Top de la pagina

Blogs

Noticias

Historias Majaderas

Pedro Reina Pérez

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 13445 veces
29 de julio de 2014

Patrimonio ¿Privatizado?

Reproduzco con autorización un escrito del Puerto Rico Historic Buildings Drawings Society publicado en su página de Facebook en el que examina desarrollos recientes en la gestión de parte del patrimonio edificado del viejo San Juan, que merece la mayor difusión en aras de animar un diálogo público vigoroso:

"INTERROGANTES SOBRE ESTRUCTURAS HISTÓRICAS EN EL SECTOR NOROESTE DEL VIEJO SAN JUAN. 

Parte 1

Incertidumbre

Queremos traer a la atención pública nuestra preocupación por al estatus actual y destino de varias estructuras históricas ubicadas en el área Noroeste de la Zona Histórica de San Juan (la Iglesia San José, el Antiguo Museo Pablo Casals, la Casa de los Contrafuertes, y el antiguo Cuartel de Infantería de Ballajá) alrededor de las cuales flota una nébula de interrogantes e incertidumbre. Dicho sector tiene una gran densidad de estructuras de singular importancia histórica y arquitectónica para nuestro país, por lo que requiere una gestión planificada que garantice la preservación de la zona y su patrimonio para todos los puertorriqueños.

Iglesia San José 

La Iglesia San José, construida entre el 1532 y el 1735 por la Orden de los Dominicos como parte de su monasterio Santo Tomás de Aquino, es la segunda Iglesia más antigua del hemisferio y uno de los pocos ejemplos existentes en del estilo arquitectónico gótico en América. Propiedad de la Arquidiócesis de San Juan, la Iglesia San José es sin duda una de las estructuras de mayor valor histórico-cultural de nuestro patrimonio edificado. Por sus pasillos han desfilado figuras históricas de la talla de Fray Bartolomé de las Casas y Fray Antón de Montesinos, defensores de los indígenas; y en su subsuelo han descansado los restos miles de personas, desde gobernadores españoles y descendientes de la familia de Juan Ponce de León, hasta el insigne pintor puertorriqueño José Campeche. En 1858, la orden jesuita se hizo cargo del templo y renombro la Iglesia San José. La Iglesia fue bombardeada por el ejército estadounidense durante la Guerra Hispanoamericana en 1898. En 1909 la iglesia conventual se convirtió en una parroquia, y a partir del 1969 pasó a funcionar como capilla de la Catedral Metropolitana y Basílica Menor San Juan Bautista

Proyecto de Conservación

Con el paso del tiempo, la estructura de casi 500 años ha sufrido severo deterioro y daños estructurales que ocasionaron su cierre parcial en el 2001. Para el 2002 la Arquidiócesis de San Juan creó un comité interinstitucional para la conservación de la Iglesia San José, integrado por miembros de la Curia, representantes del Municipio de San Juan y del Instituto de Cultura Puertorriqueña, y profesionales voluntarios, entre otros. Por varios años este comité tuvo a su cargo la gestión del Proyecto de conservación de la histórica estructura. En el 2004, la Iglesia San José fue incluida en el “World Monuments Watch”, lo que ayudó los esfuerzos de conservación con el apoyo financiero de la American Express. Se llevaron a cabo actividades tales como galas y conciertos con el fin de recaudar fondos para el Proyecto. También la Legislatura asignó fondos para la restauración y mantenimiento de la Iglesia durante el periodo 2004-2008. La Arquidiócesis contrató a la firma Pantell, del Cueto y Asociados, quien con la colaboración de varias instituciones universitarias, el ICP y el National Park Service, entre otros, elaboró un Plan Maestro para la estabilización y restauración del edificio y sus murales, que fue premiado por la American Institute of Architects en 2007. No obstante los trabajos en proceso, hasta el 2009 la Iglesia se continuó utilizando para el culto religioso y permaneció abierta al público ciertos días a la semana.

Traspaso del Proyecto de Conservación al Patronato de Monumentos

A partir del 2009 la Arquidiócesis de San Juan transfirió la administración del Proyecto de Conservación de San José al Patronato de Monumentos de San Juan, Inc., entidad privada sin fines de lucro creada en el 2009, con el fin de “recaudar fondos y recursos para financiar la restauración y mantenimiento de la Iglesia San José en Viejo San Juan”. En ese momento el Comité interinstitucional creado en 2002 por de la Arquidiócesis, dejó de tener a su cargo la gestión del proyecto, y paso a ser un Comité de enlace entre el Patronato y la Arquidiócesis. Se re-constituyó como un “Comité Técnico” que se convoca unas 2 veces al año para recibir información del Proyecto a través de su administradora.

Alegadamente el traspaso del proyecto se hizo con el objetivo de impulsar la recaudación de fondos y acelerar los trabajos de estabilización de la estructura. Sin embargo, tras (5) años de administración del proyecto por el patronato los trabajos. 

NOTA: Ha habido un adelanto en la capilla del Rosario que era una fase proyectada e iniciada desde el tiempo de la arquitecta Beatríz del Cueto, y continuada por la arquitecta Diana Luna, previo a que se transfiriera el proyecto al patronato, porque había fondos contando las recaudaciones de las galas. La fase de la Capilla de Belén, simplemente fue siguiendo las directrices trasadas por la arquitecta Diana Luna y con un proyecto del arquitecto Jorge Rigau Pérez, desde el punto de vista arquitectónico pero no de conservación. Debido a la aparente precariedad de su estado estructural, en el 2013 el Fondo Nacional para la Conservación Histórica agregó a la Iglesia San José a la lista de 11 Sitios Históricos de Estados Unidos con Mayor Peligro de Desaparecer. Aunque desde el 2007 se elaboró un Plan Maestro para la restauración de la estructura, no hemos encontrado información alguna que detalle las etapas contempladas, las fechas proyectadas para su culminación, el presupuesto de fondos necesarios para completar los trabajos, o si el Plan Maestro ha sufrido cambios.

Desde que el Patronato se hizo cargo del Proyecto, la Iglesia San José se cerró totalmente al público, y su acceso ha sido controlado por el Patronato. Se ha negado acceso inclusive a investigadores y entidades sin fines de lucro dedicadas a la documentación del patrimonio construido. La arquitecta Beatríz Del Cueto fue sucedida en la dirección de los trabajos por la arquitecta Diana Luna, y hace aproximadamente un año, nuevamente se cambió la dirección del proyecto, encargándose el mismo al arquitecto Jorge Rigau Pérez. No hemos hallado información que explique las razones para estos cambios en la dirección del Proyecto de Conservación.

¿Qué es el Patronato de Monumentos de San Juan?

Es muy poca la data que hay publicada sobre el Patronato, ya que por ser una entidad privada, ésta no tiene obligación de rendir cuentas públicas sobre sus actividades y finanzas. Según los Informes anuales radicados por la entidad ante el Departamento de Estado, la Junta de Directores del Patronato ha sido integrada por influyentes ciudadanos privados vinculados a las altas esferas económicas del país. Entre ellos el Sr. Ricardo F. González Lucia, (empresas González Padín Co.), quien la ha presidido desde sus inicios; Vicepresidente, Monseñor Carlos Quintana Puente, (Párroco de la Parroquia y Director de la Academia del Perpetuo Socorro, ex Director Ejecutivo de Recaudaciones para la Iglesia Católica en la Conferencia de Obispos de E.E.U.U.); Tesorero, CPA Gilberto del Valle, (Ex–Presidente Colegio de CPA’s de Puerto Rico y asesor del Gobernador García Padilla); Diego Suarez Matienzo (CEO de V. Suárez & Co.), y el Lcdo. Rogelio Muñoz, entre otros. También se han relacionado al Patronato la Sra. Helen Morrow, propietaria de la Joyería Reinhold y el Ing. José “Pepe” Izquierdo, ex Secretario de Estado y del Departamento de Transportación y Obras Públicas bajo la administración de Sila Calderón, y actual Presidente de la Cámara de Comercio. 

La Lcda. María Elena González Calderón (ex Primera Dama e hija de la ex Gobernadora Sila María Calderón) es la Administradora del Proyecto. Se ha comentado que alegadamente González Calderón aparece como empleada de la Arquidiócesis de San Juan, pero su salario es pagado por el Patronato.

En 2009 se aprobó legislación para potenciar la capacidad del Patronato para levantar fondos. La Ley 195 del 2009 enmendó el “Código de Rentas Internas de Puerto Rico”, para eximir de impuestos los intereses sobre obligaciones emitidas por el Patronato con el fin de recaudar fondos para la restauración y mantenimiento de la Iglesia San José y de otros inmuebles históricos. A tenor con dicha Ley el Patronato tiene facultad para emitir bonos exentos de impuestos hasta por $100 millones de dólares. En su último Informe Financiero radicado ante el Departamento de Estado el Patronato informo tener activos ascendientes a casi $1.5 Millones.

Según carta de mayo del 2013 dirigida al “Federal Deposit Insurance Commission” (FDIC) por la Asociación de Bancos de Puerto Rico (en que se indica que sus miembros han realizado transacciones estructuradas con el Patronato), el Patronato tiene como fin último emitir bonos por hasta $100 millones, para “el desarrollo económico y revitalización de la zona norte de la Isleta de San Juan, Barrio Ballajá y barriada la Perla”. Ello es una suma mucho mayor que la cantidad de $15 Millones que se ha mencionado como necesaria para restaurar San José.

Se comenta que el Patronato está dando pasos concretos para a asumir la administración de otras estructuras de la Zona Norte del Casco Histórico del VSJ. Cabe preguntarse ¿Cuál es la agenda de ésta entidad privada, al margen de la fiscalización y obligaciones de transparencia de una entidad gubernamental, y de cuya gestión apenas nada se conoce? 

¿Patronato Fija la Mirilla en Otras Propiedades Históricas del VSJ?

Museo Pablo Casals y Casa de los Contrafuertes. Se comenta que en los pasados meses el Patronato de Monumentos ha estado haciendo gestiones para hacerse cargo de la administración de otras propiedades históricas aledañas a la Plaza San José, específicamente, del edificio que albergaba el Museo Pablo Casals, y la Casa de los Contrafuertes, una de las residencias más antiguas del Viejo San Juan construida en el Siglo 17, ambas propiedades públicas bajo administración del ICP. Alegadamente el Patronato ha solicitado a la Arquidiócesis de San Juan que le entregue copia del Inventario de Obras de Arte pertenecientes a la Iglesia, con el fin de establecer un Museo administrado por el Patronato en las propiedades contiguas a la Plaza San José. La Colección de Obras de Arte de la Iglesia Católica en Puerto Rico, que incluye mobiliario, pinturas, esculturas y libros antiguos, es una colección única en la Isla, cuyo valor para los puertorriqueños como bien cultural es incalculable.

Se menciona que el Patronato está considerando al diseñador gráfico Alberto Rigau (hijo del arquitecto Jorge Rigau Pérez para el diseño de exhibiciones, gráfica y “branding” del propuesto Museo.

Cabe preguntarse ¿si no ha habido fondos y/o recursos suficientes para terminar la restauración de la Iglesia San José, que es su misión principal, como es que se pretende asumir otros proyectos, como lo sería un Museo para exponer la colección de arte arquidiocesana?

Es bien conocido que el establecimiento de un museo en Puerto Rico es un asunto cuesta arriba, sobre todo por el alto costo de la infraestructura y la administración, que en muchos casos depende de fondos gubernamentales. Cada año los museos más visitados como el Museo de Arte de Ponce y el Museo de Arte de Puerto Rico lidian con la incertidumbre de conseguir cubrir los onerosos costos que conlleva su sostenimiento. Un botón de muestra del estado de este asunto son los recortes al presupuesto de los programas del ICP y las instituciones museísticas establecidas en el país que estan viviendo en una franca penuria. Un museo es un asunto que debe tomarse con seriedad. 

Cuartel de Infantería de Ballajá. Por otra parte, hace unas semanas se difundió la noticia de la posible aprobación del Proyecto Sustitutivo de la Cámara P. de la C. 1924, que persigue la eliminación de la Oficina de Conservación Histórica, OECH, también conocida como o SHiPO. Dicha Ley pretende también entregar al ICP varias instalaciones de valor histórico arquitectónico del Barrió Ballajá cuyo administración y desarrollo estuvieron a cargo de la OECH por los últimos 14 años, entre ellas la Plaza del Quinto Centenario, el Antiguo Hospital de la Concepción, y el Cuartel de Ballajá.

Es preocupante el futuro de la zona de Ballajá a manos del ICP, cuyo desempeño en la administración de docenas de otras estructuras históricas bajo su jurisdicción ha sido notoriamente desastrosa (Ej. Fortín de San Gerónimo, Ruinas de Bajamar, entre otras). Por su ubicación, amplias dimensiones y condiciones sustentables, el Cuartel de Ballajá es hoy por hoy una de las propiedades más valiosas del VSJ, no solo desde el punto de vista cultural sino también económico. En los últimos años, el antiguo Cuartel de Infantería de Ballajá fue objeto de una extensa restauración hecha con fondos públicos que incluyó la instalación de un techo verde que lo hace prácticamente autosuficiente en términos energéticos. Además posee un inmenso aljibe subterráneo con capacidad para suplir todo el edificio, y cuenta con un estacionamiento soterrado accesible en la Plaza del Quinto Centenario. Estos factores constituyen un atractivo para cualquier inversor ya que el edificio está preparado para ser convertido a otros usos, y conllevaría una inversión mínima comparada con otras estructuras.

El traspaso del Cuartel de Ballajá al ICP podría facilitar la privatización del mismo, ya que el ICP cuenta con menos recursos para su administración. ¿Podría el Patronato estar impulsando la aprobación del P. de la C. 1924? Obtener la administración de Ballajá para convertirlo en Hotel o explotarlo para otros usos sería cónsono con los planes que aparenta tener dicha entidad para el desarrollo de la Zona Norte del Viejo San Juan. Aunque entendemos que el Cuartel de Ballajá está preparado para ampliar su gama de usos, hay que asegurarse de que sean cónsonos y compatibles con la estructura y no se abuse de esta. Salvaguardar la integridad y protección de la zona histórica, que por su antigüedad ya es vulnerable, debe ser siempre la prioridad.

Interrogantes.

En lo que respecta al desarrollo de la Zona Norte de la Isleta de San Juan, hay que estar en alerta de cuáles son los planes, si alguno, del gobierno y de las instituciones concernidas. Nos cuestionamos lo que pudiera ser una agenda del Patronato para hacerse con el control de importantes estructuras históricas de la zona norte del Casco Histórico de San Juan con fines que pudieran incluir su desarrollo comercial privado. Independientemente de que sus acciones estén dentro del marco de la legalidad y de sus fines corporativos, lo cierto es que el Patronato está al margen de la fiscalización pública, contrario al ICP u otra agencia gubernamental.

El fin de esta entidad benéfica es alegadamente recaudar fondos para la restauración de la Iglesia San José. No obstante, su gestión no se ha limitado a la recaudación de fondos, sino que ha asumido la administración del Proyecto de Conservación. Por lo general las fundaciones de este tipo se dedican al “fundraising” y no se encargan de la administración de los proyectos que apoyan, para evitar el posible conflicto de intereses que presenta el que la misma entidad sea la que simultáneamente recauda y utiliza los fondos. Por otra parte, tal como surge de su nombre corporativo “Patronato de Monumentos de San Juan”, al parecer el Patronato, sin que haya logrado adelantar mucho en lo que respecta a su misión fundamental de restaurar la iglesia San José, está buscando ampliar su radio de acción a otras estructuras históricas del Casco Antiguo. Ello es preocupante en la medida en que se haga tras bastidores y sin que el pueblo tenga acceso a la información y pueda haber discusión abierta y escrutinio de los planes y acciones que afectan nuestro patrimonio construido.

Si bien la Iglesia Católica es una entidad privada y separada del Estado, su posición respecto de los bienes culturales que posee no es la de cualquier individuo o compañía privada; desde el punto de vista moral y social la Iglesia Católica tiene una responsabilidad ante el pueblo. Las estructuras de valor histórico en cuestión, aunque sean propiedad de la Arquidiócesis de San Juan, no son cualquier finca privada; forman parte del patrimonio colectivo histórico-cultural de todos los puertorriqueños. Por tanto, la gestión de este patrimonio debe estar permeada de la mayor transparencia y “accountability”. La Arquidiócesis de San Juan como dueño de estructuras históricas y el Patronato como encargado del Proyecto de Conservación de la Iglesia San José tienen una obligación moral de hacer públicos los planes que hay para dichas estructuras.

Finalmente, aunque distinta, esta situación nos trae a la mente el caso del Oso Blanco. El Oso Blanco, estructura de valor histórico arquitectónico propiedad del Gobierno, fue traspasado a una entidad sin fines de lucro “privada”, el Fideicomiso para la Ciencia y Tecnología. El que la estructura estuviera bajo esta entidad “privada” permitió que se tomaran decisiones secretas que desembocaron en la destrucción del Oso Blanco sin que se diera información a la luz pública hasta ya era demasiado tarde.

Seria trágico que se repitiera un Oso Blanco en la joya de nuestro patrimonio edificado, nuestra Ciudad Eterna del Caribe. Alertas y oído en tierra."

  • 3Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Viernes 31 de octubre de 2014
85ºF El Clima El Clima
Top

Pedro Reina Pérez

Para no olvidar, me hice escritor y periodista. Escribo para para conversar con los que hacen fila c...

  • Sígueme en:
  • Síguenos en Twitter
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
29.07.2014

Patrimonio ¿Privatizado?

Reproduzco con autorización un escrito del Puerto Rico Historic Buildings Drawings Society publicado en su página de Facebook en el que examina desarrollos recientes en la gestión de parte del patrimonio edificado del viejo San Juan, que merece la mayor difusión en aras de animar un diálogo público ...

21.03.2014

En torno a la impotencia

Un debate importante se celebró recientemente en la Universidad de Harvard en torno a los casos insulares, ese conjunto de decisiones de la Corte Suprema de Estados Unidos entre 1901 y 1905, que legitimó el control político de Estados Unidos sobre sus nuevos territorios, e instaló la desigualdad en ...

19.07.2013

Legisbasura

Ahora que sabemos que los $73,000 del salario básico de los legisladores no dan para vivir, según Eduardo Ferrer, y que el reembolso de $900 mensuales que propuso el presidente de la Cámara Jaime Perelló fue rechazado a son de plena, es oportuno pararse a pensar en qué se ha convertido la legislatur...

12.07.2013

Quo Vadis?

Mentir ha sido desde siempre una de las tareas más indignas de gobernar. Fingir, disimular y hasta encubrir le acompañan de manera ancilar como requisito a todo el que ejerza el oficio, por mucho que quiera uno ceñirse a la comodidad de la utopía. Ahora bien, hay mentiras y hay mentiras como bien ha...

17.06.2013

De una isla a otra

-Con el Orfeón San Juan Bautista en Montreal, Canadá Desde lo más alto de la ciudad en el Monte Real ofreció el pasado jueves 14  el Orfeón San Juan Bautista el primero de dos conciertos en esta vetusta ciudad de la Canadá francófona, en la última semana de la primavera. En este hermoso emplaza...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: