Top de la pagina

Blogs

Noticias

Las cosas por su nombre

Benjamín Torres Gotay

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 18830 veces
1 de septiembre de 2013

Parábola del marido abusador

Una parábola para que pensemos un poco:

Un marido golpea a la esposa. Luego, temeroso de las consecuencias, se transfigura en el protector y, con mucho cuidado, le cura las heridas que él mismo le causó. La esposa, que por estar metida hasta el cuello en el síndrome de la mujer maltratada y en la cultura machista carece de la perspectiva para comprender la gravedad de su situación, le responde, agradecida: “Que sería de mí sin ti”.

Hace poco, aquí, vivimos una experiencia real que, cuando le vemos las vértebras ocultas, resulta bastante similar a esa parábola. La fiscal federal Rosa Emilia Rodríguez, hablando del trabajo que las agencias de ley y orden de Estados Unidos hacen en Puerto Rico, exclamó: “Imagínense si no nos tuvieran”. La expresión se ha convertido, explícita o implícitamente, en el lema de los apologistas de la relación actual entre Puerto Rico y Estados Unidos. Ya podemos imaginarlo como un eslogan de campaña la próxima vez que nos toque votar sobre el status.

Pero, esa expresión, que mirada desde la superficie parecería encerrar una de las grandes verdades de la vida aquí, es en realidad una afirmación absolutamente chueca que ignora las múltiples implicaciones sociológicas, económicas, políticas y hasta sicológicas que tiene en nuestro país la dinámica colonial de la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos.

Es un tema complejo, pero hay que tratarlo. En términos duros, porque no es posible entenderlo en toda su magnitud si no se le llama por su nombre. El coloniaje no es un fenómeno abstracto, ni una elucubración de quienes por décadas lo han denunciado aquí y afuera. Tiene consecuencias concretas y específicas en las vidas de todos los que vivimos aquí.

La mayoría piensa que nuestra relación con Estados Unidos nos ha permitido alcanzar un nivel de vida muy superior al de nuestros vecinos. Pero la naturaleza colonial de esta relación también ha tenido efectos perniciosos en nuestra vida colectiva. Por algo es que las relaciones coloniales carecen de todo prestigio en la comunidad internacional.

Su mal no es solo la falta de representación en el gobierno que toma las decisiones que nos impactan a todos, como plantean los estadistas, ni  tampoco la ausencia de poderes políticos para conducir nuestra vida colectiva de acuerdo a nuestros propios intereses, como plantean independentistas y soberanistas. Es mucho más que eso.

En nuestro caso, la relación colonial ha determinado cómo es nuestra economía, nuestra educación, nuestros sistemas de salud, seguridad, etcétera. Estados Unidos maneja, normalmente de acuerdo a sus intereses, nuestras relaciones con el resto del mundo, decide quién entra y quién sale de aquí, cuáles son nuestras leyes bancarias, entre muchísimas otras cosas.

Veamos dos ejemplos concretos del impacto de esto en dos pesadas cargas que ahora llevamos sobre nuestras espaldas. Prácticamente todos los estudiosos de este tema coinciden, primero, en que la gran crisis social que vivimos comenzó a cuajarse cuando Estados Unidos empezó a repartir ayudas económicas individuales a mediados de los 70; y, segundo, en que el hoyo económico en que estamos se desató cuando, en el 2006, por decisión del Congreso federal, desapareció la Sección 936 del Código de Rentas Internas, que había viabilizado el establecimiento aquí de numerosas industrias que producían decenas de miles de empleos bien remunerados y forraron de billetes a nuestros bancos.

En la misma línea, la manera en que desde Washington se controla todo lo importante aquí ha fomentado el florecimiento de una clase política mediocre e inmadura, que se conduce como un adolescente irresponsable porque sabe o cree que, al final, papá responderá por sus desmanes.

El pensador tunecino Albert Memmi explica esta dinámica con una lucidez casi insufrible en su famoso libro ‘Retrato del Colonizado’. Dice Memmi que, no teniendo ninguna responsabilidad de importancia para con su propio país, el colonizado “se arruina, toma dinero prestado y finalmente paga con el dinero de otros”.

El colonizador, por su parte, “abogará con rabiosa obstinación por parecer heroico”.

Por eso, vemos a los federales asumiendo en estos días la actitud de guardianes de todas las virtudes, interpretando, para mencionar solo uno de muchos ejemplos, el  rol de garantes de la calidad de la Policía, cuando la historia es clara en que por décadas ellos toleraron y fomentaron la cultura de abusos en ese organismo porque le servía de garrote contra los independentistas.

O sea, la próxima vez que un federal venga a decirle “imagínese si no nos tuvieran” no se duerma pensando que ellos son actores ajenos a este bochinche. Están, en cambio, asumiendo su parte de la responsabilidad en esta bola de hilo en que el coloniaje convirtió a nuestro país, como el marido de la parábola que, haciéndose el santo, cura a su esposa las heridas que él mismo le causó.

(benjamin.torres@gfrmedia.com, Twitter.com/TorresGotay)

  • 79Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Jueves 28 de agosto de 2014
83ºF El Clima El Clima
Top

Benjamín Torres Gotay

Benjamín Torres Gotay ha ejercido el periodismo de manera ininterrumpida desde su graduación de la ...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
24.08.2014

Los hombros de Liana Fiol Matta

El techo viene goteando hace muchos años. Gota a gota, dando en el suelo, sin que nadie en posición de hacer algo actuara. Ahora, que no es una gotera, sino un diluvio lo que nos cae de arriba, es que nos damos por enterados y fingimos que nos horrorizamos: la Rama Judicial está en crisis y nos rasg...

17.08.2014

Un problema de poca importancia

Hay ocasiones en la vida en que lo obvio, de tanto estar ahí, se hace transparente y resulta necesario repetirlo para que vuelva a existir. El periodismo, después de todo, es, según el veterano editor de periódicos británico Harold Evans, una batalla constante contra la amnesia colectiva. Va...

10.08.2014

Los coloniadictos

El momento que vivimos  puede compararse a las epifanías de los adictos al despertar de una noche de juerga. La cabeza pesa como una bola de plomo.  La vista, borrosa, no puede enfocar. Pero ahí, en la entrevela, en ese momento en que ya no se está dormido pero tampoco se ha despertado del...

3.08.2014

Gentil recordatorio cortesía de Bertha

Llueve intensamente. Las aguas corren desbocadas por las calles. Los ríos crecen. Emiten ese rugido, grave y ominoso, que anuncia que en cualquier momento se saldrán de su cauce, o recuperarán el que alguna vez les perteneció, tragándose todo lo que encuentren de frente- calles, casas, vidas - e...

27.07.2014

Relatos de horror

La verdad, se ha dicho alguna vez, está en todas partes y al mismo tiempo en ninguna. El escritor francés André Gide nos invita a creer en los que la buscan, pero a desconfiar de los que dicen haberla hallado, mientras que el pintor, poeta y dramaturgo español Santiago Rusiñol decía que quienes...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: