Top de la pagina

Blogs

Noticias

Las cosas por su nombre

Benjamín Torres Gotay

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 1712 veces
21 de septiembre de 2014

La parálisis

Una tibia mañana hace poco, Lisa Donahue tomó posesión de su escritorio en  Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Dicen que es una mujer de sangre fría y que pisa duro. Viene con una misión para la cual ambos atributos le serán esenciales:   desenredar la tela de araña de intereses que ahoga a la AEE, y ponerla en condiciones de cumplir con su pantagruélica deuda de $10,000 millones. 

 Queda gente con la demente esperanza de que Donahue logrará tamaña tarea sin que haya sobresaltos. Piensan que podrá extraer a la AEE de las garras de la incompetencia sin que nadie sufra ni un rasguño. Hace años, todos saben lo que hay que hacer en la AEE: reducir gastos y aumentar ingresos. Lo que ha faltado es voluntad porque para hacerlo hay que pisar callos y aquí nos queremos mucho como para hacer eso. 

Por eso, hubo que pagarle $9.7 millones a Donahue y a su equipo. Hubo que importar la voluntad.

El caso de la AEE es posiblemente el ejemplo más dramático de una devastadora enfermedad que aqueja al Estado, una especie de esclerosis lateral amiotrófica como la que se hizo notoria con el “ice bucket challenge”. Todos ven lo que está mal. Todos  hablando de las soluciones. Hacen  conversatorios, mesas redondas. Pero nadie se atreve a dar el paso. 

Quisiera Dios que fuera la AEE la única agencia en que se manifiesta esta vocación de parálisis.  

Todos, en fin, los componentes esenciales de nuestra vida en sociedad se derrumban ante nuestros ojos. Lo vemos pasar, nos escandalizamos y horrorizamos, hablamos de las soluciones hasta que nos pesa la lengua. Pero nadie se atreve a echar a andar las soluciones hasta que nos hurgan desde afuera con una vara caliente.

Por años, la prensa ha reportado, y el ciudadano sufrido, los problemas de las cortes. Los intolerables atrasos, los fallos insólitos, el dominio de los económicamente poderosos. Se hicieron estudios, se discutió hasta la saciedad. Pero nadie se movió hasta que los  federales arrestaron a un juez y empezaron a salir, como aguas fétidas de una alcantarilla, múltiples reportes de jueces bajo diferentes pesquisas. 

Entonces, solo entonces, la jueza presidenta del Supremo, Liana Fiol Matta, recién estrenada en el puesto valga mencionar, salió de la parálisis y creó una unidad para agilizar la atención a las querellas y está visitando las regiones judiciales tratando de entender la magnitud de los problemas. 

Otros todavía no han sido obligados y Roma sigue ardiendo.

El Departamento de Justicia, por ejemplo. Existe la impresión en el país de que esa agencia es un inmenso hoyo negro que se traga la denuncia que por desgracia allí llegue. 

Hubo, por ejemplo, el rumor de una disimulada risa cuando se supo esta semana que la agencia investiga posibles delitos en Doral Bank.. 

Mire, se preguntaron muchos, ¿quién puede creer que Justicia va a poder encausar a delincuentes de alto nivel, si es que los hubiera,  en Doral o en cualquier otro banco, si no ha podido siquiera llevar a las cortes a los infelices que se robaron la primaria del PNP en Guaynabo y ha sido cojeando que logró llevar a la corte a unos cuantos de los pobres diablos que se prestaron para la patraña?

Antes de pensar en Doral, nos preguntamos, ¿qué pasó con la pesquisa por el trato de caballero que se le dio a June Rivera tras ser sorprendido guiando borracho? ¿Qué pasó con la pesquisa por los contratos de energía renovable? ¿Qué pasó con la pesquisa por la compra de petróleo en la AEE? ¿Con la de la conspiración para cerrar querellas no investigados en el Departamento de la Familia?

¿Por qué nadie piensa en el problema de fondo que  hace que todas esas pesquisas se queden atascadas en una especie de dimensión desconocida, sin que nunca se sepa qué pasó? ¿Qué esperan, que tenga que venir alguien de afuera, como Lisa Donahue, a hacer lo que todos sabemos que hay que hacer, pero nadie se atreve?

Pasa igual con el Departamento de Educación. Cada agosto, los mismos problemas. Ahora está de moda hablarlo. Pronto ya no lo estará porque así es la cosa: se habla, por unos días y después, nada. Todo el mundo habla de “demoler al Departamento de Educación”, pero nadie lo hace. 

Por ahí viene también una tremenda crisis en la reforma de salud. El costo es insostenible. Cada gobernante le ha tirado el problema al próximo. El momento en que ya no se podrá seguir tirando el problema al próximo será en el 2019, porque se acaban los fondos federales que sostienen  ese disparate. Están  quietos, con el dedo sobre la boca, mirándose de reojo y pidiendo, “shhh, silencio, ese problema todavía no tenemos que enfrentarlo”. 

Todo esto nos demuestra que tenemos una clase política, la que está ahora, la que estuvo antes y la que aspira a estar mañana, que es manca y monga, incapaz de emprender  las grandes reformas necesarias para sacar al país de la parálisis. Por eso, cuando son obligados,  importan la voluntad, como hicieron  la AEE. 

El propósito, en el fondo, es muy fácil de advertir. 

Nadie lo reconoció mejor que  un personaje de Twitter que se hace llamar “Angry Boricua”: “importaron la voluntad, para poder exportar la responsabilidad”. Touché.  

benjamin.torres@gfrmedia.com / Twitter.com/TorresGotay

  • 22Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Martes 23 de septiembre de 2014
89ºF El Clima El Clima
Top

Benjamín Torres Gotay

Benjamín Torres Gotay ha ejercido el periodismo de manera ininterrumpida desde su graduación de la ...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
21.09.2014

La parálisis

Una tibia mañana hace poco, Lisa Donahue tomó posesión de su escritorio en  Autoridad de Energía Eléctrica (AEE). Dicen que es una mujer de sangre fría y que pisa duro. Viene con una misión para la cual ambos atributos le serán esenciales:   desenredar la tela de araña de intereses que ahoga a l...

14.09.2014

La sangrienta historia

En los años 50, el legendario Daniel Santos cantaba: “yo no hablo de las mujeres ni con motivo, ni con razón, pero hay alguna que otra que se merece su pescozón. Yo sé de una que si un día la cojo fuera de la población, yo la mato o pide perdón”. Más o menos para la misma época, el dúo Quique y ...

7.09.2014

La campaña contra Puerto Rico

  El puertorriqueño es vago. Puerco. Ladrón. Mantenido. Le gusta que todo se lo den. No tiene iniciativa. Ni talento. Es bruto. Cómodo. Desordenado. No asume responsabilidades. Lo que le gusta es el vacilón. Odia a su compatriota. La isla se hunde. Se vacía. Se hace pedazos. Apesta.  ...

31.08.2014

La máquina de hacer dinero

Cuando Víctor Fajardo fue designado secretario de Educación en 1994, le brillaron intensamente los ojos, porque reconoció al instante el inmenso potencial que tiene la agencia más grande del Gobierno de Puerto Rico. Mas el potencial que él le vio desde el primer instante no era para levantar una...

24.08.2014

Los hombros de Liana Fiol Matta

El techo viene goteando hace muchos años. Gota a gota, dando en el suelo, sin que nadie en posición de hacer algo actuara. Ahora, que no es una gotera, sino un diluvio lo que nos cae de arriba, es que nos damos por enterados y fingimos que nos horrorizamos: la Rama Judicial está en crisis y nos rasg...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: