Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Descaros

Romeo Mareo

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 9948 veces
30 de noviembre de 2012

La prueba del beso

 

“Querido Romeo,

Soy una de cuatro hermanos, pero con quien más afinidad he tenido siempre ha sido con mi hermana menor, Gracielita, quien es también la más cercana a mí en edad.

Desde niñas solíamos salir y hacer travesuras juntas y nos llevábamos de lo mejor, pero la cosa empezó a cambiar un poco de tono cuando nos hicimos mayores y comenzamos a interesarnos en el sexo apuesto. Digo, opuesto.

Como es natural, por ser la mayor, yo fui  la primera que empezó a salir formalmente con un chico. Se llamaba Jaime, estaba estudiando en la UPR –yo estaba todavía en tercer año de la high- y me trataba de maravillas. Llegó hasta el punto de que incluso empezamos a hacer planes para casarnos y todo eso. Un día hasta lo llevé a casa para que mis padres lo conocieran y no pensaran que era un loco por estar estudiando para ser comentarista de deportes con lenguaje de señas, pero lo malo fue que también conoció a Gracielita.

Ella siempre ha sido así, bien efusiva y cariñosa… algunos la llamarían incluso ‘esmandá’’. Y parece que esa noche, como sabía que yo iba a llevar a mi novio, se puso una de esas minifaldas bien apretadas que apenas llegan hasta el ombligo y en determinado momento, cuando estábamos todos en la sala conversando, prendió  el sistema de música y empezó a bailar de una manera que  hasta yo estuve a punto de introducirle  un dólar en la cintura.

Mis padres, claro, lo cogieron a broma, como cogen casi todo lo que ella hace, pero yo no pude dejar de darme cuenta de que a Jaime se le salían los ojos.

A  fin de cuentas, la cosa fue tan mal que esa misma noche rompí con él.

Luego pasaron los días y fue evaporándoseme  el coraje con mi hermana, aunque no con él: yo me decía que si hubiese sido un hombre serio, fiel a sus sentimientos, muy bien hubiese sabido resistir esa tentación, pero que si no lo había hecho… lo mejor era eso, que se fuera bien lejos.

 La cosa es que una noche, al regresar de la disco, entré a la casa, prendí la luz de la sala y… ¿saben qué? Allí estaba Gracielita, dándose tremendo besuqueo con mi ex en pleno sofá.

A él ni lo miré pero a ella le solté varias verdades: “No tienes vergüenza”, le dije, “mas nunca voy a confiar en ti”.

Unos dos meses después, conocí a Ruppert y nos hicimos novios. Todo fue tan bello, pero después de unos cinco meses juntos tuvimos una discusión muy fuerte y nos dejamos. A los pocos días de eso, Gracielita vino y me confesó que Ruppert le gustaba, que era el hombre de sus sueños y que no sabía cuánto me agradecía que ya  yo no estuviera con él para no tener que quitármelo.

Ahí vine yo y le dije que anduviera con cuidado porque aunque Ruppert y yo habíamos roto, todavía seguía habiendo algo entre nosotros y no descartábamos volver algún día.

Cuando ella oyó eso, me dijo que quería llegar a un acuerdo conmigo para arreglarlo todo: que llamara a Ruppert y que cuando él estuviera en la casa, yo dejara que él la besara a ella.

“Si haces eso”, me dijo, “pase lo que pase, te juro que más nunca te voy a quitar a ningún novio”.

La noche siguiente, luego de recibir mi llamada, Ruppert llegó de su trabajo sin tener todavía tiempo para quitarse el oloroso uniforme que usaba en la pizzería.

Ahí le expliqué todo: “Ruppert”, le dije, “estoy considerando la posibilidad de que volvamos. Pero, para poder tenerme de nuevo contigo, primero tienes que hacerme un gran favor”.

“Lo que sea”, me dijo él.

“Pues tienes que besar a mi hermana”.

Ahí fue que empecé a darme cuenta de que era un tipo bien especial: se negó ciegamente, diciéndome que él me amaba. Cuando por fin accedió, me dijo: “Que conste, esto lo estoy haciendo por ti”.

No duraron ni cinco segundos.

“Ese beso no significa nada”, me dijo Ruppert inmediatamente. “A quien quiero es a ti”..

Cuando vi sus intenciones, le pedí que primero se lavara la boca. Entonces nos besamos. Sentí algo tan hermoso que no sé explicarlo… como maripositas en el estómago. Al día siguiente me llamó diciéndome que quería volver conmigo y yo le dije que también quería volver con él.

Pero, aunque me dio su palabra, mi hermana sigue por ahí, tratando de coquetear con él, aunque él no le hace ni caso.

Mi pregunta es una, querido Romeo: ¿tengo que alejarme de mi hermana o soy yo la que estoy haciendo mal en presentarle a mis exnovios?"

-----------------------

Las dos cosas, querida amiga. De paso, ¿no me la podrías presentar un día de éstos? Ah, y ¿podrías decirle también que una vez fuimos novios? No sabes cuánto te lo agradecería.

La ñapa

Hay chistes tan tontos que, de todos modos, causan risa. Como éste, oído los otros días:

“Mamita, ¿qué quiere decir la palabra 'elección'?”

“Es lo que tiene un chino cuando se excita sexualmente, hijo mío”.

romeomareo@elnuevodia.com

  • 1Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Domingo 21 de diciembre de 2014
78ºF El Clima El Clima
Top

Romeo Mareo

El nombre de Romeo Mareo es un seudónimo, pero eso no quiere decir que sea un personaje ficticio, a ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
18.12.2014

Hechos el uno para el otro

Estaba yo sentado frente a la pantalla de mi escritorio, listo para iniciar mi siestecita de las dos de la tarde, cuando de pronto la rotunda silueta de Arnaldo se dibujó ante mí.“¿Puedo preguntarte una cosa?” me preguntó.“Bueno, ya lo estás haciendo”.“¿Cómo?”“Van dos”.A la larga me zumbó la pregunt...

4.12.2014

Un rayo no cae dos veces

Hay consejos maternales que uno escucha desde niño y luego obedece toda la vida al pie de la letra, sin saber si resultan ser correctos o meras supersticiones. Cuando yo era niño, mi mamá me bombardeó con muchos de ellos: “No te pongas a correr o a hacer ejercicios fuertes acabado de comer porq...

14.11.2014

La vida no es color de rosa

Saludos, señor Romeo, Me llamo Amapola, como la flor, pero la verdad es que me siento con menos pétalos que nunca.Mi dilema es el siguiente: desde hace siete años estoy casada con Eugenio, a quien conocí cuando ambos estábamos en la universidad: yo enseñaba filosofía y él era conserje, y como v...

31.10.2014

Engañado por las apariencias

Hace poco recibí este ‘emilio’ de parte de un lector que dijo llamarse “Eustaquio”, aunque sospecho que ese no es su nombre verdadero.“Saludos, ilustre,Soy un homo sapiens masculino de 38 años que se ha divorciado dos veces pero no aprendo y siempre estoy a la expectativa de que la tercera sea la de...

17.10.2014

El cuento de nunca acabar

Hay hombres que son altos, guapos, inteligentes y exitosos en los negocios y, aún así, no gozan de eso que los franceses creo que llaman “je ne petit pois” con las mujeres.Es decir, confrontan grandes dificultades para atraer a las representantes del sexo opuesto.¿Las razones? Puede haber muchas: ma...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: