Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Vicios, virtudes y valores

Pablo A. Jiménez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 11239 veces
15 de enero de 2013

Kobbo y el negocio de destruir celebridades

Una sociedad del espectáculo, como la nuestra, produce y destruye celebridades. Las celebridades son importantes para la economía, dado que ellas anuncian y venden los productos que consumimos.

La sociedad del espectáculo le enseña al pueblo pobre y a las capas medias a admirar las celebridades. Ellas representan todo lo que nosotros no somos. Las celebridades son esbeltas, atractivas, exitosas, inteligentes e influyentes. Tienen suficientes ingresos para sostener un estilo de vida envidiable. Viven en lugares exclusivos, manejan autos de lujo y tienen vacaciones de ensueño. Por eso, son la verdadera "gente", las "caras" que todos conocen y quienes merecen el lujo de complacer todas sus "vanidades".

El problema es que las celebridades no son reales, sino imágenes manufacturadas por la sociedad del espectáculo. Detrás de la imagen pública de una celebridad, hay un ser humano más. Ese ser humano padece todos los problemas que vive el resto de la sociedad. Y esos son los problemas que explota la industria del chisme para destruir a los famosos.

Los medios de comunicación masiva tienen formas de crear y de destruir celebridades. Por ejemplo, las competencias de canto y de talento son "fábricas" de celebridades. En pocas semanas, llevan a una chica universitaria o a un joven desempleado a ser la figura del momento, que todo el mundo conoce y de quien todo el mundo habla. Empero, también encontramos en los medios programas de chismes dedicados a la destrucción de celebridades.

Recientemente se desató una exitosa campaña para sacar al programa "SuperXclusivo", conducido por Antulio "Kobbo" Santarrosa, de la televisión puertorriqueña. Lo irónico es que un programa dedicado a la destrucción de celebridades haya sido destruido usando sus propias armas. 

Sin embargo, no debemos engañarnos. Todos sabemos que la salida de Kobbo Santarrosa de la televisión puertorriqueña es temporera. En pocos días, semanas o meses se anunciará cómo y cuando vuelve a la televisión. ¿Por qué? Por dos razones. Primero, porque SuperXclusivo ha sido el programa más visto de la televisión puertorriqueña por más de una década. Y, segundo, porque el pueblo sigue interesado en conocer las entretelas de la vida de los famosos. Prueba de todo esto es la cantidad de programas de radio, televisión e Internet dedicados al chisme, algunos tan o más ofensivos que SuperXclusivo. Esto me lleva a afirmar que si Santarrosa nunca volviera a la televisión, seguramente surgirían otros que tomarían su lugar.

El problema no es, pues, Kobbo, ni el resto de los programas de chismes. El problema es que la sociedad del espectáculo ha pasado a formar parte integral de la cultura puertorriqueña. El pueblo pobre vive de manera vicaria a través de los famosos, vitoreando sus triunfos y sufriendo sus divorcios como si fueran familiares. La gente habla de Olga, de Adamari y de Fonsi como si fueran amistades cercanas con quienes hablan diariamente. El problema es que ahora nos entretenemos viendo la exaltación y la destrucción de los demás.

Todo esto es parte de la anestesia que nos dan para mantenernos pasivos ante los problemas reales del país. Puerto Rico tiene una tasa de desempleo altísima, un costo de vida en aumento constante y una clase media cada vez más pequeña. Y ni hablar de los crímenes contra la niñez, el abuso sexual, la violencia doméstica, el crimen y los asesinatos. Sin embargo, la gente tiende a prestarle más atención a los chismes de las celebridades que a las noticias del país, como demuestran los "ratings" de la televisión.

Lo que necesita Puerto Rico es que la gente despierte del estupor en el que vive y comience a prestarle más atención a los problemas reales del país. Quiera Dios que la salida (temporera) de Kobbo Santarrosa de la televisión puertorriqueña sea un paso en la dirección correcta.

¿Qué opina usted? Le invito a compartir su opinión, comentando tanto el contenido de esta columna como los comentarios de otros lectores y de otras lectoras.

El Rev. Dr. Pablo A. Jiménez es el pastor de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en el Barrio Espinosa de Dorado, PR. http://www.drpablojimenez.com

  • 28Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Sábado 30 de agosto de 2014
81ºF El Clima El Clima
Calendario
29.08.2014

Yo no tengo prisa

Llegué a la Colecturía eso de la 1:45 P.M., con el propósito de comprar un sello de $25 que necesitaba para una gestión futura. Al llegar, vi una fila en el estacionamiento, en la cual habían cerca de ocho personas. Aunque me extrañó la fila, seguí caminando e intenté entrar a la Colecturía.Al trata...

20.08.2014

Niñez de la frontera, niñez del mundo

Es un tiempo difícil para la niñez de este mundo. En distintas partes del globo, niños y niñas sufren terriblemente por causas que están fuera de su control.Recientemente vimos la noticia de unos jovencitos que murieron cuando la artillería israelí disparó un misil que cayó en la playa, donde los mu...

15.08.2014

La Iglesia y el subsidio de la AEE

Esta semana escuché con pesar algunas notas de prensa sobre las vistas públicas en el Senado de Puerto Rico en relación con el problema que plantean los subsidios que, por ley, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) concede a varios tipos de personas e instituciones. Como las iglesias pueden recibi...

8.08.2014

ISIS y el nuevo bombardeo en Iraq

El 7 de agosto del 2014, el Presidente Obama anunció que los Estados Unidos ha de comenzar dos iniciativas militares en Irak. Por un lado, indicó que comenzarían a bombardear posiciones militares de ISIS en Iraq. Por otro lado, van a dejar caer en paracaídas alimento, agua y medicinas para...

1.08.2014

Sin notas al calce

Como dijo el ex Secretario de Justicia de Puerto Rico, Lic. Roberto Sánchez Ramos: Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. En mi caso, una cosa es un ensayo académico y otra cosa es una columna de opinión.La diferencia principal entre estas formas literarias es la rigurosidad académica. Un en...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: