Top de la pagina

Blogs

Noticias

Las cosas por su nombre

Benjamín Torres Gotay

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 4126 veces
14 de septiembre de 2014

La sangrienta historia

En los años 50, el legendario Daniel Santos cantaba: “yo no hablo de las mujeres ni con motivo, ni con razón, pero hay alguna que otra que se merece su pescozón. Yo sé de una que si un día la cojo fuera de la población, yo la mato o pide perdón”. Más o menos para la misma época, el dúo Quique y Tomás popularizó un apasionado bolero que versaba: “si pudiera besarte, como nunca hombre alguno a otra mujer besó, luego rodear tu cuello con un cordón de seda y apretarte bien el nudo, para que nadie pueda jamás poner los labios donde los puse yo”.

Un par de décadas después, Ismael Rivera  continuaba con la tradición. El clásico “Si te cojo” tiene una introducción que  dice así: “mira, ponte a lavar, yo quiero mi ropa limpia. El pantalón, restriégalo, restriégalo, restriégalo, tráeme la papa. Luego ponte a fregar, mira, yo no como cuento”. A continuación, sigue el verso más famoso de esa canción de la autoría de Bobby Capó: “si te cojo coqueteándole a otro ya verás que ‘trompá’ te voy a pegar, si te cojo guiñándole a otro un piñazo en un ojo te voy a dar”.

Las canciones populares, se ha dicho alguna vez, suelen ser espejo del alma de los pueblos. Esas tres, junto a muchas otras, nos devuelven una imagen sombría del alma boricua. Aquí, como en muchos sitios, la mujer es vista como propiedad del hombre, y merecedora de toda clase de crímenes si abre alas y rompe esquemas. 

Esas son actitudes que tienen un peso de siglos. Son costumbres tan naturales para la mayoría como el aire. Emanan del laberinto de valores e ideologías que vienen desde el amanecer de la humanidad y que a través de la historia se han clavado en las conciencias de manera que a muchos les es imposible imaginar, o actuar en consecuencia con ideas diferentes.

Por eso es que hay hombres a los que si una mujer les dice ‘no más’ es como si les movieran el suelo de debajo de los pies;  se les hace imposible entender esa ruptura y maltratan, agreden y matan. En esta semana, varios casos así nos estremecieron: hombres que no pudieron entender que una mujer ya no les pertenecía y respondieron a puñal, martillo o machete.

Quebrar esa memoria de siglos es una tarea de colosos. Pero hay como. Los expertos entienden que la idea de que el hombre manda y la mujer tiene que obedecer son roles aprendidos  y, por lo tanto, se pueden cambiar. Y eso empieza, como todo lo que es importante para los países, con educación.

Múltiples organizaciones internacionales han identificado un método que ayuda a que menos gente vea a la mujer como un ser al que se puede maltratar: se llama educación con perspectiva de género y, a grandes rasgos, significa que, desde la cuna, se les enseña a los niños y niñas que todos son iguales y, por lo tanto, todos merecen respeto. Se  ha establecido que la educación con perspectiva de género ayuda a reducir los niveles de violencia y marginación hacia las mujeres.

Aquí  llevamos décadas tratando de que en las escuelas públicas se establezca un currículo con perspectiva de género. Tanto tiempo, que, si se hubiera implantado desde la primera vez, ya tendríamos una generación educada con perspectiva de género y, tal vez, muchas de estas tragedias  que nos golpean el alma con una frecuencia que aturde, no habrían ocurrido porque algunos hombres habrían tenido las herramientas para entender que la mujer podía no querer más.

A simple vista, parece insólito que algo tan simple no se haya podido implantar. Pero se rasga un poco la superficie y se entiende qué pasa. Tiene un enemigo persistente  como el comején: el integrismo religioso, que está empeñado en que sigamos atascados en la época de las cavernas y combate ferozmente cualquier intento por transformar los valores que se ajustan a sus creencias, temores,  prejuicios y estrechas ideas sobre la vida.

El fundamentalismo religioso tiene atenazado por los costados a los políticos, que le temen a su supuesto poder político y le han dejado que se salgan con la suya en este tema tan vital para la sociedad. En el 2006  se aprobó una ley que obliga al Departamento de Educación a implantar un currículo con perspectiva de género. Cuando el Partido Nuevo Progresista (PNP) llegó al poder en el 2008, la ley quedó en nada.

Mientras, Alejandro García Padilla, que incluyó la educación con perspectiva de género entre sus promesas de campaña, ha estado patinando durante los 20 meses que lleva en el poder con este tema y todavía es la hora que no se ha cumplido con la ley. Mientras tanto, siguen creciendo niños creyendo que las niñas son inferiores y que algún día le serán de su propiedad, y sigue corriendo en nuestros hogares la sangre de las mujeres abatidas por los que se criaron imbuidos por esa torcida ideología.

En la novela “Disgrace”, del autor sudafricano J.M. Coetzee, varios jóvenes negros violan a una mujer blanca en la Sudáfrica post-apartheid. El padre de la joven violada, queriendo consolarla, le dice: “no fueron ellos, fue la historia a través de ellos”. En alguna medida, eso aplica a los asesinatos de mujeres aquí: no son ellos los que matan, es la historia a través de ellos. Nos toca, pues, quebrar el círculo infernal de la violencia contra la mujer tomando a los que están empezando ahora y dándoles una nueva historia educándolos con perspectiva de género.

(benjamin.torres@gfrmedia.com, Twitter.com/TorresGotay)

  • 45Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Sábado 20 de septiembre de 2014
84ºF El Clima El Clima
Top

Benjamín Torres Gotay

Benjamín Torres Gotay ha ejercido el periodismo de manera ininterrumpida desde su graduación de la ...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
14.09.2014

La sangrienta historia

En los años 50, el legendario Daniel Santos cantaba: “yo no hablo de las mujeres ni con motivo, ni con razón, pero hay alguna que otra que se merece su pescozón. Yo sé de una que si un día la cojo fuera de la población, yo la mato o pide perdón”. Más o menos para la misma época, el dúo Quique y ...

7.09.2014

La campaña contra Puerto Rico

  El puertorriqueño es vago. Puerco. Ladrón. Mantenido. Le gusta que todo se lo den. No tiene iniciativa. Ni talento. Es bruto. Cómodo. Desordenado. No asume responsabilidades. Lo que le gusta es el vacilón. Odia a su compatriota. La isla se hunde. Se vacía. Se hace pedazos. Apesta.  ...

31.08.2014

La máquina de hacer dinero

Cuando Víctor Fajardo fue designado secretario de Educación en 1994, le brillaron intensamente los ojos, porque reconoció al instante el inmenso potencial que tiene la agencia más grande del Gobierno de Puerto Rico. Mas el potencial que él le vio desde el primer instante no era para levantar una...

24.08.2014

Los hombros de Liana Fiol Matta

El techo viene goteando hace muchos años. Gota a gota, dando en el suelo, sin que nadie en posición de hacer algo actuara. Ahora, que no es una gotera, sino un diluvio lo que nos cae de arriba, es que nos damos por enterados y fingimos que nos horrorizamos: la Rama Judicial está en crisis y nos rasg...

17.08.2014

Un problema de poca importancia

Hay ocasiones en la vida en que lo obvio, de tanto estar ahí, se hace transparente y resulta necesario repetirlo para que vuelva a existir. El periodismo, después de todo, es, según el veterano editor de periódicos británico Harold Evans, una batalla constante contra la amnesia colectiva. Va...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: