Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Buenas Nuevas

Antolín Maldonado

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 11582 veces
16 de enero de 2013

Mente nueva, otra actitud

Para lograr el cambio al que aspiramos, necesitamos primero cambiar la manera de pensar, para que influya entonces en nuestras acciones. Es imposible seguir pensando igual respecto a algo, y que pretendamos cambiar aun cuando llevemos una lucha de años tratando de lograrlo. Los cambios se deben iniciar en la mente. 

Si no cambio mi manera de pensar en algo que estoy mal, no habrá manera en que cambie mis acciones. Si no me convenzo y acepto que estoy mal, y en su lugar me pongo a la defensiva ante la gente que quiere hacerme recapacitar, no hay manera de que haya un cambio.

Hebreos 12:11 dice que "Ninguna corrección resulta placentera cuando se recibe; al contrario, es desagradable. Mas a la postre, a quienes se sirven de ella para ejercitarse, les reporta frutos de paz y rectitud".

Es irónico que hay gente que exija que se le acepte tal cual es, cuando la realidad es que no han comenzado a aceptarse ellos mismos como son. Entonces, en su imagen distorsionada insisten en ser lo que no son, y esperan que el resto del mundo los consienta cuando su problema no es con el mundo, sino consigo mismos.

Esto lo vemos a diario en múltiples contextos. En el terreno del matrimonio, consejeros espirituales y pastores coinciden en que la actitud de muchas parejas cuando acuden a consultas buscando ayuda para solucionar sus conflictos, es llegar a la oficina con una especie de sentencia anticipada: "Si este (a) no cambia, me voy, me divorcio".

Llegan a buscar supuesta ayuda, pero en realidad la ayuda que buscan es que el consejero respalde al individuo para hacerle ver al cónyuge que él o ella es quien está equivocado y tiene que cambiar. En otras palabras, no llegan a buscar ayuda con un propósito en común, que beneficie a ambas partes. No llegan con la intención de ceder mutuamente, ni aceptar cada cual sus faltas y las áreas en que tiene que cambiar.

Se exige el cambio de actitud de la pareja, pero no queremos nosotros cambiar. Pero si son matrimonio, una sola carne como dice la Palabra, ¿por qué van con la idea de que en el proceso de consejería, uno de los dos sea quien tenga la razón, el que gane, y el otro pierda? En un conflicto como ese, si uno pierde, ambos pierden. Pero muchos no entienden eso.

No lo entienden porque solo se piensa desde el punto de vista individual, pero solo cuando conviene. Y así, como decía antes de mencionar el ejemplo de los matrimonios, pretendemos que otros nos acepten como somos, pero no somos capaces de aceptar a otros. Y lo peor es que exigimos que otros nos acepten porque pensamos que nuestra actitud es la correcta, cuando muchas veces la realidad es que estamos equivocados. Y en el proceso la persona no se da cuenta que está exigiendo que otros lo acepten, por fuerza e imposición, porque la verdad es que en el fondo la persona no se ha aceptado a sí misma.

Y como su conciencia lo delata, y en el fondo sabe de su error, aunque no lo reconozca, necesita que alguien le valide lo que por convicción propia él o ella no puede validar. Por eso es necesario 'gritar', para callar la conciencia.

Entonces se acude a buscar el apoyo donde haya que buscarlo con tal de validar su posición. Aunque no sea el apoyo correcto. Y así, siguiendo el mismo ejemplo de los matrimonios en conflicto, vemos el error de algunas mujeres que le dan más peso a la opinión de la 'amiga' amargada que aún no ha superado su crisis de un divorcio, y por ende no puede creer que existan parejas que puedan superar su crisis sin tener que llegar a romper el pacto del matrimonio.

Y por el otro lado tenemos al hombre, que comienza a escuchar lo que le dicen los supuestos panas, que ven solo a la mujer como un objeto y le hacen ver al amigo que no tiene por qué seguir "atado" a esa esposa. Total, si mujeres hay de más.

Así caemos en el círculo vicioso. La gente exige, "acéptame como soy". Pero no acepta que tiene que cambiar también. Que su actitud está equivocada, que es perjudicial para sí misma.

Peor aun es cuando, personas que en algún momento sí experimentaron el rechazo por parte de alguien importante en su vida, luego ven el rechazo en todas partes aun cuando no sea real. Y perciben a quien lo confronta como alguien que lo rechaza también, aunque lo que esté haciendo sea señalando su error para que lo enmiende, no juzgándolo ni condenándolo.

Romanos 12:2 dice: "Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto".

Otra traducción lo expresa así: Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto. (TLA)

Eso quiere decir que no todo lo que el mundo ve como bueno, tengo que aceptarlo como bueno para mí. Si lo que busco es la aprobación del mundo, me corro el riesgo que me aplaudan por algo que no necesariamente era para mi bien como ser humano.

Quizás me aplaudan si escojo lo que está 'in', pero si decido ser diferente, de seguro me ganaré críticas. Críticas por no seguir la corriente.

Pero prefiero no seguir esa corriente que lleva a perdición, que en nada edifica. Y aunque duela, prefiero reconocer cuando haya cometido un error, aunque eso me haga ver como perdedor, porque a la larga podré levantarme si con humildad acepto la corrección y cambio mi manera de pensar.

Solo cambiando la manera de pensar (arrepentimiento), cambiaré mis acciones equivodadas del pasado. Y en ese proceso, todos necesitamos que sea Dios quien nos fortalezca.

Por eso el apóstol Pablo dijo en 2Corintios 12:8-9 "Tres veces le he pedido a Dios que me quite este sufrimiento, pero Dios me ha contestado: mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad".

Reconocer que somos incapaces si actuamos solos, independientes de Dios, no nos hace débiles ni fracasados. Al contrario, cuando alguien acepta ayuda y asistencia, suele salir a flote , fortalecido y con mayor conocimiento. Mucho más cuando esa ayuda proviene de Dios.

Entra tu dirección de email:

Delivered by FeedBurner

O escríbeme a arios@elnuevodia.com

  • 6Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Viernes 25 de abril de 2014
81ºF El Clima El Clima
Top

Antolín Maldonado

Fue uno de cinco periodistas del hemisferio, y el único de Puerto Rico, en ser reconocido en el 2006...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
20.04.2014

Tengo nueva vida, porque Él resucitó

Hoy es un día de fiesta. Uno que invita, no a celebrar con ritos repetitivos que muchas veces vienen del que duda qué está celebrando. En realidad es un día para celebrar con el gozo que llena nuestro ser, por saber que lo que celebramos, es algo real, que transformó y sigue transformando nuestro s...

13.04.2014

Verdad o mentira, libre o esclavo

Aunque a estas alturas ya no debería ser sorpresa, no deja de sorprenderme el menosprecio por la verdad que cada día más se manifiesta en este mundo. Pero no hay que ir muy lejos para verlo. Ocurre aquí en Puerto Rico. Muy cerca de usted. Veo como se levantan conflictos entre compañeros que antes e...

30.03.2014

Todavía los árboles son verdes

La diferencia es notable. La prisa nos roba esos momentos de tal manera, que cuando nos montamos en el auto y tomamos el volante, no nos percatamos de los detalles que Dios nos regala para mostrarnos que está ahí, como siempre, presente. Pero basta con levantar la vista un poco, sin necesidad d...

23.03.2014

Llena tu cabeza de... palabras de vida

La pelea con la depresión no es una batalla que se libre contra otra persona ni por la que se deba culpar a otros, aunque ciertamente otros pueden haber causado muchas de las heridas que al presente afectan a un individuo. El recuerdo del maltrato, o de una pérdida traumática, o el paso por una pro...

9.03.2014

Levanta la voz

Con tantas circunstancias adversas levantándose en contra de este país, como la falta de empleo y la economía cada vez más maltrecha, tenemos que decidir a qué voces le vamos hacer más caso, o si vamos a dejar que las voces de la derrota y la condena nos callen. El Evangelio de Mateo, en el capítul...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: