Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

La pícara Cara

Cara Mía

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 2180 veces
14 de agosto de 2014

Carlos, el hombre invisible

Cara Mía estoy seguro que pocos hombres  te escriben. Y lo entiendo no todos los días se andan ventilando los problemas. Además, si voy a hablar de mis asuntos personales prefiero soltarlos con los amigos, bebiendo vino o cerveza y con una pantalla enorme con un juego de fútbol de la liga española.

Soy un hombre divorciado hace más de una década. Vivo solo, bueno con Testo, un beagle que me dejó la pasada administración, quien después de cantarse la más pet lover, se fue y ni caso le hizo al perro que para aquellas fechas era un puppy hecho orejas, ojos  y hocico. Un !Snoopy! que me robó el alma, a pesar de que juré que no me quedaría con él. Pero en el trayecto al refugio, mi amigo Lalo me convenció y me hizo ver el grave error que estaba cometiendo. Claro, es que Lalo es un soltero de esos que a todo le saca ventaja.

“Loco ese diablito es precioso. Tú sabes la de chicas que se te van a pegar”, me dijo así con el sonsonete de muchacho de 20 años cuando el mandulete tiene 35. Así que no lo pensé dos veces y me llevé a la bola de pelos que desde entonces se ha convertido en mi amigo fiel… y Lalo.

La convivencia con mi canino ha sido un tanto difícil. No sé si conoces de temas perrunos, por tanto te cuento que el Testo es un perro de caza y, como tal se comporta. Así que tan pronto escucha un ruidito, comienza la fiesta. Además, es una raza de perro que requiere de largos paseos y para esa fecha con la depresión del divorcio, no había forma de darle la vuelta. Como el dueño, engordó par de libras.

Afortunadamente, una golondrina no hace verano, así que salí de las tinieblas, y el sol salió para todos. Desde entonces,comencé a disfrutar de mi soltería, y de qué manera! Precisamente, fue gracias a Testo que me he agenciado un centenar de jevas porque mira que el tipo es coqueto (perro de culebro no puede ser redondo). Y no había dama que  sucumbiera a los encantos de mi perro… y claro de mí. Juntos hacíamos la pareja ideal. Dondequiera que íbamos seguro salía con par de números de teléfonos.

 Así pasaron los años viviendo una soltería incorregible. “Sienta cabeza”, era el mantra de mi madre, incluso hasta el día que se alejó de este mundo. Pero aún así, nunca dejé las andadas. Me acostumbré a vivir solo y a no tener compromisos con nadie.

Creo que no te he dicho que soy un hombre “buen”, ya sabes, de buen ver –como dices-, con buen trabajo, buen cuerpo y buen futuro. Y con todos esos atributos, ¿quién sienta cabeza? ¿Para qué?

Eso es lo que las chicas no entienden. Ya me casé una vez. No tengo hijos (decidí que no quiero),  y la realidad es que me encanta eso de cero compromiso. El problema es que siempre (no falla), hay una que otra que pretende cambiarte. Se dan cuenta que a uno le gusta mucho y entonces se ponen difíciles. Rápido quieren echarle a uno el guante. De la noche a la mañana empiezan a dejar sus piezas íntimas en el apartamento, piden gavetas para guardar “sus cosas”, y hasta piden llaves, como si eso fuera un concurso de carros.  No hay cosa que “arisquee” más a un hombre que ese empeño de formalizar una relación. Cara díselo a tus amigas, que si él no lo pide, pues es porque no quiere. Sencillo.

Recuerdo que mi madre me decía que lo de bonito no me duraría toda la vida, que había que sentar cabeza para no estar solo para cuando llegara la edad. Nunca presté atención a eso. Total, que soy como el vino, más añejo, más sabroso. Pues sabes, Carita, que no es así.

Curiosamente, no hice nada más que cumplir los 40, y desapareció el encanto. No porque haya ganado peso, ni por las canas, porque me veo muy bien. La razón no la sé. Te confieso que me siento solo. De un tiempo para acá, entro a los sitios y nadie me mira. Es como si fuera transparente. Eso por más que hago ruido, hablo alto, me pongo gracioso, pago tragos… aún así ni caso.

He llegado a pensar que me movieron el pote, que me echaron un fufú, que sé yo... pero algo me pasa. La realidad es que he perdido mi “sex appeal”. Así me siento. Dime Cara, qué será?

Carlos, al que nadie mira

Ay Carlitos puede que sufras del síndrome del hombre invisible. ¿Y eso qué es? Pues dicen algunos por ahí que el hombre después de los 39 pierde el encanto. Se supone que a esa edad el pelo se  cae, las canas cubren la cabeza, si no has tenido buena salud oral, te dicen adiós algunas piezas,  y todo eso provoca que no los miren. Yo no creo eso, porque al igual que tú entiendo que el tiempo adereza, adoba, y al igual que el vino se torna, rico, con cuerpo y sabor.

Me atrevo asegurar que a ti el Universo te ha pasado factura. Que ese centenar de chicas con las que has salido y a las que debes haberle roto el corazón se han ocupado de desprestigiarte y correr la voz de que eres un devorador de mujeres, cuyo “future” no es otro que estar “alone”!!!!  Sorry!

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Sábado 23 de agosto de 2014
79ºF El Clima El Clima
Top

Cara Mía

Cara Mía es real. Es la vivencia de cientos de mujeres en y fuera de Puerto Rico. Igual da si tiene ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
14.08.2014

Carlos, el hombre invisible

Cara Mía estoy seguro que pocos hombres  te escriben. Y lo entiendo no todos los días se andan ventilando los problemas. Además, si voy a hablar de mis asuntos personales prefiero soltarlos con los amigos, bebiendo vino o cerveza y con una pantalla enorme con un juego de fútbol de la liga es...

6.08.2014

¿Y mi “handyman” cuándo llegará?

Apreciada Cara, espero estés bien y que el Universo te colme de bendiciones y de vanes de estámina para lidiar con la vida y con la sarta de “haters y trolls” que viven destilando odio y veneno por las redes, sembrando discordia y pregonando el mal amor.  Me encantan tus relatos, esos lí...

31.07.2014

Cómo perder a una chica en siete días

Es así, perder a la chica en siete días por “needy”, por desesperado, baboso, inseguro, insoportable, infantil… Todo eso que dicen que somos las mujeres cuando nos gusta un hombre. Error, porque la imprudencia e insensatez no son propias de un género en particular. Que hasta las gallinas y las c...

10.07.2014

"No, él no va a dejarla"

Una de mis películas favoritas es “When Harry met Sally”, deliciosa comedia romántica protagonizada por Meg Ryan (Sally) y Billy Cristal (Harry), para finales de los 80, cuando ambos no habían experimentado con las cirugías y el botox. Esta peculiar historia romántica  es conocida por una...

2.07.2014

Shh... de eso no se habla

Toda familia guarda un secreto, y la mía no es la excepción. Por años el dramón que robó la paz de mi tía solo compara con el guion de una novela mexicana, de aquellas que protagonizaba Lucía Méndez en la que los hijos no eran de sus madres, y la pobre tras ser humillada en todos los capítulos de...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: