Top de la pagina

Blogs

Noticias

Nada personal

Nilsa Pietri Castellón

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 3010 veces
26 de agosto de 2014

Manos limpias

Hace exactamente un año, cuando conocimos el caso del ahora exjuez superior Reinaldo Santiago Concepción, desaforado por el Tribunal Supremo por imputaciones de violencia machista contra su esposa y de uso de drogas, planteamos en dos columnas consecutivas la necesidad de resolver de una buena vez el problema de la selección de jueces idóneos.

Ahora, un año después, nos explotan en la cara una serie de casos de jueces de varios tribunales que están bajo investigación de los federales o, cuando menos, de la Oficina de Administración de los Tribunales.

El más dramático es el de la jueza superior Susana Serrano Mondesí, que absolvió a un hombre de la acusación de haber violado a una menor de 12 años porque la niña no era virgen. Por supuesto que el Tribunal de Apelaciones, específicamente un panel integrado por tres juezas, la revocó en una opinión en la que no escatimó en su indignación ante el proceder de Serrano Mondesí.

La OAT, que no había movido un lápiz cuando se produjo la absolución del acusado en el Tribunal de Primera Instancia de Caguas, reaccionó entonces anunciando que evaluaría la conducta de la jueza y, si encontraba evidencia de actuación indebida, la enviaría a tomar cursos en la Academia de la Judicatura. Eso fue en abril y, a estas alturas, la "evaluación" no ha sido completada o, si lo fue, se mantiene en secreto como se estila en estos casos.

Una palmadita en la mano y un "eso no se hace" hubieran sido un castigo más severo para una jueza que, sin duda, ameritaba ser sometida a un procedimiento expedito de destitución. Tal vez lo hagan ahora, cuando la presión mediática los obliga al revelarse varios casos de conducta cuestionable de parte de jueces.

Es verdad que, como dice el refrán, una golondrina no hace verano, pero también es cierto que lo que estamos enfrentando ya es toda una bandada de golondrinas muy veraniegas.

Les decía que en dos columnas que publiqué en este blog en agosto de 2013, "La soga de la justicia" y "Jueces", planteaba que hay que ponerle fin a la politiquería que permea el nombramiento de jueces en este País.

Escribí en la primera: "Mientras las nominaciones judiciales estén en manos del gobernante, por más que se diga que ejerce un poder conferido por la Constitución, el sistema de justicia seguirá a merced del capricho de los cofrades, de los amigos de turno, de los políticos de carrera que nunca pierden aunque el pueblo los haya rechazado en las urnas".

Abogaba en ambas columnas por la creación de la carrera judicial, que no quiere decir hacer carrera en la judicatura.

Lo que requiere una verdadera carrera judicial es que quienes interesen aspirar a la judicatura en el futuro, reciban en la academia una sólida preparación especializada, más allá de la que recibieron para obtener el título de abogado. Una preparación que no pueda ser reemplazada por el título, ni por la buena nota en la reválida, ni por las maestrías y los doctorados, ni por la experiencia en la práctica del Derecho. Y que el gobernante, manteniendo su poder constitucional de nominación, designe solamente a candidatos que hayan hecho la carrera judicial.

Eso no garantizará que quienes, habiendo cumplido con los requisitos de la carrera judicial, estén exentos de incurrir en conducta impropia, de faltar a la ética ni de cometer actos de corrupción como los que se imputan a algunos jueces en estos días. Pero reducirá enormemente las probabilidades de que los jueces tengan que enfrentarse al descrédito profesional y hasta personal, además de que terminará con la selección irresponsable de candidatos. 

Señalaba entonces, y repito ahora, que el poder nominador del Ejecutivo ha sido abusado en numerosas ocasiones por más de un gobernador, haciendo nombramientos judiciales por amiguismo, porque existe alguna relación con el designado, o simplemente por complacer a un amigo o a un colaborador político que recomiendan a tal o cual candidato. Y que el Senado, en el ejercicio de su poder de consejo y consentimiento, ha aconsejado poco y sido muy consentidor en ocasiones.

Hay que atender con manos limpias el asunto de la nominación de jueces, de todos los jueces, para impedir la entrada al sistema de quienes no merecen ser llamados honorables.

  • 2Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Domingo 21 de septiembre de 2014
83ºF El Clima El Clima
Top

Nilsa Pietri Castellón

Nilsa Pietri Castellón es una periodista con vasta experiencia en la cobertura y edición de noticia...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
26.08.2014

Manos limpias

Hace exactamente un año, cuando conocimos el caso del ahora exjuez superior Reinaldo Santiago Concepción, desaforado por el Tribunal Supremo por imputaciones de violencia machista contra su esposa y de uso de drogas, planteamos en dos columnas consecutivas la necesidad de resolver de una buena v...

12.08.2014

Botarates

La defensa a ultranza que hace Carlos Romero Barceló de su derecho adquirido a tener un grupo de policías --pagados con fondos públicos-- para servirle como escoltas día y noche, todos los días del año, debería ser prueba suficiente para la derogación inmediata de ese privilegio. A confesión ...

11.07.2014

El negocio de la salud

La salud es un derecho humano que, además, está protegido por nuestra Constitución, por lo que no debería ser siquiera tema de debate que los gobiernos tienen la obligación de proporcionar a sus ciudadanos garantías suficientes de que recibirán la atención médica que necesitan. ¿Porqué entonc...

14.05.2014

Que se haga la luz, Parte 2

Comentaba en una columna anterior de este blog que el problema con las propuestas que se debatían en torno a la manera más adecuada de repotenciar la Autoridad de Energía Eléctrica como una empresa al servicio de sus abonados, y no al revés, es que resultaban difíciles de entender. Lo que sí...

6.04.2014

Que se haga la luz

La factura de la luz es tal vez nuestra mayor preocupación ciudadana, pues incluso para los afortunados que tienen empleo resulta impagable, casi como la deuda pública. Todos sabemos que el dichoso ajuste por combustible es responsable del alza desmesurada en la factura que nos envía mensualm...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: