Top de la pagina

Blogs

Deportes

Golpes bajos

Jorge L. Pérez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 7744 veces
4 de febrero de 2013

Una peleíta preparatoria

 

Independientemente de lo que se piense de la forma en que lució Juanma López al regresar al ring el sábado en el Rubén Rodríguez luego de un descanso forzoso de 11 meses -tardando nueve asaltos en noquear al brasileño Aldimar Silva Santos-, el mero hecho de que el excampeón mundial boricua haya optado por hacer una pelea preparatoria antes de volver a ir en pos de metas mayores, hizo que se ganara un lugar especial en mi corazón.

¿Por qué?

Porque se trata de algo que antes era una práctica común en el boxeo, y muy útil, por cierto; pero que con el tiempo ha ido quedando en el olvido.

Ahora, con tantas divisiones y tantos organismos dispuestos a avalar peleas, los campeones saltan de división en división y de organismo en organismo como si fueran conejos practicando el salto a lo alto, por lo que me imagino que para la mayoría hacer una pelea 'preparatoria' sería una pérdida de tiempo.

 ¿Para qué son las peleas preparatorias?

El caso de Juanma representa un ejemplo clásico: un excampeón que ha perdido dos de sus  tres últimas peleas por nocaut, que viene de sufrir una suspensión de casi un año, que cambia de entrenador y que está considerando subir de peso, es el candidato ideal a ensayar todas esas circunstancias en una pelea contra un rival relativamente cómodo.

Así actuó, por ejemplo, Tito Trinidad, cuando regresó al ring con una peleíta frente a Hacine Cherifi después de su derrota ante Bernard Hopkins; así lo hizo Muhammad Ali cuando, al regresar a la actividad después de un receso forzoso de tres años, no fue directamente a un combate titular con Joe Frazier, sino que le quitó moho a sus músculos con sendos encuentros frente a Jerry Quarry y Ringo Bonavena.

En fin, así lo hacían casi todos: aunque era un campeón mundial requeteprobado en las 130 y 135 libras, Alexis Argüello quiso hacer una peleíta en las 140 libras -frente a Kevin Rooney, el futuro entrenador de Mike Tyson- antes de retar a Aaron Pryor.

No le sirvió de mucho, pero no por haber descuidado ningún ángulo de su preparación.

Y muchas veces los peleadores escogían sus peleas preparatorias con mucha inteligencia: si su objetivo era retar a un campeón zurdo y de muchos movimientos, procuraban que su rival preparatorio fuera... un zurdo de muchos movimientos.

Otros, como era el caso de Wilfredo Gómez, no eran tan calculadores ni tan científicos, sino que meramente, cuando surgía un lapso demasiado extenso entre una defensa y otra, preferían pelear para mantenerse activos... para ganarse un dinerito extra... o para que unos promotores amigos suyos se ganaran un dinerito extra.

Así, cuando el Bazooka se preparaba para retar a Salvador Sánchez por el cetro de las 126 libras después de haber reventado a media humanidad en las 122, el 20 de junio de 1981 -apenas dos meses antes de su combate con el mexicano- el boricua hizo una peleíta preparatoria aquí ante un tal Raúl 'Huracán' Silva, natural de Costa Rica.

A este leve ventarrón, que tenía un récord extaoficial de 7-11-1, lo despachó en menos de tres asaltos.

  Pero incluso después de perder con Sánchez, cuando proyectaba volver a bajar a las 122 libras, Gómez hizo dos peleítas preparatorias -noqueando a José 'Speedy' González y a José Luis Soto-, antes de retomar su cadena de defensas titulares frente a Juan 'Kid' Meza.

Era la manera ideal de ir midiendo sus fuerzas nuevamente en una división inferior frente a rivales de poca monta, antes de empezar a medirse con los caballotes de la división, que ahora de seguro iban a cabalgar con más ímpetu frente a él después de que Sánchez probara que no era invencible.

 Espero que eso mismo es lo que estén haciendo ahora con Juanma López, después de sus dos reveses con Orlando Salido, y que lo sigan haciendo durante una o dos peleas más, antes de lanzarlo contra los caballotes de las 130 libras.

MUERE UN PROSPECTO

Omar Henry, un junior mediano de ascendencia boricua que era considerado un prospecto de primer orden, y quien en 2009 rechazó un ofrecimiento para ayudar aquí a Miguel Cotto en su preparación paran la pelea con Manny Pacquiao, murió el viernes pasado a la edad de 25 años en Chicago, su ciudad natal.

Para la época en que fue contactado por el grupo de Cotto, Henry estaba completando su bachillerato en ciencias Políticas en el Houston Community College.

El peleador, que tenía 12-0-1 con nueve nocauts, y quien hubiese cumplido 26 años este viernes, estaba ligado a la compañía de Don King.

Henry murio de cáncer en la vesícula, un padecimiento que primeramente se le diagnosticó como piedras en la vesícula cuando por el dolor tuvo que retirarse de una pelea que tenía prevista para el pasado 16 de noviembre por Showtime.

jorge.perez@elnuevodia.com

  • 4Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Miércoles 23 de abril de 2014
86ºF El Clima El Clima
Top

Jorge L. Pérez

Graduado del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico en 1978, con un bachillerato en...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
21.04.2014

Más sabe el diablo por Hopkins

Confieso que en estos últimos tiempos, cada vez que me siento a ver una nueva pelea de Bernard Hopkins lo hago previendo que, por fin, va a sufrir la debacle total.Mi razonamiento es que por muy sobrenatural que sea, un boxeador de 48 o 49 años ya está más que listo para sufrir, casi instantáneament...

14.04.2014

Una época dorada entre comillas

En los últimos meses, algunos de los mejores y más reconocidos analistas de boxeo de los Estados Unidos, tales como Al Bernstein, de Showtime, han venido diciendo algo que choca de frente con la percepción generalizada: que el boxeo está viviendo una de sus mejores momentos en décadas.Se trata de un...

7.04.2014

Una conversación con Mark Breland

Hay quien piensa que Mark Breland, de Brooklyn, quizás ha sido el mejor boxeador aficionado de todos los tiempos, especialmente si se toma en cuenta que el consiguió todos sus logros antes de cumplir los 22 años de edad: un récord de 110-1, el campeonato mundial welter en 1982 y el oro olímpico en 1...

31.03.2014

El temible virus del boxeo

Si durante el pasado fin de semana usted, querido amigo, se puso a caminar con su bandeja por entre las mesas del ‘food court’  del centro comercial cagueño Las Catalinas, risueñamente ‘escouteando’ a las chicas en minifalda, no tan solo corrió el peligro de chocar con el cochecito lleno de beb...

24.03.2014

Los dos Wilfredo Gómez

Por lo general, los boxeadores, incluso aquellos que en su apogeo anduvieron forrados de guardespaldas y relacionistas públicos, tienden a volverse mucho más accesibles y sociables una vez les llega el retiro. Ahí está el caso de George Foreman, quien, en su primera etapa como campeón de los pesados...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: