Top de la pagina

Blogs

Noticias

Apuntes

Brunymarie Velázquez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 19157 veces
28 de diciembre de 2012

Harta de escuchar tiros todas las noches

(El título original de este blog es Cuasicrónica de par de tiros y otro relato, lo cambié porque necesitaba expresar mi hastío de una forma más literal. He aquí el relato.)

EL RELOJ marcó un punto cerca de las 10:00 de la noche mientras me estacionaba donde vivo, en pleno territorio santurcino. Tomé mis cosas, salí del carro y activé la alarma.

Comencé a caminar para entrar a mi refugio (como suelo llamarle)  y el cansancio desapareció al escuchar la ráfaga de tiros que hacían eco desde unas cuadras más abajo, cerca de Villa Palmeras.

Los estruendos de las armas, intercalados con las explosiones de uno y otro cohete, activaron una sinfónica canina.  Los perros del vecindario ladraban como si reclamaran paz. Y mi corazón a millón. Me quejé en Facebook y me quedé despierta hasta esas de las 2:00 de la madrugada, minutos despúes de escuchar los últimos tiros.

Llevo viviendo en esa área como dos meses y la mitad de ese tiempo la he pasado escuchando tiros todas las noches. Y los fines de semana ni contar.

Llamo al cuartel de la Policía y la respuesta suele ser la misma: "Estamos escuchándolos y otros vecinos han llamado". Dijo que harían una ronda preventiva.

“Ah. Gracias pero eso no me dice nada, señor oficial”. Y termino la llamada con cara de graciaspornada. Entonces recordé las veces que he ido a estas farmacias que abren 24 horas y los veo allí pasándola bien.


Dejando el tema de los policías para otro día, porque tendría mucho qué decir, les cuento que los días en Santurce se pasan bien. Suelen ser lindos. 

La vista durante cada atardecer desde los edificios altos, son una función insospechada de colores brillantes. El escenario se acentúa con el contraste de los techos de las casitas pobres y apiñadas de Barrio Obrero y la opulencia de los edificios de la Milla de Oro, más grandes pero igual de apiñados.

Ni mencionar las buenas vibras que se sienten al ver las pequeñas manadas de bicicleteros que rondan por allí como si hicieran huelga en contra la cultura sedentaria y se estuvieran apropiando de las calles que también le pertenecen.

Pero ese escenario se voltea por la noche, aunque se ve hermoso (presiona aquí para que lo veas), al menos para los que tienen la capacidad de reconocer que son detonaciones de armas de fuego las que se escuchan. Muchas de ellas, de armas automáticas.

Recordé que hace casi un año visité el vecindario donde vivía Karla Michelle Negrón Vélez, la niña que murió luego de estar hospitalizada por más de diez días con una bala perdida que se alojó en su cerebro en los primeros minutos del 2012.  Precisamente, en Villa Palmeras.

Fue Benjamín Torres Gotay el que me envió para allá en el atardecer en que se anunció la muerte. Tenía que lograr que los vecinos hablaran, al menos dijeran off the record si tenían una idea de dónde había salido la bala y si la Policía había estado por allí investigando como aseguraban.

Pero cuando llegué al vecindario, recibí rechazos y tiradas de puertas. Ninguno de los vecinos quería hablar y la fotoperiodista, Wanda Liz Vega, encendió sus antenitas de vinil porque algunos vecinos soltaban insultos y comentarios desde los balcones con los que advertían que “no se atrevan a sacarme fotos porque…”

- “Benjamín, los vecinos no han querido hablar, están hostiles”, le dije en una llamada para dejarle saber cómo me iba en la asignación. 

- “Trae algo. La hostilidad de los vecinos puede ser una historia”, me respondió con la intención de aconsejarme. 

Entonces, clara de que un periodista nunca debe llegar con las manos vacías, escribí sobre la casa. Me percaté que la hostilidad se debía a su tristeza. Mientras que la pequeña estructura, que a diferencia de sus vecinas, estaba vacía y tenía todos los adornos de navidad apagados, parecía esperar a Karla Michelle de vuelta, pero la niña ya estaba muerta. La mató una bala que no costó mucho más de 25¢.

Y así, fulminados con balas baratas, lo están cientos de personas cuyas vidas han caído a manos de otros seres que son producto de quién sabe qué circunstancias.  Seres que seguramente no leerán este ni ningún blog, ninguna columna, ningún reportaje, tampoco le harán caso a ninguna campaña de la Policía porque raramente tienen educación y su instinto va más allá de eso.

Ellos responden a la aristocracia de la calle, en la que logras mayor distinción si sueltas muchas balas.

Da miedo. Y mucho miedo.

El reloj marcó las 8:00 de la noche. Publico este texto y me despido con la débil esperanza de que este año no muera otra Karla Michelle, ni otro, ni otra, ni nadie.

Les leo pronto.


brunymarie.velazquez@elnuevodia.com  @Brunymarie

La foto de los bicicleteros fue tomada por el fotoperiodista Ramón "Tonito" Zayas en la tercera edición del evento Santurce es ley. 

  • 19Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Domingo 23 de noviembre de 2014
81ºF El Clima El Clima
Top

Brunymarie Velázquez

Trabaja como periodista de El Nuevo Día desde el 2010. Reside en San Juan pero es natural de Or...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
21.02.2013

Érase una vez dos pingüinos homosexuales

Hay muchos con urticaria esta semana. De hecho, escuché que las ventas de cortisona se han disparado. La manadas de personas que creen que las parejas del mismo sexo son extraterrestres han estado comprándolas en cantidades industriales. Tienen ronchas hasta en el espíritu, aunque deben estar f...

3.02.2013

Sabían lo que se traían entre manos

Al tiempo en que escribo este blog se han enviado 427,245,501,271 correos electrónicos y se han escrito 4,036,071 entradas de blogs.Se han vendido 705,102 televisores, 5,209,108 teléfonos celulares y se han destinado $177,157,763 a videojuegos.  La cifra de usuarios de Internet asciende a 2,489...

8.01.2013

La isla de los zombis y la trapo 'e bola

La isla de los zombis. Ese fue el título que el canal National Geographic utilizó para describir a Puerto Rico en un episodio de la serie Drugs, Inc. Vi el documental hace unos días y reconozco que los primeros minutos hicieron que mis ojos se abrieran en señal de asombro. Después no entendí ...

4.01.2013

El Talón de Aquiles de Rafael Román

Además de poder ejercer mi derecho a las pataletas “auspiciadas” por esta locura de país -que adoro después de todo- uno de los propósitos de este blog es compartir las experiencias que la rigurosidad que implica hacer periodismo y las limitaciones de espacio en papel no me permiten decir.  ...

28.12.2012

Harta de escuchar tiros todas las noches

(El título original de este blog es Cuasicrónica de par de tiros y otro relato, lo cambié porque necesitaba expresar mi hastío de una forma más literal. He aquí el relato.) EL RELOJ marcó un punto cerca de las 10:00 de la noche mientras me estacionaba donde vivo, en pleno territorio sant...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: