Top de la pagina

Blogs

Entretenimiento

La nota discordante

Ragui Vega Curry

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 3019 veces
15 de enero de 2015

Roy McGrath: un asunto de familia

Roy McGrath tiene algunas cosas muy claras: su identidad puertorriqueña, la importancia que tiene la familia en su vida, sus proyectos creativos. Varias de ellas quedan retratadas en su primera grabación formal, “Martha”, estrenada recientemente con buena acogida del público y la crítica internacional.

Lo que sobresale entre todas esas cosas, sin embargo, es el cariño imperecedero que guarda a su abuela materna, cuyo nombre titula el disco y a cuyo recuerdo quiso rendir tributo muy a su manera, dándole su giro personal al jazz de factura más actual.

“El disco es una muestra de agradecimiento, un homenaje a mi abuela materna, que era el centro de la familia”, dice el saxofonista de 26 años. “Cada domingo íbamos fielmente a su casa. Todos los presentes teníamos que jugar por lo menos un juego de mesa; si no, no comíamos”, agrega entre risas.

“Ella era el ‘booking agent’ de la familia. Era un factor de cohesión. Después que murió, unos tíos se mudaron a Miami, donde consiguieron buenos trabajos, y otros partieron a educarse en California. Tomamos diferentes rumbos. Pero siempre nos mantenemos unidos”, asegura el músico, quien también se desempeña como profesor en la Academia de Música de Chicago y en Flatts and Sharpe Music Co.

Curiosamente, el homenaje a su querida abuela ha llegado más lejos de lo que McGrath pudo suponer.

“Hemos estado trabajando duro”, revela. “Hicimos una gira por México, dos semanas intensas en Chicago, donde vivo, y un mes en China. ¡Y ahora la cara de mi abuela –cuya foto adorna la portada del CD- está en pósters en China!” en los que se anunciaron las presentaciones de su cuarteto.

Según cuenta, llegó al país asiático gracias a las gestiones de Dulwich College, una institución educativa de Beijing que regularmente lleva a China artistas internacionales, de todos los géneros musicales.

“Me contrataron para tres presentaciones, pero yo me agencié 18 más en distintos clubes… ¡donde no hablan inglés! Yo me decía, ‘yo no sé chino y ellos no hablan inglés, pero vamos a bregarlo’”.

“Los dueños de los clubes quedaban felices luego de nuestras presentaciones”, recuerda sonriente. “Pero lo mejor que me pasó en China fue que me contrataron para hacer la pista sonora de un documental sobre Tanzania. Allá son locos con nuestra música, especialmente la bomba”.

“Yo no soy experto en estas cosas. Pero me digo, ‘vamos a hacerlo, podemos hacerlo’. Es cuestión de ir aprendiendo sobre la marcha”. La grabación estará disponible en cinco o seis meses.

Pese a su apellido, que pudiera hacer creer que es irlandés o escocés, McGrath se declara netamente puertorriqueño. De madre irlandesa-alemana, que vino a Puerto Rico a los 7 años, y padre texano-mexicano, que llegó aquí de vacaciones y se enamoró para siempre, dice atesorar las costumbres boricuas. “Yo aprendí a cocinar para decir que cocino como puertorriqueño”, comenta. “Y aprendí a bailar salsa con Cachete Maldonado en el Balcón del Zumbador”.

La música contenida en el disco, sin embargo, no es un reflejo de su identidad puertorriqueña, sino que se inscribe directamente en una de las corrientes más actuales del jazz: la expresión de un sentir personal, con todas sus ambigüedades y emociones, sin responder necesariamente a estilos o influencias jazzísticas específicas.

“Mis composiciones están basadas en técnicas contemporáneas, en términos de armonías y tiempos irregulares”, explica el músico, “pero con un toque de tradición en el vocabulario”.

“Uno tiene que tener claros sus proyectos creativos”, agrega con una sonrisa. “La creatividad trae más creatividad”.

El tema que da título al disco, por ejemplo, está basado en el sentimiento del clásico “Goodbye Pork Pie Hat”, la elegía que Charles Mingus escribió para Lester Young cuando este falleció. “Según he sabido, Lester era una persona dulce, callada, reservada –igual que mi abuela”.

Por su parte, “Kintsugi”, el tema que cierra el disco, toma su nombre del arte japonés de reparar la cerámica rota con pegamento hecho de oro, cuenta el saxofonista. “Este arte encierra una filosofía de que, cuando algo se rompe, la vida de ese objeto no se acaba. En la reparación del objeto está su fortaleza y su hermosura. En sus cicatrices reside parte de su belleza”, dice McGrath.

El saxofonista se muestra particularmente orgulloso de los músicos que integran su cuarteto. “Joaquín García, mexicano nacido en Chicago, es el pianista número 1 ‘on call’ en Chicago, por su amplio dominio del jazz y la salsa. El bajista, Kitt Lyles, es de Greenville, Carolina del Sur, por lo que tiene ‘blues feeling’ gracias a su origen sureño, aunque sea un cliché decir eso. Y Gustavo Cortiñas es un puro mexicano del DF, con el que llevo ocho años tocando. Tenemos el tipo de unión que se establece solamente después de tocar juntos durante tanto tiempo”.

McGrath menciona con especial admiración a otro músico que no es parte de su banda, el saxofonista boricua de renombre mundial Miguel Zenón. “Miguel me cambió la vida en un momento en que me sentía frustrado. Una vez me dijo que, cuando él empezaba, quería tocar con la gente que admiraba”. McGrath sigue hoy ese ejemplo, buscando tocar con la gente que admira –y crecer musicalmente en el proceso.

 “Este disco ha servido para unir a mi familia”, asegura el músico. “Y a la vez es un trabajo de familia. Mis músicos son mi familia y el tema es mi familia”.  

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Domingo 25 de enero de 2015
81ºF El Clima El Clima
Top

Ragui Vega Curry

En las tres décadas que lleva trabajando en El Nuevo Día, Rafael Guillermo Vega Curry, alias Ragui, ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
15.01.2015

Roy McGrath: un asunto de familia

Roy McGrath tiene algunas cosas muy claras: su identidad puertorriqueña, la importancia que tiene la familia en su vida, sus proyectos creativos. Varias de ellas quedan retratadas en su primera grabación formal, “Martha”, estrenada recientemente con buena acogida del público y la crítica interna...

3.12.2014

Zafra musical sin precedentes

Puede que la economía no acabe de superar su larga crisis, pero una cosa es cierta: el jazz hecho en Puerto Rico está más saludable y fuerte que nunca antes. Tanto así, que el 2014 ha visto la publicación de 16 discos de jazz grabados aquí -por músicos puertorriqueños o residentes en Puerto Rico- y ...

26.11.2014

Un boricua en el Carnegie Hall

Puerto Rico no es solo desigualdad y violencia; es mucho más que crispación social y economía en crisis. Es también lucha y trabajo, creatividad y esfuerzo, y múltiples motivos para estar orgullosos. Un buen ejemplo lo ofrece esta semana el saxofonista (y multiinstrumentista) Edgar Abraham, ...

15.10.2014

El regreso del saxofonista perdido

Déjenme empezar por matizar mi título, casi desmentirlo. Mark Turner nunca se fue del todo, así que no tenía, estrictamente, que regresar. Y tampoco estaba “perdido”. Solo estaba, digamos, que fuera de los focos centrales de la atención pública. No grababa un disco bajo su propio nombre desde hac...

17.09.2014

La frescura de la improvisación

¿Qué es el jazz, anyway? ¿Cultura? ¿Entretenimiento? ¿Una tradición que sus intérpretes deben respetar de manera canónica, o que más bien deben subvertir en aras de la expresión propia? ¿Quién lo decide? ¿Tiene alguien la autoridad absoluta para resolver de manera taxativa esas preguntas? Esta...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: