Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

La pícara Cara

Cara Mía

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 824 veces
30 de octubre de 2014

El desespero de los treinta y tantos

Apreciada Cara, te escribo por recomendación de mi compadre Moncho.  Mi novelón, en palabras de Moncho, es que estoy enamorado de una chica que hasta hace unos días era mi novia,  pero se le ha metido en la cabeza que tiene que casarse, y fíjate que escogió al hijo de doña Julie –o sea yo- para eso.

 A Millie la conocí en Marshall de Santurce. Ella trabaja cerca del templo, como le digo. Soy consumista, y a orgullo lo llevo. Estaba en la tienda comprando unos politos y me lo estoy midiendo por encima cuando siento que alguien me está mirando. Efectivamente, era esta brunette, 5’10”, de caderas anchas, que me cautivó ipso facto. Se me quedó mirando y sonrió. Le señalé el polo color fuscia, y movió la cabeza en un gesto de desaprobación. Le mostré el verde chatré y asintió.

 Esa actitud me encantó. Siguió con las amigas, pero la seguí y hablé con ella. Le pregunté si trabajaba cerca, me dijo que sí. Intercambiamos tarjetas y en la tarde ya estábamos intercambiando correos electrónicos.

 Millie es una mujer inteligente, alegre, le gusta bailar y es amante de la gastronomía. Pero hay algo que no me agradó desde el principio, y es que todas sus oraciones las empieza  con “una a los treinta y pico”, y las termina “mi reloj biológico está corriendo”. ¡Esta mujer de lo único que habla es de bodas y de hijos!

La primera vez que entré a su Facebook, ¡horror! Vestidos y vestidos de novia. Flores, decoraciones, bizcochos....

Otra cosa es que  aunque sonaba segura en algunas instancias, era muy insegura en otras. Me explico. Millie hacía todo lo que quería. Nada se quedaba en sueños. Cuando se proponía hacer algo lo lograba. Así fuera pintar el apartamento, cambiar losas de la cocina, tomar un curso de francés, de costura. Lo que fuera. Sin embargo, cuando se trataba de mí, era muy insegura. Siempre anda haciéndose estos cuentos mentales de que la dejaría por otra, de que no era lo suficientemente sexy o bonita. Cara si hay algo que me molesta de las mujeres es ese empeño de llamar la atención diciendo esas cosas. Quieren que uno esté todo el tiempo diciéndoles que están lindas, que se ven bien.

  Otra cosa, qué empeño el de algunas mujeres en estar criticando a las demás. Cada vez que nos pasaba una chica por el lado, empezaba la criticaera. Y honestamente, eso me cansa. Una vez salimos con la novia de Moncho y si la vieras, la más amiga de Lala. Ahora, no hizo nada más que llegar al apartamento y empezó a quemar a Lala, que a propósito es una mujer de lo más guapa. Y ese fue mi error. Cuando le dije que no me parecía que Lala fuera ordinaria, como expresó, se molestó y me dijo que me fuera para mi apartamento.

 Eso no me agradó, porque lo peor del mundo es una mujer celosa, insegura, que necesita que las estén llamando todo el tiempo. Cuando conocí a Millie tenía una vida social bastante activa y por decisión, bajé el perfil. Si bailaba lo hacía con ella. Al cine, con ella. A todos lados con ella. Pero hay momentos en que uno quiere estar con los amigos, pero ella no lo entendía. Si me iba a jugar baloncesto o a tomar unas cervezas con los compañeros de la oficina o con Moncho, formaba unos líos que ni te cuento.

Un día me formó un show al frente de los muchachos, me enojé y no la llamé por una semana.  Tras eso, hablamos, le dije como me sentía y al parecer entendió, dejó los líos, las peleas y todo marchaba a las mil maravillas, hasta un buen día que  me preguntó que cuál era la naturaleza de nuestra relación.

 Ay como odio esas preguntas capciosas. Nunca hay contestación adecuada si se es honesto. Le dije que me sentía muy bien con ella, que si quería que le dijera que era mi novia, pues que así sería.  Para que fue eso. Se le prendió lo malo. Y me dijo que ella no quería seguir perdiendo su tiempo conmigo. Que su reloj biológico estaba corriendo, que quería casarse, bla, bla, bla.

 Cara, te juro que me dieron ganas de salir corriendo. Esta mujer me estaba dando un ultimátum. A los diez meses de estar saliendo, pretendía formalizar la relación. Sabrás que ese día terminamos. Sé que en algún momento de mi vida me casaré, pues añoro una familia. Incluso, era Millie la mujer con la que pensaba formar un hogar, pero no ahora. No estoy preparado para eso.

Cara, dile a tus amiguis que se tomen las cosas con calma. Los tiempos han cambiado. El que un hombre no quiera casarse no significa que no quiere. A esa mujer aun la quiero, pero no me voy a casar. Samuel.

 Ay Samuel, qué puedo decirte. totalmente de acuerdo contigo. Ciao!

Escribe a caramia@elnuevodia.com

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Sábado 1 de noviembre de 2014
79ºF El Clima El Clima
Top

Cara Mía

Cara Mía es real. Es la vivencia de cientos de mujeres en y fuera de Puerto Rico. Igual da si tiene ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
30.10.2014

El desespero de los treinta y tantos

Apreciada Cara, te escribo por recomendación de mi compadre Moncho.  Mi novelón, en palabras de Moncho, es que estoy enamorado de una chica que hasta hace unos días era mi novia,  pero se le ha metido en la cabeza que tiene que casarse, y fíjate que escogió al hijo de doña Julie –o sea yo- para...

24.10.2014

Un mentiroso de grandes ligas

Es que no quiero hablar del tema, pero me obligan. Que no todo en las relaciones es engaño y desilusiones; que el amor existe; que sí, que la gente se puede enamorar de la noche a la mañana; que aun podemos confiar en las personas… bla, bla, bla. Eso quisiera pensar, sin embargo, no pasa una semana ...

25.09.2014

De amores con una "cincuentañera"

Es una diosa”. Con esta aseveración comienza Víctor su oda a Paula. Y la llamo oda porque su correo es toda una apología a la mujer que cuenta le ha robado el alma y el corazón. Quedé con la quijada en el piso cuando comencé a leer tan bello escrito. Este hombre se desvive en halagos. Asegura que ha...

24.08.2014

De olores, mascotas y menús

Ay Chapultepec, como llueven los lamentos. Cuando no es que andan en la búsqueda y no encuentran, entonces es que encuentran pero les decepcionan. Nadie es perfecto, no me canso de decirlo, pero no, insisten en la perfección y ahí es que la cosa se pone mala. A continuación extractos de “desam...

14.08.2014

Carlos, el hombre invisible

Cara Mía estoy seguro que pocos hombres  te escriben. Y lo entiendo no todos los días se andan ventilando los problemas. Además, si voy a hablar de mis asuntos personales prefiero soltarlos con los amigos, bebiendo vino o cerveza y con una pantalla enorme con un juego de fútbol de la liga es...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: