Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Cuentos de carretera

Los Rivera

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 5068 veces
20 de enero de 2013

Urgencia cantada

Bordeando la Catedral de San Juan percibió la urgencia.

-Esto es cosa de Dios, soltó Milimari cuando  veía a lo lejos el jolgorio en la Calle San Sebastián.

Si Dios se inmiscuía en los avatares de una universitaria que pidió permiso para ir al cine y enfiló para la gran fiesta que sus contemporáneos llaman Sanse, estaba por verse.

-Contrólate, el susto es lo quete tiene así, trató de sacudirle el miedo su amiga Omayra.

-Ay sí mija, ni que fueras una nena chiquita, aportó una señora que, como ellas, se dejaba llevar por la multitud que ascendía la calle como si viajara en una escalera eléctrica.

-Yo no me invento las cosas y te digo que ahora mismo...

Voy subiendo, voy bajando, voy subiendo, voy bajando...

Los pleneros rompieron su coro alrededor de ellas.

-Canta y olvida Mili, convidó Omayra.

Pero su cuerpo no le permitía olvidar que necesitaba un baño con rapidez. Que nada tenía que ver con no haber tomado nada  ni con el frío inexistente en la gran fiesta del espacio personal invadido que eran esas fiestas. Era un asunto de conciencia.

Tu vives como yo vivo, yo vivo vacilando, seguía el pleneo.

-Qué te pasa, preguntó Omayra en señas.

-¡Que me estoy orinando!, gritó Milimari justo cuando los pleneros callaron.

La escalera eléctrica imaginaria en la que eran llevados al epicentro del revolú no se detuvo. El deseo de seguir alborotando sí.

-Amiga, ¿tu estás apuraíta?, inquirió el plenero principal.

Omayra quería morir. Milimari prefería desaparecer.

-Pues, en serio que, la verdad es, decía y decía Milimari, que tengo que llegar a los baños. Quizá sí ustedes me abren camino llego más rápido y se me pasa el susto de volver a mi casa antes que alguien suba una foto a Facebook y mi hermano, tan chota siempre, se la enseñe a mis papás y cuando vuelva a casa tenga que pedir perdón por no pedir permiso.

La detallada confesión tocó la oculta fibra compasiva de los músicos devotos del relajo. Le hicieron señas de seguirlos. Milimari agradecía a esos aliados que le abrirían camino a los baños a son de plena.

Santa María libranos de todo mal y ampáranos Señora, de la meona aquí detrás, de la meona aquí detrás.

A Milimari se le quitaron las ganas.

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Sábado 25 de octubre de 2014
82ºF El Clima El Clima
Top

Los Rivera

¡Móntateeeee! Grito de guerra, súplica o mandato mañanero; cualquiera de las tres aplica si de descr...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
7.10.2013

Adiós don Jacinto

La carta con sobre violeta evitaba que don Jacinto -el vecino de toda la vida de Manuel, Carmela, Milimari y Manolo en Jardines Gardens- confundiera la misiva con cuentas que debía pagar. Captó la atención de sus ojos cansados y abrió el sobre. “Querido vecino don Jacinto, leía el encabezado.&n...

30.09.2013

Negro clarito

El arte de “tintear” los cristales  oscuros requiere, al mismo tiempo, dominar la labia para justificar su existencia. Omayra, la amiga de infancia de Milimari, estaba empeñada en oscurecer los de su carro como prueba de su devoción al misterio.-Sí, claro. A ti lo que te interesa es stakear a P...

23.09.2013

Agua pa’ los gallos

Sentado en una silla plástica el hombre daba instrucciones a la entrada del estacionamiento en Río Piedras. Estaba rodeado de gallos con el plumaje brilloso por el aguacero que los había rociado. -Mire míster, siga hasta el final y estaciónese contra la pared pero mirando de frente, instruyó el...

25.08.2013

D-E-L-E-T-R-E-O

En trance y poco a poco, una mujer treintona dobla su cuerpo a la mitad  hasta que su cabeza casi roza el suelo. Está junto a una guagua, con la parte trasera sin capota, a la que un hombre le pinta con pincel un mensaje en el lateral. Otra mujer, quizá cuarentona, se acerca hacia ambos con los...

12.08.2013

Había una vez un circo

La más débil de todas las bocinas antes escuchadas por Manuel sonaba a su lado. Era como un aguaje, como el recordatorio de algo venido a menos. A mucho menos.Pensó en el bochorno que implicaba sonarla. En el valor que debía tener el conductor que exigía atención con aquel chorrito de sonido.Pero él...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: