Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Bailando y contando

Jesús R. Álvarez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 4303 veces
28 de junio de 2013

Y yo no bailo!

¿A qué cuando leyeron el título se acordaron de una de las canciones que popularizó Menudo?  ¿Sí?  ¿Acerté?  Haya acertado o no la realidad es que esa frase tiene que ver con lo que muchas personas viven hoy en día cuando se toca el tema de bailar.

 Quítele la “Y" al título y se quedará con las 3 palabras que nosotros los “homosapiens" utilizamos acompañado inmediatamente de un “porque": “Yo no bailo porque no me gusta, porque no me interesa, porque tengo dos pies izquierdos, porque me da “pachó" etc.  Y no es que esté mal que alguien no le guste bailar, ya que cada quien es libre de escoger su pasatiempo o actividad física favorita.

El problema está cuando tienes pareja, ya sea esposo(a) o novio(a) y salen a cuanta boda, quinceañero, bautismo, graduación, aniversario, convención; y ponen esa música sabrosa que te entra por los pies y lo único que piensas es bailar desde los primeros acordes.  Sin embargo algo te detiene: tu pareja no sabe bailar o lo que es peor, no le gusta bailar.  Algunas personas toleran de lo más bien este tipo de situación, pero si eres de las(los) que bailas hasta los anuncios sufres en cantidad desde tu inseparable amiga por esa noche: la silla.

Tenemos un pequeño problema

“Houston we have a problem" como dijeron una vez desde el espacio y de seguro aquí en la tierra, cuando algunos descubren que no son tan afines con su pareja en muchas cosas; en especial cuando se trata de compartir una actividad tan peculiar como bailar.  En los años que llevo como maestro de baile he podido comprobar que esto ocurre más en el hombre que en la mujer, o sea, casi siempre es al hombre al que no le gusta bailar y a la mujer sí. Y aclaro que al comentar sobre ello no significa que esté en contra de mi género, pero es lo que veo prácticamente a diario y lo comento tal cual es.  Para serles honesto hasta ahora no he conocido ningún caso a la inversa pero en este mundo en el que vivimos puede pasar cualquier cosa.

Yo no bailo y tu tampoco

Las historias que me han contado y otras que he presenciado son de féminas en la que les ha tocado vivir estas experiencias con dos tipos de hombres: Los que te dicen “ yo no bailo y tu no puedes bailar con nadie más", son los que van a una fiesta con su pareja, no bailan y no la dejan bailar con nadie; o sencillamente tampoco la invitan a bailar un viernes o un sábado  por aquello de hacer algo diferente y salir de la rutina.  ¡Ah!, pero mucho menos tienen la iniciativa de tomar clases de baile aunque sea para complacerla, o si es la mujer quien decide tomar las clases no la acompañan aun teniendo el tiempo libre.  

Y gracias a casos como estos he llegado a la conclusión de porque en mis clases grupales siempre asisten más mujeres que hombres, y porque no es extraño ver a dos chicas bailando juntas en una fiesta. ¡Coño! si no hay hombres que bailen.

Yo no bailo pero puedes bailar

 Por otro lado están los que te dicen  “yo no bailo pero puedes bailar con quien tú quieras".  Son los más “easy going" ya que aceptan que no les gusta bailar pero permiten que ella salga a bailar; o por lo menos intentan tomar clases de baile y si ven que el baile no es lo suyo no le prohíben a su pareja disfrutarlo si saben que a ella le apasiona bailar.

Lo que me pasó

Recuerdo una anécdota en la que una estudiante me invita a su fiesta de navidad que en su trabajo iban a celebrar. Hasta ahí todo va bien, el problema es que yo sabía que era casada por lo que me sorprendió la invitación; pero ella me aclara que había hablado con su esposo, y que él estaba enterado y de acuerdo con la invitación que ella me estaba haciendo. Les juro que todavía yo no entendía porque me hacía tal acercamiento, si ella podía ir con su esposo. Hasta que me sigue aclarando (y que bueno porque les juro que veía todo oscuro ante tal situación) y me dice que su esposo va también para la fiesta, pero como él no baila ella quería que yo fuera para tener con quien bailar.  ¡QUÉ! (exclamé en mi mente).  No podía creer lo que me estaba pasando pero sí podía entenderlo, el esposo era de los “ yo no bailo pero puedes bailar con quien tú quieras".

 Si se están preguntando que hice y cuál fue mi contestación, pues le dije que sí, y créanme que la pasé muy bien ya que los dos se portaron muy amables conmigo; aunque no significa que no me sentí incómodo mientras yo bailaba con la dama y su esposo sentado, nos miraba bailar.

Desde ese momento y cada vez que cuento esto muchos me han dado la idea de “alquilarme” como parejo de baile, ya que hay muchas mujeres que no tienen con quien ir a una fiesta y bailar.  Por un momento lo pensé, pero creo que no llegaría a tanto.  Prefiero seguir dando clases de baile y que sean muchos los hombres que se motiven a ir a mis clases con sus parejas y aprendan a bailar, en vez de que venga un extraño y se la baile.

(No pretendo ser Dr. Corazón, pero hombre que leíste esto y te sentiste identificado, te digo que nunca es tarde para cambiar y sorprender a tu pareja, no solo en el baile, sino en cualquier cosa que ella no espere de ti; y conste que esto también debe aplicarse a la mujer. Créanme, valdrá la pena. Porque como decimos en Puerto Rico “van a acumular muchos puntos").

Me pueden escribir a bailarte4@gmail.com para sus comentarios o si desean adquirir los DVD's para aprender a bailar Salsa o Chachachá puede hacerlo accesando a mi página web: www.bailandoycontando.com

Hasta la próxima semana.

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Viernes 31 de octubre de 2014
79ºF El Clima El Clima
Top

Jesús R. Álvarez

Jesús R. Álvarez Cordero lleva 18 años en el campo del baile, sobresaliendo como maestro y bailarín ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
16.10.2014

El joven tímido baila

Érase una vez un joven muy tímido el cual no se atrevía a bailar porque no sabía dar ni un paso para atrás y mucho menos hacia delante. El joven asistía a fiestas donde las personas bailaban y se divertían menos él, pues pensaba que era mejor quedarse sentado haciéndole compañía a la silla o parado ...

9.10.2014

Bailar para disfrutar

¿Porque será que hay personas que se intimidan cuando otras bailan mejor que ellas?  La mayoría de mis estudiantes han tenido ese temor tan común, y no me refiero a estudiantes principiantes lo cual se entendería desde un principio; sino a estudiantes o personas con muy buenas destrezas y habil...

3.10.2014

Salsa Virtual (Paso libre B-1)

Continuamos con los pasos libres de Salsa, parte esencial  a la hora de bailar este género.  Recordemos que un buen bailador debe saber defenderse en figuras de bailes o vueltas como en pasos libres.Hoy le toca el turno a un paso que se llama B-1 (nada que ver con un suplemento de vitamina...

11.09.2014

Historias al bailar

Desde que el mundo del baile me abrió sus puertas he sido testigo de muchas historias, en unas he sido espectador y en otras el protagonista. Las historias son interminables, todas son únicas aunque siempre algunas que te dejan marcado, ya sea por lo divertidas o porque he presenciado que jamás pens...

28.08.2014

Ellas bailan más que ellos

Es una realidad innegable, en la mayoría de los casos la mujer baila más que el hombre, es más hábil que el hombre a la hora de bailar. ¿Porqué sucede esto?. ¿Será por naturaleza?. ¿Porque viene en sus genes?. O porque no temen en ningún momento soltarse y dejarse llevar por la música. Sea cual sea ...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: