Top de la pagina

Blogs

Deportes

Golpes bajos

Jorge L. Pérez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 8997 veces
9 de septiembre de 2013

La última megaestrella


Al Bernstein, el reconocido comentarista de boxeo que en los últimos años ha trabajado para Showtime, normalmente es un tipo afable y bromista, y que demuestra un entusiasmo infeccioso.

Pero últimamente se le ha notado bastante molesto. 

¿La razón? ESPN The Magazine acaba de publicar en su portada un artículo sobre la megapelea del próximo sábado entre Floyd Mayweather, Jr. y Saúl ‘Canelo’ Alvarez, titulado “The last great American  prizefighter”, escrito por Tim Keown.

En ese artículo, que incluye una visión pormenorizada del estilo de vida del Pretty Boy en las últimas semanas, Keown afirma que Mayweather es “el último de los hombres-espectáculo a la antigua, el último de los grandes peleadores norteamericanos”, una figura que “atrae y repele por igual” y que, a pesar de ser el atleta mejor pagado del mundo, da la impresión de representar “el principio del final de una época”.

Para resumir, “gracias a una buena promoción, una hábil selección de contrarios y la decadencia de Manny Pacquiao, Mayweather es la última megaestrella del boxeo”.

En una serie de ‘tuits’ Bernstein, quien comentará la pelea en la transmisión por Showtime, cadena con la que Mayweather acaba de firmar un contrato por seis peleas, denunció el artículo, considerándolo apenas un ejemplo más de la tendencia del periodismo deportivo de cacarear la supuesta decadencia del boxeo, aunque solo sea –en esta ocasión- para llamar la atención en unos momentos en los que el boxeo se apresta a acaparar la atención mundial… al menos por unos días.

Entre las muchas figuras que, también a través de ‘tuits’, discutieron o coincidieron con él, se eoncontró el veterano concertador de encuentros, Ron Katz, quien escribió: “Llevo 30 años en el boxeo. Por lo menos en los últimos 20 me han venido diciendo que el boxeo se está muriendo”.

Mi tentación es citar famosa frase que soltó una vez el músico Frank Zappa refiriéndose al jazz: “El jazz no está muerto… es solo que tiene un olorcito un poco raro”.

En efecto, hace ya muchos años que el boxeo dejó de ser uno de los “grandes deportes”, disputándose los grandes titulares con el béisbol, el baloncesto y el ‘football’ en los Estados Unidos y con el fútbol en el resto del mundo.

Las razones son muchas: los cambios sociales, el gradual traslado de las transmisiones de boxeo de la TV regular a los canales de pago, fomentando públicos cada vez limitados, el ascenso de otros deportes de combate incluso más violentos y sangrientos… a la par con los gustos modernos.

En términos del periodismo deportivo, hace tiempo que el boxeo cayó al nivel del tenis, el golf, el hipismo o las carreras de autos.

O incluso más bajo: esos deportes tienen sus temporadas fijas y sus eventos esenciales –el Kentucky Derby, Wimbledon, Indianapolis 500- mientras que el boxeo ha de lograrlo todo a pulmón.

Es decir, a base de grandes combates.

Que conste, hay que tener un poco de cuidado: en Europa, especialmente los país del antiguo bloque comunista, el boxeo profesional ha venido convirtiéndose en un deporte de primera línea, y China –parece ir por el mismo camino.

Se ha expandido marcadamente en los últimos años, mucho más allá de lo que puedan haberlo hecho los llamados ‘deportes grandes’.

Pero, en términos generales, cuando único llama la atención es cuando surge una pelea como la de este sábado.

¿Será Mayweather la última superestrella del boxeo?

Claro que no.

Incluso, me atrevería a asegurar que Mayweather es una superestrella por ‘default’: sencillamente es el único que se ha mantenido ganando en todos estos últimos años, hasta obtener el reconocimiento universal como el mejor boxeador del mundo, aunque, a decir verdad, nunca ha sido muy carismático… ni ha ofrecido muchas peleas memorables.

Si, como ahora se dice, con esta pelea podría implantar un récord de ganancias con una bolsa de más de $50 millones, me aterra pensar lo que se hubieran ganado ahora Sugar Ray Leonard, Mike Tyson o el mismo Oscar de la Hoya, aprovechando el internet y los mecanismos de promoción que existen hoy en día, incluyendo los documentales 24/7 o All Access que ahora son lugar común antes de cada súper pelea. O cualquier pelea más o menos chévere.

¿Cuánto dinero hubiera hecho hoy en día la pelea de Trinidad con De la Hoya?

En fin, si un boxeo en decadencia, liderado por una superestrella “que repele tanto como atrae” y que se caracteriza por brindar peleas tácticas y bastantes conservadoras en las que se contenta con vencer por puntos a su rival, es capaz de producir una megaestrella que se gane más de $50 millones por una noche de trabajo, y frente a un rival de apenas 23 años que podrá prometer mucho pero que apenas está empezando a dar aleteos entre el público en general, dudo mucho que no surja bastante pronto una figura que lo deje todo atrás.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sé que a los lectores de boxeo les irrita que uno no pronostique un ganador en un escrito como éste, así que voy a tratar de complacerlos con un vaticinio bastante arriesgado: Mayweather, por decisión.

Increíble, ¿no?

ceuyoyi@hotmail.com

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Jueves 24 de abril de 2014
82ºF El Clima El Clima
Top

Jorge L. Pérez

Graduado del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico en 1978, con un bachillerato en...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
21.04.2014

Más sabe el diablo por Hopkins

Confieso que en estos últimos tiempos, cada vez que me siento a ver una nueva pelea de Bernard Hopkins lo hago previendo que, por fin, va a sufrir la debacle total.Mi razonamiento es que por muy sobrenatural que sea, un boxeador de 48 o 49 años ya está más que listo para sufrir, casi instantáneament...

14.04.2014

Una época dorada entre comillas

En los últimos meses, algunos de los mejores y más reconocidos analistas de boxeo de los Estados Unidos, tales como Al Bernstein, de Showtime, han venido diciendo algo que choca de frente con la percepción generalizada: que el boxeo está viviendo una de sus mejores momentos en décadas.Se trata de un...

7.04.2014

Una conversación con Mark Breland

Hay quien piensa que Mark Breland, de Brooklyn, quizás ha sido el mejor boxeador aficionado de todos los tiempos, especialmente si se toma en cuenta que el consiguió todos sus logros antes de cumplir los 22 años de edad: un récord de 110-1, el campeonato mundial welter en 1982 y el oro olímpico en 1...

31.03.2014

El temible virus del boxeo

Si durante el pasado fin de semana usted, querido amigo, se puso a caminar con su bandeja por entre las mesas del ‘food court’  del centro comercial cagueño Las Catalinas, risueñamente ‘escouteando’ a las chicas en minifalda, no tan solo corrió el peligro de chocar con el cochecito lleno de beb...

24.03.2014

Los dos Wilfredo Gómez

Por lo general, los boxeadores, incluso aquellos que en su apogeo anduvieron forrados de guardespaldas y relacionistas públicos, tienden a volverse mucho más accesibles y sociables una vez les llega el retiro. Ahí está el caso de George Foreman, quien, en su primera etapa como campeón de los pesados...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: