Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Viviendo Libia

Daritza Rodríguez Arroyo

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 3556 veces
9 de noviembre de 2014

Cinco maneras de evitar la pobreza al enviudar

Si hay un infortunio que en las familias árabes se vive con intenso ardor, es la pérdida de un embarazo. Sobre todo si se trata de una pareja de recién casados o una que aún no logra engendrar un varón. Pues aunque las hijas se aman y se agradecen a Dios, el tener un hijo en esta sociedad se anhela más que cualquier otra cosa.

Tener un hijo varón marca la diferencia. Además de dar continuidad al apellido, asegurar el bienestar social y económico de la familia cuando los padres están ancianos, los hijos varones, establecen el nivel social de la madre y las hermanas en caso de faltar el padre. Así lo establece la sociedad y lo promueven las mismas mujeres a través de la crianza.

En la cultura árabe ser una mujer sola o formar parte de una familia compuesta sólo por mujeres, se toma como la situación social más vulnerable y desventajosa de todas. Así que enviudar es la madre de todas las desgracias posibles.

Si mientras vivió, el esposo no dejó bienes suficientes como para que después de la repartición de la herencia, las mujeres de su casa quedasen en buena situación económica, probablemente éstas pasaran a vivir en la indigencia.

Conscientes de ello la gran mayoría de las mujeres se las ingenian para, sin ir en contra de las normas sociales, lograr asegurar su bienestar en caso de quedar sin “representación” masculina. Entre conversaciones he podido identificar al menos cinco maneras de evitar la pobreza en caso de enviudar.

-El “maher” o dote. En la cultura árabe como parte de las tradiciones nupciales, el novio entrega a la novia –no a la familia de ésta- una cantidad de dinero y joyas en muestra de su capacidad económica para poder contraer matrimonio y formar una familia. No ha de extrañar que la novia aguzada previendo la posibilidad de desgracias, fije un “maher” oneroso; en caso de enviudar, queda con dinero que sólo le corresponde a ella.

-Tener hijos varones. Si una mujer enviuda y no tiene hijos varones deberá compartir la herencia con la familia del difunto, pero si cuenta con ellos, los varones heredan y comparten la herencia con la madre y sus hermanas; en este caso a la familia del difunto no le corresponde nada.

-Las joyas de oro. Se comenta que buen marido es aquel que llena a su mujer de oro. Durante el matrimonio la mujer se asegura de tener oro suficiente como para asegurar su futuro en caso de que el esposo muera o la abandone.

-El trabajo remunerado. Actualmente existen parejas jóvenes, donde ambos son profesionales y trabajan fuera de casa. Si el sueldo del hombre es suficiente para sostener el hogar, el de la mujer queda destinado exclusivamente a satisfacer sus necesidades personales. Las más sabias lo ahorran en el banco o lo invierten en oro; de quedar viudas el aspecto financiero no deberá preocuparles al extremo. 

-Volver a casarse. La mujer que recién ha enviudado deberá guardar un luto en clausura de cuarenta días. De estar embarazada al momento de enviudar y dar a luz un hijo varón, sus derechos sobre la herencia del difunto serán absolutos. De no ser el caso, tras los cuarenta días sabiéndose que no está embarazada, podrá contraer matrimonio nuevamente.

Social y religiosamente es aceptado, que entre los posibles pretendientes se encuentre algún hermano del difunto, así quedaría legalmente protegida por la misma familia. También podría comprometerse con algún primo suyo, pues los matrimonios entre primos hermanos están permitidos.

A pesar de respetar las normas sociales de este país, si hay algo que valoro de cómo vivimos en nuestro “no menos imperfecto” occidente, es que el motivo principal que mueve la mayoría de los matrimonios y nacimientos que celebramos es el amor; sabemos que todo lo demás nos llega por añadidura. 

  • 2Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Jueves 18 de diciembre de 2014
77ºF El Clima El Clima
Top

Daritza Rodríguez Arroyo

Daritza Rodríguez-Arroyo es natural del pueblo de Vega Alta. Tras 20 años trabajando en la industri...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
9.11.2014

Cinco maneras de evitar la pobreza al enviudar

Si hay un infortunio que en las familias árabes se vive con intenso ardor, es la pérdida de un embarazo. Sobre todo si se trata de una pareja de recién casados o una que aún no logra engendrar un varón. Pues aunque las hijas se aman y se agradecen a Dios, el tener un hijo en esta sociedad se anh...

5.11.2014

A puertas cerradas

Ya van veinte días que la población de Bengasi vive atrincherada en sus casas; para quienes no lo sepan estamos en plena guerra civil y en Bengasi se comenta que ni siquiera durante la revolución se vivió un combate tan fuerte. Por ahora hombres y mujeres permanecemos encerrados, y a exce...

22.10.2014

El casado casa quiere

Hace exactamente cincuenta días que decidimos emanciparnos del protectorado familiar. Hemos dejado la casa grande donde convivíamos con la familia de mi esposo en el barrio rural de Al-Kwayfiya, por un pequeño pero acogedor apartamento en el barrio Al-Salmani en plena ciudad. En esta socied...

1.10.2014

Eid al Adha

Ha llegado el mes de “duhl-hijjah”, el duodécimo  en el calendario lunar islámico y con él, una de las grandes celebraciones musulmanas aquí en Libia y en el resto de las comunidades islámicas alrededor del mundo (cifra estimada entre mil y mil seiscientos millones de musulmanes, de los cua...

12.09.2014

Sahtein!

“Donde come uno, comen dos y comen tres” -Refrán popular Aunque la etiqueta de “mesa” árabe varía entre países, niveles sociales y tradiciones culturales y religiosas, hoy voy a tratar específicamente la que he conocido aquí en Libia entre libios y palestinos de religión musulmana. A la h...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: