Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Vicios, virtudes y valores

Pablo A. Jiménez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 7390 veces
13 de febrero de 2013

La paleta rota

El reloj marcaba casi las 11:30 de la mañana cuando mi hija menor y yo salíamos de la oficina médica. Mi esposa todavía estaba adentro, pagando el deducible correspondiente y buscando fecha para la próxima cita. Fue en ese momento que ocurrió el incidente, el incidente de la paleta rota.

Una pareja de ancianos salió de otra oficina, acompañados de dos niños pequeños: una niña que quizás tendría seis o siete años y un niño de aproximadamente cinco. En realidad, yo les presté muy poca atención, pues estaba esperando que mi esposa saliera para ir a visitar a una niña de mi iglesia internada en el hospital adyacente a la torre médica. Y fue en ese momento cuando ocurrió el incidente.

Escuché un ruido, como si un pedazo de cristal se hubiese hecho añicos. Empero, no era una figura de vidrio, sino una paleta color rojo intenso. Al mirar me percaté que el niño había dejado caer su paleta, y ahora miraba con tristeza sus pedacitos. Yo lo miré con pena, y mi hija me abrazó, en señal de solidaridad con el chico.

En ese momento, la abuelita se acercó al niño y comenzó a insultarlo. Le dijo que era un torpe, un inútil, y que mucho había tardado en hacer “una de las suyas”. Mientras pateaba los añicos de la paleta hacia una esquina, la anciana seguía insultando y menospreciando al niño. Al parecer, el chico estaba acostumbrado a los insultos de abuela, porque aunque hizo puchero, no lloró.

La hermanita lo miró sin pena alguna, pero sin atreverse a abrir la boca para no convertirse en el blanco de los insultos de su abuela. Entonces, el abuelo se acercó al niño y continuó con los insultos. Mientras, la abuelita le ordenó a la niña que fuera a buscar otra paleta y que le dijera a la enfermera que el torpe que su hermano había dejado caer la primera.

Cuando llegó la hermanita con la nueva paleta, el abuelo la sacó de la envoltura, se la dio al niño y le dijo: “Ahora tírala al suelo otra vez”. El niño se defendió por primera vez en el incidente, argumentando que la paleta se le había caído; que él no la había tirado al suelo.

Yo traté de mirar a la señora, pero ella no me prestó atención. Misericordiosamente, en ese momento se fue con su tropa rumbo al ascensor y desapareció de mi vista.

Ya solos, mi hija me miró con preguntas en sus ojos. Yo la abracé con amor y le dije: “Mi amor, hay personas que no saben amar”. Preocupada, ella me preguntó, “¿Qué va pasar con ese niño?”. Yo le respondí: “Espero que esté bien”. Pero  yo conozco bien que los niños que se crían en ambientes hostiles, rodeados de  violencia física y emocional, tienden a convertirse en hombres violentos. No me sorprendería que en 12 o 13 años, el niño que hoy fue víctima de los insultos de sus abuelos, mañana sea el victimario. Es muy probable que ese niño llegue a ser un adolescente lleno de ira, un muchacho lleno de odio o un hombre lleno de rencor.

Nuestra sociedad necesita encontrar los caminos del amor, porque el alma de nuestro pueblo está rota, tan rota como la paleta que cayó al piso. Quiera Dios tener misericordia de nuestro pueblo.

¿Qué opina usted? Le invito a compartir su opinión, comentando tanto el contenido de esta columna como los comentarios de otros lectores y de otras lectoras.

El Rev. Dr. Pablo A. Jiménez es el pastor de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en el Barrio Espinosa de Dorado, PR. http://www.drpablojimenez.com

  • 4Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Jueves 17 de abril de 2014
80ºF El Clima El Clima
Calendario
15.04.2014

Las bellas artes en la Iglesia

Las iglesias católicas, protestantes y evangélicas en Puerto Rico hacen grandes aportes a la cultura, aportes que en muchas ocasiones pasan desapercibidos.Todos los años, muchas iglesias reparten alimentos, ropa, y donativos en efectivo a miles de familias en necesidad. Otras iglesias aún ofrecen be...

11.04.2014

La importancia de llamarse Carlitos Colón

Corría el 1973 y era sábado en la tarde. Como de costumbre, yo estaba solo en mi casa, mientras mi mamá trabajaba. Las tardes eran aburridísimas, dado que no tenía la libertad de salir a la calle sin supervisión. Por eso, la televisión era mi fiel compañera en esas tardes de encierro.Buscando qué ve...

4.04.2014

Recuerda

El Salmo 103 comienza diciendo: 1) ¡Bendice, alma mía, al Señor! ¡Bendiga todo mi ser su santo nombre! 2) ¡Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguna de sus bendiciones! 3) El Señor perdona todas tus maldades, y sana todas tus dolencias. 4) El Señor te rescata de la muerte,...

31.03.2014

Entre el morbo y el crimen

En las pasadas semanas, el debate público en Puerto Rico se ha tornado hacia la discusión de un vídeo erótico protagonizado por dos efectivos de la Policía de Puerto Rico. Es prácticamente imposible encender la radio o entrar a los periódicos cibernéticos sin encontrar otra nota periodística sobre e...

29.03.2014

La excusa evolutiva

En honor a uno de los comentarios a mi pasada columna, titulada “Confundido”, les presento este diálogo imaginario entre una pareja donde el hombre trata de excusar sus infidelidades con argumentos basados en teorías evolutivas. Advierto que es una parodia y que no debe tomarse literalmente. ¡Diviér...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: