Top de la pagina

Blogs

Entretenimiento

La nota discordante

Ragui Vega Curry

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 1482 veces
15 de octubre de 2014

El regreso del saxofonista perdido

Déjenme empezar por matizar mi título, casi desmentirlo. Mark Turner nunca se fue del todo, así que no tenía, estrictamente, que regresar. Y tampoco estaba “perdido”. Solo estaba, digamos, que fuera de los focos centrales de la atención pública. No grababa un disco bajo su propio nombre desde hace 13 años, cuando sacó “Dharma Days”, prefiriendo grabar con colectivos como Fly o el Billy Hart Quartet, y hasta hace poco, ni siquiera tenía una página web.

Cosas que parecen increíbles para quien es, hoy por hoy, uno de los saxofonistas más influyentes del mundo y, lo que es más significativo aun, creador de un estilo propio en su instrumento, una hazaña que pocos músicos realmente logran. Pero el hombre es humilde, por lo visto, y se ajusta con incomodidad al traje de héroe. En una entrevista reciente en Down Beat, terminaba diciendo, “Ya he podido tocar en el Village Vanguard (el mítico club neoyorquino). ¿A qué más puedo aspirar?”. Puede aspirar, le contestaría yo, a llegar a ser uno de los grandes músicos de la historia del jazz. Probablemente ya lo es. O está en camino de serlo.

El caso es que 2014 ha probado ser un año feliz para Turner y para los seguidores de su peculiar idiosincrasia: con el estreno de “Lathe of Heaven”, para el sello ECM, rompió la larga sequía de álbumes bajo su liderato y además, figura como participante en otras siete grabaciones de alto nivel musical, cosa que no me parece que hubiese sucedido nunca antes. No recuerdo a ningún otro músico de su calibre que haya formado parte de ocho grabaciones importantes en un solo año. Escucharlas en forma más o menos consecutiva brinda una formidable oportunidad para conocer mejor a este extraordinario músico, oyendo cómo se adapta a contextos y enfoques diferentes, según lo exija el líder de turno, con ajustes sutiles en su estilo.

Empecemos por el que tal vez sea el CD más convencional del grupo, “Gone but not Forgotten”, liderado por el baterista Johnathan Blake. Aquí Turner funciona como socio de un poderoso “frontline” junto a otro gran saxofonista, Chris Potter. El contraste no podría ser mayor: Potter robusto y apasionado; Turner con su estilo más austero, con su punto de misterio e intelectualidad. El vigoroso “drumming” de Blake y el bajo de Ben Street –quien completa el cuarteto- impulsan este álbum lleno de fuerza expresiva y swing sin rebuscamientos.

“A Touch of Radiance”, encabezado por la pianista de origen ruso Yelena Eckemoff, pudo ser una maravilla pero se quedó corto. Cuenta con un quinteto estelar, que completan Joe Locke en el vibráfono, George Mraz en el bajo y Billy Hart en la batería. Turner domina los tiempos dedicados a improvisaciones, lo que resulta agradable. Pero el álbum no termina de definirse: algunas piezas suenan como un Modern Jazz Quartet con saxofón y otras son bastante convencionales. Lo cual no impide que merezca ser atendido.

“Joy in Spite of Everything”, comandado por Stefano Bollani, ya ha sido aclamado como uno de los grandes aciertos de la carrera de este pianista italiano. Es el primer encuentro de Turner con el gran guitarrista Bill Frisell (dos músicos europeos completan el quinteto). Aquí el saxofonista interpreta varios solos de lujo, haciendo gala del “lirismo cerebral” que lo caracteriza pero también con interesantes guiños al bebop. Turner solo toca en cinco de los nueve temas que componen el álbum.

“Trip”, liderado por el trompetista Tom Harrell y con Ugonna Okegwo en bajo y Adam Cruz en la batería, es uno de los grandes discos del año, un “career highlight” en la ya destacada trayectoria de Harrell. Tanto Turner como el líder se lucen con solos altamente expresivos en los que no falta el “blues feeling” y leves aires flamencos en una suite dedicada al Quijote. Excelentes composiciones acicatean aquí  la imaginación del saxofonista.

A cargo del bajista Matt Brewer, “Mythology” es otro de los mejores álbumes del año, con Steve Lehman (en saxo alto) completando el “frontline” junto a Turner, quien suena aquí menos anguloso, más ajustado al contexto, pero con igual riqueza en sus improvisaciones.

El álbum del Billy Hart Quartet, “One is the Other” es estilísticamente el más parecido al CD de Turner como líder, quizá, en parte, porque ambos fueron grabados para ECM. Con Ethan Iverson al piano y Ben Street al bajo, el cuarteto prueba ser un marco perfecto para los solos de Turner, misteriosos, abiertos y siempre en el filo de la melodía y la abstracción, con esos veloces viajes por todos los registros de su instrumento.

¿Y qué decir, finalmente, de “Lathe of Heaven”, el disco con el que Mark Turner reinicia sus labores como líder y cuyo estreno celebramos quienes llevamos años siguiendo su carrera? Ya a sus anchas, y grabando para un sello tan atento a la optimización del sonido como lo es ECM, Turner propone una visión del jazz que a mí me pareció inicialmente problemática, por lo marcadamente intelectual y severa, con una predominancia de tempos medios y melodías ambiguas y pensativas. En escuchas posteriores, sin embargo, va surgiendo una especie de embrujo cerebral, no afectivo, con numerosos matices, una rica interacción con Avishai Cohen (excelente trompeta), Joe Martin (bajo) y el gran Marcus Gilmore en la batería y la apropiación y reformulación que Turner hace de premisas básicas del jazz como el “blues feeling” y los distintos niveles dinámicos de expresión (algunas piezas parecen preguntar “¿se puede swinguear duro tocando así de suave?”). Un disco que crece cada vez que se escucha, un “field day” para los analistas y, sin duda alguna, uno de esos álbumes de los que se estará hablando durante años. La ocasión de celebrar por todo lo alto que este gran músico haya decidido, por fin, volver a ponerle su nombre a una producción discográfica – por problemática que esta pueda ser.

(El lector atento se habrá dado cuenta de que al principio me referí a ocho grabaciones y solo reseño aquí brevemente siete. Falta el CD “Places”, liderado por el trompetista Jason Palmer, que no he oído. Si lo escuchaste, envíame tus comentarios a mi email raguivega@gmail.com y los incluiremos en una versión revisada de este blog).


  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Sábado 25 de octubre de 2014
86ºF El Clima El Clima
Top

Ragui Vega Curry

En las tres décadas que lleva trabajando en El Nuevo Día, Rafael Guillermo Vega Curry, alias Ragui, ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
15.10.2014

El regreso del saxofonista perdido

Déjenme empezar por matizar mi título, casi desmentirlo. Mark Turner nunca se fue del todo, así que no tenía, estrictamente, que regresar. Y tampoco estaba “perdido”. Solo estaba, digamos, que fuera de los focos centrales de la atención pública. No grababa un disco bajo su propio nombre desde hac...

17.09.2014

La frescura de la improvisación

¿Qué es el jazz, anyway? ¿Cultura? ¿Entretenimiento? ¿Una tradición que sus intérpretes deben respetar de manera canónica, o que más bien deben subvertir en aras de la expresión propia? ¿Quién lo decide? ¿Tiene alguien la autoridad absoluta para resolver de manera taxativa esas preguntas? Esta...

27.08.2014

Conversación con un mago de la guitarra

Steve Khan es uno de los grandes guitarristas de la historia del Jazz, así reconocido en múltiples encuestas y sondeos. Admirado y querido por seguidores de varios estilos jazzísticos, como el “straight ahead”, la fusión y otros, Khan –nacido en Los Angeles en 1947 pero radicado hace años en Nuev...

12.08.2014

Una combinación perfecta

Los integrantes de Cafêzz tienen muy claro su propósito como grupo musical: en cada presentación, transmitirle al público que la pasan de maravilla al tocar. Y en su primer disco, “Music & Friends”, que el oyente disfrute de un alto contenido melódico y buen gusto rítmico. “Queremos que n...

31.07.2014

Rubén Blades, cantor de tangos

Cuando Sean Penn ganó el Oscar al Mejor Actor en 2009, por su memorable representación del pionero de los derechos gay Harvey Milk en la película titulada “Milk”, su colega Robert de Niro le gastó una broma no menos memorable al momento de entregarle el premio.“¡Qué engañados nos tenías a todos!”, l...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: