que conozco, con el aparato -que conste que hablo en el buen sentido de la palabra. 

Escribe a caramia@elnuevodia.com


  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Jueves 2 de octubre de 2014
89ºF El Clima El Clima
Top

Cara Mía

Cara Mía es real. Es la vivencia de cientos de mujeres en y fuera de Puerto Rico. Igual da si tiene ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
25.09.2014

De amores con una "cincuentañera"

Es una diosa”. Con esta aseveración comienza Víctor su oda a Paula. Y la llamo oda porque su correo es toda una apología a la mujer que cuenta le ha robado el alma y el corazón. Quedé con la quijada en el piso cuando comencé a leer tan bello escrito. Este hombre se desvive en halagos. Asegura que ha...

24.08.2014

De olores, mascotas y menús

Ay Chapultepec, como llueven los lamentos. Cuando no es que andan en la búsqueda y no encuentran, entonces es que encuentran pero les decepcionan. Nadie es perfecto, no me canso de decirlo, pero no, insisten en la perfección y ahí es que la cosa se pone mala. A continuación extractos de “desam...

14.08.2014

Carlos, el hombre invisible

Cara Mía estoy seguro que pocos hombres  te escriben. Y lo entiendo no todos los días se andan ventilando los problemas. Además, si voy a hablar de mis asuntos personales prefiero soltarlos con los amigos, bebiendo vino o cerveza y con una pantalla enorme con un juego de fútbol de la liga es...

6.08.2014

¿Y mi “handyman” cuándo llegará?

Apreciada Cara, espero estés bien y que el Universo te colme de bendiciones y de vanes de estámina para lidiar con la vida y con la sarta de “haters y trolls” que viven destilando odio y veneno por las redes, sembrando discordia y pregonando el mal amor.  Me encantan tus relatos, esos lí...

31.07.2014

Cómo perder a una chica en siete días

Es así, perder a la chica en siete días por “needy”, por desesperado, baboso, inseguro, insoportable, infantil… Todo eso que dicen que somos las mujeres cuando nos gusta un hombre. Error, porque la imprudencia e insensatez no son propias de un género en particular. Que hasta las gallinas y las c...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: