Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Vicios, virtudes y valores

Pablo A. Jiménez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 13463 veces
28 de enero de 2013

Carta Pastoral sobre la Ley 54

[El documento que leerá a continuación fue escrito por el Rev. Esteban González Doble, Pastor General de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en Puerto Rico. La comparto aquí con su permiso]

¡La Paz del Señor sea con ustedes!

Nuevamente nuestro país entra en una controversia en torno a las enmiendas que un proyecto de ley pretende realizar a la ley 54, conocida como ley de prevención e intervención con la violencia doméstica.

De acuerdo con los proponentes, estas enmiendas aspiran a que cada persona tenga el mismo acceso a estar protegido de agresiones, intimidaciones o de potencial de violencia en sus relaciones domésticas, sin importar el tipo de relación que les une bajo un mismo techo.

Ante esto, surge el reclamo que establece que dichas enmiendas favorecen a personas que viven sin casarse, a parejas del mismo sexo y a otros modelos familiares que atentan contra los valores cristianos de la familia. Este sería de forma suscinta el debate que ha surgido y que seguirá tomando intensidad en la medida en que sigan entrando en consideración otros aspectos y proyectos relacionados.

Para una Iglesia como la nuestra, que a través de toda su historia ha mantenido un firme compromiso con la institución de la familia y el bienestar de ésta, nos parece que estamos frente a uno de esos momentos en donde somos emplazados a actuar con prudencia. Somos una Iglesia con un programa estructurado para atender los desafíos que a través del tiempo la familia ha enfrentado y lo hacemos con profundidad, de forma continua y con un compromiso serio que afirma los valores del evangelio.

Desde esta perspectiva, sostenemos que no podemos estar de acuerdo con la violencia en ninguna de sus manifestaciones y mucho menos cuando esta surge en el seno del hogar, que debería ser el lugar más seguro y armonioso para un ser humano. De igual modo, debemos evitar entrar en controversias con otros sectores que mantienen agendas específicas y tienen como norte sus propios intereses o sencillamente discrepan de la posición adoptada por alguno de los sectores involucrados.

La Iglesia del Señor no depende de cuán favorable o desfavorable pueda ser una ley para hacer lo que tiene que hacer. La familia es la institución más importante de la sociedad y se protege con buena educación, con programas efectivos que la fortalezcan en su rol formativo, con proyectos que se constituyan en sus aliados frente a los males que la aquejan. Invertir nuestro esfuerzo en luchas que producen otras luchas y controversias, lejos de lograr el bienestar que aspiramos para la familia lo que alcanza es una mayor polarización social y el drenaje de nuestras fuerzas para hacer lo que Dios nos ha llamado a realizar.

Este debate ha sido uno continuo por los pasados años y quisiera saber cuánto hemos avanzado a favor de una mejor calidad de vida para la familia puertorriqueña. Los índices de violencia intrafamiliar, las tasas de divorcio, el maltrato de la niñez y las adicciones, entre tantos otros males, siguen socavando nuestro proyecto familiar. Esta realidad debe ser el eje de nuestra agenda como Iglesia puertorriqueña y el objetivo de nuestro programa en asuntos de familia. Permitir que nos impongan otras agendas, no es opción para una Iglesia que está centrada en lo que debe ser la familia, desde la perspectiva bíblica, que también afirma el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Es por ello, que hacemos un llamado a toda nuestra Iglesia para:

Fortalecer nuestros programas con la familia, para seguir contribuyendo al mejoramiento que esta institución necesita con urgencia, pues está probado que es la manera más efectiva de enfrentar los signos de este tiempo.

Ser prudentes en el debate, usando nuestro buen juicio y libertad de conciencia, para participar en aquellos foros en que entendamos que podemos colaborar con la experiencia de nuestra iglesia y el mensaje del evangelio de Paz que proclamamos.

Mantener la consistencia con el mensaje del evangelio, que nos emplaza a amar y hacerle justicia a todos por igual, aunque discrepemos de sus estilos de vida. Recordemos que con nuestro testimonio, al estilo de Jesús, construiremos puentes que harán posible el que otros y otras puedan descubrir la manera de vivir a la altura del reclamo de nuestro Señor.

Orar con fervor y acción para que la familia Puertorriqueña encuentre el sendero de luz que le permita reorientar su rumbo y alcanzar una nueva forma de disfrutar la vida abundante que el evangelio ofrece.

Evitar entrar en controversias públicas con otros sectores de nuestra sociedad. En una cultura de desinformación como la que vivimos, lejos de ser una fuente de bendición, nos podemos convertir en ejes de discordia que desenfocarán el alcance de nuestro mensaje como pueblo de Dios.

Renovemos nuestro compromiso eclesial con el bienestar de la familia, pero también con las necesidades integrales de Puerto Rico, pues la Iglesia del Señor proclama un mensaje capaz de ir más allá de lo inmediato, para trascender a las posibilidades infinitas de la gracia de nuestro Dios.

Esta dinámica ya la hemos vivido antes y es por ello que invitamos a la Iglesia a caminar al lado de Puerto Rico, con el testimonio esperanzador, edificante y centenario que le hemos brindado. Así el Señor lo requiere y así nos ayudará.

¡Dios les bendiga mucho, mi querida Iglesia!

Rvdo. Esteban González Doble

Pastor General

Enero 2013

  • 59Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Martes 25 de noviembre de 2014
83ºF El Clima El Clima
Calendario
25.11.2014

Nuestras vidas no cuentan

Mi columna menos leída de este año fue la que dediqué a comentar los eventos en Ferguson, MO, donde Michael Brown, un joven moreno que estaba desarmado, murió a manos de la policía. Otro muerto más, de tez negra o morena, asesinado a pesar de no tener un arma en las manos.En la noche del 24 de novie...

21.11.2014

El Código Penal y la política partidista

Entre las muchas locuras que el pueblo de Puerto Rico tiene que soportar, ahora cada nueva administración “tiene” que revisar el Código Penal. Sí, así como lo oye, ahora el Código Penal se revisa cada cuatro a seis años.En parte, las revisiones constantes al Código Penal se deben a los enfoques diam...

16.11.2014

Esto no es una democracia

Me mintieron. Todos los maestros y todas las maestras que me dijeron en la escuela que Puerto Rico era una democracia me mintieron. Puerto Rico no es una democracia.Si entiendo bien el concepto, la democracia es la forma de gobierno donde el pueblo, libre y voluntariamente, escoge sus gobernantes po...

29.10.2014

La televisión y las moscas

Otra vez, en la sala de espera de una oficina médica, encienden un televisor y yo pierdo la paciencia.En este caso, la recepcionista amablemente sintonizó la tele en Univisión. Inmediatamente, salieron en pantalla una serie de actores jóvenes de varias nacionalidades diciendo puras tonterías. Fuera ...

24.10.2014

Que descanse en paz WOSO

El cierre de WOSO me llena de tristeza. Por varios años, del 1988 al 1992, esa emisora fue mi fiel compañera.En aquellos tiempos yo no tenía cable tv en mi casa, por lo que WOSO se convirtió en mi principal fuente de información y noticias. Recuerdo que la emisora transmitía el programa nocturno de ...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: