Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Buenas Nuevas

Antolín Maldonado

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 1293 veces
19 de julio de 2014

Discurso de amor y justicia, no de odio

Dios no espera que llegues a Él transformado, sino que llegues a Él para ser transformado. Su discurso siempre fue de amor, pero a la vez de justicia.

La semana pasada en el blog titulado Inclusión, ¿para cambiar o seguir igual? dejamos claro que cuando Dios, su Palabra y la Iglesia señalan el pecado, no es para condenar al mundo. Es para ayudarlo. Por eso fue que Dios entregó a su Hijo. Por nosotros.

El problema es que muchos ni siquiera quieren que le digan que su manera de actuar y de vivir es pecado. Enseguida sacan como defensa, que otros se están metiendo en su vida. Lo interesante es que esos mismos meten a Dios en la discusión cuando se atreven a asegurar que Él es inclusivo, pero no aceptan la parte de que los quiere transformar. Quieren el amor de Dios, pero no la justicia de Dios. Y la realidad es que Dios es ambas cosas. Porque Dios es amor, tiene que ser justo, y porque es justo, es también amor.

Debo aclarar que Dios no pretende que tú llegues a Él transformado. Ese ha sido el error de iglesias legalistas. Que han enseñado mal, de que para acercarse a Dios primero hay que ser perfecto, llevar una vida intachable y no fallar nunca.

Por semejante mentira, es que muchos se han alejado de la Iglesia, porque tarde o temprano se dan cuenta que es imposible ser perfecto. Irónicamente, por desconocimiento de la Palabra, le han dado la espalda a Dios, cuando Dios en todo momento lo que espera es que, los que Él ha escogido por su gracia, se acerquen a Él primero, así como están.

Sí. Así mismo como están, en sus delitos y pecados. Entiéndelo bien. Así pecador como eres, Dios te está esperando que te acerques. La iglesia que lleve un mensaje contrario a este, sigue dando un mensaje distorsionado y no alentará a que las almas perdidas se acerquen, porque no está enseñando el lado positivo de las buenas nuevas de salvación. Sí es cierto que a Dios no le agrada tu pecado, pero también hay que recordarle a todo el mundo que precisamente para eso envió a su Hijo; para reconciliar a la humanidad con el Padre, porque el mundo se volvió al pecado, pero Dios mismo anhelaba esa reconciliación que solo es posible al aceptar a Jesús.

Pero la razón por la que Dios quiere que te acerques a Él, así en la condición de pecador en que estás ahora mismo, no es para que permanezcas igual. Por favor. Dios quiere ayudarte. Dios quiere restaurarte.

Nadie ha dicho que será fácil. En la mayoría de los casos, por pequeño que pienses que es tu pecado, será difícil romper malos hábitos que has practicado por años, quizás toda tu vida. Precisamente porque es difícil, es que Dios espera que le abras tu puerta cuando Él toca. Y que no solo sea una visitación, sino que lo invites a permanecer en ti, porque en adelante necesitarás de su gracia diaria para perseverar en el proceso de santificación, que en nada tiene que ver con perfección, sino con caminar de la mano de Dios en un proceso que nos lleva cada día a ser mejores. Vendrán caídas, por supuesto, pero de igual manera, nos levantamos.

Sí es cierto que Dios puede salvar a quien Él quiere, no importa dónde esté la persona. No importa que incluso estuviera en el satanismo. Pero es ilógico que con la excusa de la inclusión, y de caerle simpático a todos, se pretenda hacer creer que en la condición que Dios te recibe, es la que desea que permanezcas por siempre.

Utilizando ese mismo ejemplo, sería pretender que el que está en una secta satánica, adorando todo lo que es contrario a Dios, pretenda alcanzar el amor de Dios mientras esa persona sigue practicando el satanismo.

Y sí, ese ejemplo es extremo, pero cualquier religión que no crea en Jesús como el Hijo de Dios, que no acepte que vino a esta tierra como hombre, y que se sacrificó para traer salvación al mundo, sencillamente ya ha sido condenado.

¿Lo digo yo? No. Lo dice Dios en su Palabra. (Juan 3:18) “El que cree en Él no es condenado (juzgado); pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito (único) Hijo de Dios".

Es irónico que a la gente que dice creer en Dios, este mensaje le va a caer mal. Pero son personas que no están comprometidas con Él verdaderamente ni con su Palabra. Conocen lo que es la Palabra pero no le dan el peso que tiene. Se creen que basta con ir a la iglesia una vez por semana.

¿Habla Dios solo de condenación? No. Juan 3:16 dice “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito (único), para que todo aquél que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna".

Recalco lo que dice el verso siguiente, en Juan 3:17: "Porque Dios no envió a Su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él".

Es importante enfatizar que la salvación solo viene por la obra de Cristo en la cruz.  Es un error pensar que independientemente lo que se crea o de cómo ejerzas tu espiritualidad, vas a ser salvo. Siento mucho que no te guste leer esto. Pero esa premisa está equivocada.

Recuerda que el que se inventó todo esto, el mundo en el que vives, fue nuestro Creador. Esto se trata de Él, no de lo que se nos antoje pensar contrario a su diseño.

Si esto te ofende, solo recuerda que eres libre de aceptarlo o sencillamente ignorarlo. Espero que si te molesta, seas lo suficientemente maduro como para tener la 'tolerancia' que hoy muchos exigen para ellos, pero que no quieren extenderle al prójimo que no piensa como ellos.

Pero si en algo, aunque solo sea en algo, este mensaje te ha dejado pensando, y analizando, te vuelvo a recalcar lo que dice Salmos 102:19-20: "Pues Él miró desde su excelso santuario; desde el cielo el SEÑOR se fijó en la tierra, para oír el gemido de los prisioneros, para poner en libertad a los condenados a muerte".

¿Quiénes eran los que estaban condenados a muerte? Todos. Pero Jesús vino precisamente a salvar a lo que se había perdido... y claro está, a ese perdido que es encontrado por Jesús y lo acepta y lo recibe.

Cierro con Salmos 34:22:

"El SEÑOR redime el alma de sus siervos, y no será condenado ninguno de los que en Él se refugian".

Ese, no es un discurso de odio, es un mensaje de amor y esperanza para el que desea aceptarlo.



Suscríbete a Buenas Nuevas

* indicates required

O escríbeme a arios@elnuevodia.com

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Miércoles 23 de julio de 2014
82ºF El Clima El Clima
Top

Antolín Maldonado

Fue uno de cinco periodistas del hemisferio, y el único de Puerto Rico, en ser reconocido en el 2006...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
19.07.2014

Discurso de amor y justicia, no de odio

La semana pasada en el blog titulado Inclusión, ¿para cambiar o seguir igual? dejamos claro que cuando Dios, su Palabra y la Iglesia señalan el pecado, no es para condenar al mundo. Es para ayudarlo. Por eso fue que Dios entregó a su Hijo. Por nosotros. El problema es que muchos ni siquiera...

13.07.2014

Inclusión, ¿para cambiar o seguir igual?

Ojo con la inclusión. Cuidado. Me resulta increíble que gente a la que nunca le ha interesado vivir bajo los preceptos de Dios, pretenda saber cuál es la voluntad de Él, mejor que lo que ya está establecido en su Palabra. Muchos se atreven hasta decir, si Jesús estuviera aquí ahora, haría esto, o ...

6.07.2014

La mejor parte

Todavía recuerdo las palabras que me dijo durante una entrevista para este diario allá para 2006 (cuando recién comenzaba la crisis económica del País), el licenciado Víctor Rivera Hernánez, quien años antes había sido secretario del Departamento del Trabajo. Conversábamos sobre la realidad de algu...

29.06.2014

Que tu peor momento sea el mejor

La mejor alabanza y la verdadera intención de depender de Dios surgen muchas veces cuando estamos en la peor situación. En una relación común y corriente, con cualquier otra persona, se nos tildaría de interesados si nos acercáramos solo cuando estuviéramos en problemas, buscando la ayuda de alguie...

22.06.2014

La fe del débil fuerte

Hace un par de semanas expuse que la verdadera fe no es la que profesan algunos que pretenden negar situaciones reales que atraviesan, en aras de aparentar una fe que en el fondo no tienen. Proclamar en todo momento que estás bien y ocultar tu verdadero problema, en lugar de fe es no ser hon...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: