Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Plenamente

Lourdes Ortiz

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 4293 veces
16 de mayo de 2013

El día que decidí dar la vuelta al mundo

Llevo unos días pensando en la historia que cuentan sobre Ganesha, de la india. El padre y la madre lo reúnen a Él y a su hermano y les dicen: el que primero dé la vuelta al mundo, ese es el más sabio. Entonces el hermano sale corriendo para llegar primero y Ganesha da vueltas sobre sí mismo y dice: ya llegué. Los padres lo felicitan y reconocen su sabiduría.

“Aquel que se descubre a sí mismo ya recorrió el universo” dice una frase. Recorrer la inmensidad del universo, sus tesoros y riquezas con sólo descubrir la propia grandeza, que gran verdad un tanto desconocida en nuestros tiempos.

Llevo mucho tiempo en esa búsqueda de plenitud desde la que nuestra fundadora Sor Isolina Ferré inició su obra. Me he preguntado en diversas ocasiones cómo es posible que el ser humano contacte con lo más profundo de sus potencialidades y grandeza en un mundo  anestesiante y que nos aleja de la esencia pura del ser humano que es el amor.

Desde lo que llamo mi humana realidad, me he preguntado en infinidad de ocasiones cómo potenciar cada día mi armonía interior, mi conexión con el Creador y su creación. Cómo acrecentar las capacidades infinitas que desde la antigüedad se ha revelado que el ser humano posee. Cómo descubrir y creerme el valor con el que fui creada, desde esas heridas, complejos, inseguridades que a diario me rondan.

Han sido muchas las respuestas que he ido descubriendo, unas desde la relación que tengo con el Creador, en la que he descubierto lo que es la incondicionalidad absoluta del amor. Otras a través de relaciones renovadoras que me han servido de espejos para que vea en lo profundo del ser. Otras a través de mi mente y su poderoso poder transformador, otras desde mi cuerpo y su voz liberadora que muestra un camino de sanación cuando lo escucho y lo atiendo en el silencio.

Hace casi tres años de que me ahogué en el mar y regresé a la vida, esa experiencia me permitió salir de mí y verme desde otro plano. No la puedo explicar, no sé si algún día lo entienda, pero he atestiguado con total seguridad que somos algo más que materia. Que hay algo más en eso de ser persona, que los centros comerciales, los libros, las joyas, discotecas, lujos, modas, que nos siguen entreteniendo del viaje al interior donde está la verdadera riqueza.

Ya me convencí de que no hay otra manera de llegar a la puerta que lleva a las riquezas de la persona, que no sea la de entrar al interior del ser. Es un reto de proporciones inmensas en un tiempo en que vivimos de superficialidades. Pero es la ruta directa a la serenidad, a la plenitud.

Hasta hace poco yo tenía un deseo. Uno de esos deseos raros que se nombran, pero no se cree poder realizar. Aspiraba a vencer el miedo de caminar, pasear, vagar sola por una ciudad desconocida, donde tuviese que enfrentar el susto de perderme y encontrarme. Aspiraba a pasar un día  conmigo, lejos de todo lo conocido y seguro, para poder vencer fantasmas que me rondan y no me dejan afrontar retos de lo cotidiano. Aspiraba a dar una estocada a mis miedos.

Fue México el país que me prestó su suelo para esta experiencia. Uno de los países supuestamente más violentos. Precisamente la capital, una de las ciudades más grandes del mundo, con cerca de 24 millones de habitantes, donde hasta se recomienda no hablar mucho con la gente. Pero un país que me ha regalado nueva vida.

Por medio de una relación de esas que me han desnudado de falsos esquemas, un día emprendí  mi aventura, desde tomar el bus lleno de gente desconocida. Transitar sola por la ciudad de noche,  perderme y volver a perderme hasta dar con la salida. Lanzarme a caminar entre puestos de comida y ventas donde las personas parecen hormiguitas unos encima de los otros.

Que maravillosa experiencia!  Que hermosos paisajes floridos, esculturas, belleza, cuanta gente solidaria que fueron instrumentos para que mi deseo fuese una realidad. Una oportunidad que me ayudó a derrotar miedos, a sentir una nueva serenidad desde la seguridad propia que trasciende los fantasmas que me rondan.

Terminé mi experiencia llena de profunda paz, convencida de que esos temores que están en mi interior pueden seguir siendo liberados. Y celebré  al igual que Genesha, que es posible dar la vuelta al mundo, al atreverme a dar la vuelta alrededor de mi propio mundo.

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Domingo 26 de octubre de 2014
82ºF El Clima El Clima
Top

Lourdes Ortiz

Lourdes M. Ortiz Berríos es trabajadora social, graduada de bachillerato y maestría del Recinto de...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
22.10.2014

La caída no esperada

Cada paso que he dado en estos dos días, de un lugar a otro de nuestra casa, me han parecido  maratones interminables.  Sentir el dolor de cada paso  y a la vez celebrar cada llegada -al cuarto, al baño, al comedor-  me ha permitido valorar lo que significa dar pequeños pasos, es...

13.10.2014

Me gusta el olor de la gente feliz

Huelen a esperanza… eso dice el refrán de algún desconocido autor, al menos por mí.  “Me gusta el olor de la gente feliz, huelen a esperanza”.  Ciertamente  he olfateado el olor de la gente feliz. Y ciertamente huelen ricamente a esperanza.  Un olor particular que provoca sensaci...

8.10.2014

La solidaridad en tiempos de chikungunya

Cada día estamos más atrapados como sociedad. A cada paso seguimos leyendo y escuchando toda clase de situaciones que apuntan a una desigualdad e injusticia cada vez mayor en el orbe y en Puerto Rico corremos tras los primeros puestos en muchas que siguen agobiando a nuestra gente. Me contaban hace ...

2.10.2014

¿Cómo es?

¿Cómo es?, frase boricua que ya conocen en ese nuevo mundo hispano que ha nacido en los Estados Unidos. Precisamente allá me encontraba hace unos días participando de un taller sobre la vida conyugal, sobre esa renovación que toda pareja necesita para reafirmarse en la opción del vivir y convivir de...

21.09.2014

Eso que lo explica todo

Los encuentros con otros son a veces espacios en los que los misterios de la vida se nos van revelando. Hace unos días conversé con una persona que descubrió en un encuentro así algo que, aunque sabía que no era nada nuevo, le ofreció respuestas a algunas de sus interrogantes existenciales. “Ac...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: