Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Descaros

Romeo Mareo

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 8057 veces
18 de enero de 2013

Macho, varonil y abominable

 

Querido Romeo:

Tengo 42 años, estudios graduados, siempre estudié en colegio privado y dos divorcios. La mayoría de mis años la he pasado sola o con parejas que realmente no sirven, todo en el desespero de no quedar sola.

Ahora tengo una pareja de 32 años. Es un hombre, trabajador, humilde, fiel como un perro y con el he tenido el mejor sexo de mi vida.

Todo empezó como amigos y ahora somos pareja, pero la realidad es que he comenzado a encontrarle faltas.

Por ejemplo, no tiene modales a la hora de comer en público: es de los que usa cualquier cosa para limpiarse la comida entre los dientes, desde sorbetos hasta provocando sonidos extraños. Y siempre anda quejándose: siempre algo esta mal, sino está frío, está crudo y lo peor es que quien casi siempre paga la cuenta soy yo.

 Para colmo, come como si nunca hubiese comido en su vida y es un gasto adicional para mí. Y por todo se enchisma y se pone malcriado sin medir aunque luego se arrepienta.

 Tampoco salimos a pasear o janguear por la misma razón: él no tiene dinero y yo no voy a pagar siempre. Es como si tuviera una garrapata chupando.

También me he dado cuenta de que, por estar con él, salí de una vida de libertad ara entrar a una de esclava, donde tengo que lavar mas ropa y cocinar todos los días… aparte de la tiraera constante que hay entre nosotros.

También creo que las mujeres que somos divorciadas y tenemos la responsabilidad de sostener un hogar,  desarrollamos como un caparazón y lamentablemente nos acostumbramos a la libertad, a la independencia, y no toleremos o estamos preparadas para la vida en pareja, pues la costumbre es más fuerte que el corazón.

Además, la sociedad en la que estamos viviendo y la situación económica no ayudan. Las mujeres estamos ganando más que los hombres, y el mayor poblema entre las parejas es el económico.

 Pero en mi caso hay otra cosa también: me abochorno de cogerle las manos y que me vean en público con él.

Son varias las razones. Para empezar, no sabe vestir o, mejor dicho, no me gusta su forma de vestir, muy caco. El es alto y flaco y usa pantalones anchos y camisas deportivas, tiene cinco tatuajes y muchas veces descuida su apariencia dejándose barbú.

También usa gorra y yo las odio.

La verdad es que no sé si estoy buscando excusas o simplemente no lo quería como pareja y lo complicamos todo al juntarnos. Y no sé si todos esos defectos que ahora le veo se deban a que hemos crecido en una sociedad de apariencias y no valoramos el corazón.

Pero la verdad es que hasta he pensado que merezco algo mejor pues no me considero fea, estoy preparada y tengo metas.

Por el contrario, sí puede decirse que él es feo y ni siquiera terminó la escuela superior, aparte de que no puede decirse que le sobre el dinero pues cobra el mínimo y, para colmo, paga pensión.

Otra complicación es que mi familia no lo acepta, especialmente mi padre. Y la familia de él piensa que soy mayor y que él debe de estar con sus hijos aunque no ame a la madre de éstos.

Yo sé que hay que dar del ala para comer de la pechuga, pero ¿cuánto hay que tolerar para tener pareja o es que el miedo a la soledad nos lleva a tomar decisiones equivocadas?

 ¿Qué hago?

------------------------------

Antes que nada, querida amiga, déjame decirte que tu carta representa uno de los mas elocuentes manifestos que he leído, una devastadora lista de mandamientos por la que una persona no debe o quiera estar junto a otra persona.

Pero todo se resume en una cosa: una gran vida sexual, contra todo lo demás. Esa vida sexual que tú misma dices que es la mejor de tu vida, ¿compensa todos sus defectos?

Si es así, lo único que puedo decirte es que el tipo debe estar dando clases postgraduadas en el instituto de sexologí más cercano.

Aparte de eso, lamento decirte que, con los hombres suele suceder eso: si son intensamente varoniles pecan también de poco sofisticados, o viceversa, y un hombre que reúna estas dos cualidades está cada vez más cerca de la extinción total.

En fin. amiga, somos pocos los Romeo Mareo de este mundo.

romeomareo@elnuevodia.com

  • 4Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Lunes 20 de octubre de 2014
82ºF El Clima El Clima
Top

Romeo Mareo

El nombre de Romeo Mareo es un seudónimo, pero eso no quiere decir que sea un personaje ficticio, a ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
17.10.2014

El cuento de nunca acabar

Hay hombres que son altos, guapos, inteligentes y exitosos en los negocios y, aún así, no gozan de eso que los franceses creo que llaman “je ne petit pois” con las mujeres.Es decir, confrontan grandes dificultades para atraer a las representantes del sexo opuesto.¿Las razones? Puede haber muchas: ma...

26.09.2014

Bella por fuera, terrible por dentro

Un señor llamado Anónimo, que ya me ha escrito varias veces, me hizo llegar este escrito que habla por sí solo.---------------------------------------------------Señor Romeo,Ya alguien dijo -quizá fue usted- que no hay amor más ciego que el amor a primera vista. Pues eso lo vengo comprobando en...

11.09.2014

Aterrado por el ex de su prometida

Estimado e imprescindible señor Romeo,Hasta hace muy poco, yo vivía muy preocupado por el futuro de mi hijo, José Arnaldo, en especial en el aspecto sentimental.Jochy, como le llamamos los que le conocemos, ha tenido mucho éxito en la vida en muchos aspectos: es uno de los socios de una pujante empr...

29.08.2014

Una chica demasiado fogosa

Robert, un compañero de trabajo, es uno de esos tipos tan tímidos que, como dijo una vez un filósofo anónimo, “no se atrevería a alzar la voz para gritar auxilio ni aunque se estuviera ahogando”.Sin embargo, igual que sucede con las personas más pusilánimes que sufren una transformación a lo Hulk ta...

15.08.2014

En el amor como en la guerra

El otro día, cuando hacía fila en el banco, mi corazón, que normalmente late a ritmo de bolero, comenzó a hacerlo a ritmo de reggaetón: en la misma fila ante mí estaba una muchachita que me recordaba a alguien que yo había conocido hacía muchos años. Al voltearse un momento, claro está, me probó que...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: