Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Vicios, virtudes y valores

Pablo A. Jiménez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 12168 veces
28 de junio de 2013

Para qué sirve la religión

¿Para que sirve la religión? 

Para muchas personas, la religión es un conjunto de reglas que un pequeño grupo de personas desea imponer sobre el resto de la sociedad. Quienes piensan así, ven la religión como un proceso de control social, por medio del cual sectores poderosos y dominantes usan su poder para someter a la obediencia a las masas. Y, claro está, de acuerdo a este punto de vista los líderes religiosos somos “hipócritas” que afirmamos nuestra superioridad moral, que cultivamos sentimientos de culpa sobre los demás y que explotamos económicamente a la gente que confía en nosotros.

Ahora bien, ¿será ese el propósito de la religión?

Les ruego que me permitan presentar otra perspectiva. Yo entiendo que la religión tiene el propósito de ayudar a la humanidad a contestar las preguntas fundamentales de la vida. La religión intenta responder a esas cuestiones que la ciencia y que la psicología no pueden contestar. 

Si me atrevo a establecer una diferencia entre la ciencia, la psicología y la religión, es porque entiendo que la vida humana tiene tres aspectos fundamentales: el aspecto físico, el aspecto emocional y el aspecto espiritual.

Por lo regular, los seres humanos nos concentramos en el aspecto físico de la vida. Dedicamos gran parte de nuestro tiempo a dormir, a comer y a trabajar para sustentarnos. Es relativamente fácil determinar si algo anda mal en nuestro cuerpo, porque sentimos dolor o presentamos síntomas de enfermedad. Empero, la salud emocional es mucho más difícil de tratar.

En los pasados siglos, la humanidad ha comenzado a prestar más atención a los aspectos emocionales de la vida. El desarrollo de la psicología y de la psiquiatría ha creado conciencia de la importancia de la salud mental. En cierto sentido, el lenguaje psicológico se ha vuelto parte integral de nuestra vida, al punto que usamos términos psicológicos constantemente en nuestro vocabulario. Ya nadie está triste, ahora está “deprimido”.

No niego el impacto positivo de las ciencias de la conducta en nuestra vida diaria, dado que han mejorado nuestra calidad de vida. Personas que en otros tiempos vivirían encerradas o encarceladas, hoy pueden vivir de manera productiva gracias a los avances de la medicina. Hasta condiciones antes incapacitantes no son impedimento para trabajar o para tener una familia.

Sin embargo, hay preguntas que ni las ciencias naturales ni las ciencias sociales pueden contestar. Por ejemplo, ¿cuál es el propósito de la vida? ¿Cuál es mi vocación? ¿Acaso vale la pena vivir? Esas preguntas se relacionan al tercer aspecto de la vida humana, el aspecto espiritual. Por eso, le toca a la religión responder a esas preguntas fundamentales sobre la existencia humana. 

El Salmo 42 expresas esa necesidad espiritual del ser humano, cuando dice en sus primeros dos versículos: “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo. ¿Cuándo vendré y me presentaré delante de Dios?” (RVR 95).

El salmista compara su necesidad de Dios con la sed. Y esta comparación hace que la metáfora sea aún más conmovedora. Un ser humano no puede vivir más de tres días sin tomar agua. Del mismo modo, un ser humano no puede sobrevivir sin buscar de Dios; sin cultivar su espiritualidad; sin pensar en las preguntas cuyas respuestas trascienden nuestra mente y nuestro cuerpo.

Para el salmista, buscar de Dios no es una opción; sino que es una necesidad. Y nuestra experiencia comprueba la veracidad de esa aseveración. Hemos visto sufrir a personas que aparentemente lo tienen todo, porque sienten que sus vidas están vacías. Lo que nos lleva a pensar que el cultivo de la espiritualidad es una necesidad vital, tan vital como tomar agua para sobrevivir.

Las personas que confesamos a Jesucristo como Señor y Salvador somos gente que anda buscando de Dios. Como el ciervo busca las aguas, nosotros deseamos saciar nuestra sed espiritual. En Cristo, encontramos las “aguas de reposo” que refrescan nuestras almas (véase Salmo 23.2).

Si compartimos nuestra fe con otras personas, es porque deseamos proclamar que hemos encontrado el “agua viva” que calma la sed espiritual (compare con Juan 4.10). La comunidad cristiana recuerda y celebra las palabras de Jesús, quien dijo: “pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna” (Juan 4.14).

¿Qué opina usted? Le invito a compartir su opinión, comentando tanto el contenido de esta columna como los comentarios de otros lectores y de otras lectoras.

El Rev. Dr. Pablo A. Jiménez es el pastor de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) en el Barrio Espinosa de Dorado, PR. http://www.drpablojimenez.com

  • 9Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Viernes 19 de diciembre de 2014
84ºF El Clima El Clima
Calendario
16.12.2014

Carta abierta al embajador de México en EE.UU.

Compartimos la carta que el ministerio denominado “El Día de la Oración Puerto Rico” envió recientemente al embajador mexicano en Estados Unidos, Eduardo Medina Mora. La misiva fue firmada por Edwin Vargas, presidente de dicho ministerio: “El Día de la Oración es una organización de base de fe...

7.12.2014

La víctima olvidada

El pasado miércoles 18 de noviembre, como de costumbre, busqué mi teléfono tan pronto me desperté para ver mis notificaciones. Ese día, a diferencia de los demás, dos noticias llamaron mi atención. La primera fue el asesinato de una mujer en el barrio Maricao de Vega Alta y la segunda fue el ase...

25.11.2014

Nuestras vidas no cuentan

Mi columna menos leída de este año fue la que dediqué a comentar los eventos en Ferguson, MO, donde Michael Brown, un joven moreno que estaba desarmado, murió a manos de la policía. Otro muerto más, de tez negra o morena, asesinado a pesar de no tener un arma en las manos.En la noche del 24 de novie...

21.11.2014

El Código Penal y la política partidista

Entre las muchas locuras que el pueblo de Puerto Rico tiene que soportar, ahora cada nueva administración “tiene” que revisar el Código Penal. Sí, así como lo oye, ahora el Código Penal se revisa cada cuatro a seis años.En parte, las revisiones constantes al Código Penal se deben a los enfoques diam...

16.11.2014

Esto no es una democracia

Me mintieron. Todos los maestros y todas las maestras que me dijeron en la escuela que Puerto Rico era una democracia me mintieron. Puerto Rico no es una democracia.Si entiendo bien el concepto, la democracia es la forma de gobierno donde el pueblo, libre y voluntariamente, escoge sus gobernantes po...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: