Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Plenamente

Lourdes Ortiz

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 4435 veces
11 de abril de 2013

Desde la inmensidad del mar y el cielo

Ayer visité  el mar y observando la inmensidad del cielo, quedé fascinada con la maravilla de la naturaleza  que nos rodea. De momento sentí la voz del mar, los ojos del infinito cielo azul, las manos de a cálida brisa, todos en un canto melodioso  que me hicieron sentir como esa diosa que describe Chopra en sus escritos.

Era una tarde soleada donde hermosamente se  dibujaban todos los paisajes hacia cualquier lugar que se mirara. Una tarde que invitaba al viaje hacia el mundo interior desde la maravilla del mundo exterior. Que me invitaba, más que otras veces, a la desnudez de esquemas y falsas carencias  que aún me acompañan.

Mi día estuvo lleno de inquietud. Uno de ésos en que uno se levanta preguntándose  cosas del amor y el dolor. Cosas sobre mí y cosas  sobre el mundo que me rodea. No podía alejar de mi mente el rostro del padre que en estos días trató de cortar a su hijo pequeño con una sierra.  Ese rostro del cual brota una historia de maltrato, una historia de vida, ese rostro que encierra el rostro de los muchos maltratantes que han sido maltratados.

Entonces frente al mar, el cielo y la vida, me preguntaba, una vez más, cómo hacer que el amor pueda ser para todas las almas que viven atormentadas y a su vez atormentan. Cientos de historias a través de a humanidad. Justo este día, y  junto a una  persona que busca su liberación, tocó viajar al interior para hacer un reencuentro con esa presencia misteriosa que nos acompaña. Esas memorias que llamamos niño interior. Hablamos precisamente de maltrato, de dolor, de abandono. De esas historias que, por más que escucho, no dejan de sacudir mi espíritu. Fue un regalo poder presenciar cuando esta mujer  decidió rescatar  su  niñez herida. Pude ver la fuerza del amor que habita en la persona y que nos permite crecer, construir nuevas vías, nuevas conexiones sanadoras.  Celebré  la vida que se levanta, que se transforma, que es capaz de renacer a nuevas maneras de ser.

En esa tarde  el cielo  se hizo más intenso,  me  bañé  en el mar y sentí las carcajadas de mi niña interior. Ésas que siguen intactas dentro de mí  con sus características maravillosas: el juego, la caricia, la risa, la persistencia. Ésas que pueden espantar los miedos y tomarnos de la mano para lanzarnos a volar en medio de la vida que nos ha tocado vivir. Y por esas cosas justo ayer, un buen hombre me  hablaba de amor. De la importancia del amor  incondicional, que lo debe dar todo. De ese amor que busca el bien del otro desde las renuncias,  la donación , el perdón. 

Y con esta reflexión , revisé la urgente necesidad de que mi ser sea sereno como el mar de este día, capaz de renovarse y redescubrir la magia que encierra cada momento. Revisé a necesidad de que mi amor no pierda intensidad, esa que la niña me regala cuando quiere seguir ugando aún en medio del dolor. Esa intensidad de amar a todos, empezando por mí, pero con un amor libre, sano, de entrega; no de apegos, no de reclamos ni exigencias.  En esa tarde de vida, renové la la esperanza y el júbilo y me invité a volver más seguido a llegar hasta el mar. ¿Y tú, cuándo fue la última vez que lo visitaste?

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Domingo 20 de abril de 2014
83ºF El Clima El Clima
Top

Lourdes Ortiz

Lourdes M. Ortiz Berríos es trabajadora social, graduada de bachillerato y maestría del Recinto de...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
13.04.2014

De frente o de espalda a la Semana Santa

Otra vez, un año más, otro espacio para detener la marcha, quizás más obligados por el cierre del comercio que por la fuerza de la espiritualidad, pero un tiempo más para mirar al interior. Ya muchos planifican sus viajes, visitas a la playa, espacios de esparcimiento. Otros piensan en las famo...

29.03.2014

Las cadenas del abuso sexual

Parecería una secuela de historias de terror de esas que han invadido nuestras vidas en la televisión. Sin embargo no es así.  Es una historia de vida, que sumada a otra y a otras se va convirtiendo en una cadena de historias que nos permite comprender porqué hay tanta infelicidad en los rostro...

19.03.2014

El mar que me habita

Escribir sobre aquello que no se comprende resulta una hazaña casi imposible. Me refiero a esas cosas que nos provocan sobresaltos nocturnos y un frio en el centro del pecho inexplicable, sobre todo si ya han  pasado casi cuatro años del evento que las causa.Escribir sobre la muerte no es un te...

13.03.2014

El cambio es pasajero, la transformación perdura

Transformación y cambio parecerían ser lo mismo, pero no. El cambio se refiere a lo inmediato, a las acciones que se toman para mover el rumbo en otra dirección.  Las transformaciones van a la médula, a lo que origina la dificultad. Trascienden el presente, renuevan lo pasado, cultivan el futur...

7.03.2014

8 de marzo: de lo que se trata, según mi mirada

Cuando pienso en la conmemoración del día Internacional de la  de la mujer, mi pensamiento vuela a ese mundo que sueño, donde todos (as) vivamos en esa plenitud, justicia e igualdad con la que fuimos creados. Vienen a mi mente demasiados momentos compartidos con mujeres que han sido parte de lo que ...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: