Top de la pagina

Blogs

Estilos de vida

Descaros

Romeo Mareo

BIO
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
  • Visto: 1175 veces
29 de agosto de 2014

Una chica demasiado fogosa


Robert, un compañero de trabajo, es uno de esos tipos tan tímidos que, como dijo una vez un filósofo anónimo, “no se atrevería a alzar la voz para gritar 'auxilio' ni aunque se estuviera ahogando”.

Sin embargo, igual que sucede con las personas más pusilánimes que sufren una transformación a lo 'Hulk' tan pronto se sientan frente a un volante, de un tiempo para acá todos en la oficina comenzamos a notar un cambio bastante drástico en nuestro amiguito cada vez que se ponía a hablar por su celular.

“No, esta noche sí que no puedo”, bramó los otros días, provocando que del susto una de las secretarias soltara la cafetera en la que preparaba el café de media mañana. “No, chica, yo tengo que descansar. Otro día será”.

La semana pasada, entretanto, la modorra que suele regarse como una neblina adormilada por la oficina cuando se va acercando la hora de salida, quedó de pronto violentada por otro exabrupto telefónico de Robert.

“¿Pero cuántas vitaminas más voy a tomar, chica?” preguntaba a grito limpio. “¿No te has puesto a pensar que el problema puede ser que tú no te cansas nunca?”

Para culminar, hace apenas dos días, él estalló otra vez como siquitraque: “¡Pues yo no tengo que saber dónde tú dejas tus panties!” chilló, haciendo vibrar las paredes. “¿Por qué siempre los tiras al aire como si fueran un frisbi?”

Intrigado, me puse a hacer mis averiguaciones. A la larga, dio frutos la red subterránea de chismes de oficina. Así, me enteré de que hacía algún tiempo que Robert, quien era soltero y muy probablemente virgen, había empezado a salir con una chica a la cual, según se contaba, hubo de conocer la primera vez que él había ido a una disco.

Y la chica, según parece, de tímida no tenía ni un pelo.

En fin, ya había páginas de Facebook dedicadas a explorar el tema hasta el cansancio, y todo el mundo comentaba lo mismo: 'Me alegro por él, pero... ¿no podrá decirle alguien que baje un poco la voz cuando esté hablando con ella?'

Casi unánimemente me escogieron de voluntario para desempeñar este acto de caridad.

Robert se puso rojo como un tomate cuando le abordé el tema en privado.

“¿De verdad? ¿Y se oía muy alto cuando yo estaba hablando?” me preguntó con el susurro que le caracterizaba cuando no tenía cerca el celular.

“Voy a ponértelo de esta manera”, le dije. “Un poco más, y capaz que se activen las alarmas de incendio”.

“Pero es lógico que te emociones un poco al hablar con tu amiga”, agregué, tirándole un poco la toalla de la comprensión masculina. “Me imagino que es una chica demasiado fogosa, ¿no?”

Robert dejó que una tímida sonrisa se le escurriera por los labios.

“Sí, fogosa... y un poco sorda también”.

Romeomareo2@gmail.com

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Martes 2 de septiembre de 2014
87ºF El Clima El Clima
Top

Romeo Mareo

El nombre de Romeo Mareo es un seudónimo, pero eso no quiere decir que sea un personaje ficticio, a ...

  • Sígueme en:
  • Subscríbete RSS
Fin
Calendario
29.08.2014

Una chica demasiado fogosa

Robert, un compañero de trabajo, es uno de esos tipos tan tímidos que, como dijo una vez un filósofo anónimo, “no se atrevería a alzar la voz para gritar auxilio ni aunque se estuviera ahogando”.Sin embargo, igual que sucede con las personas más pusilánimes que sufren una transformación a lo Hulk ta...

15.08.2014

En el amor como en la guerra

El otro día, cuando hacía fila en el banco, mi corazón, que normalmente late a ritmo de bolero, comenzó a hacerlo a ritmo de reggaetón: en la misma fila ante mí estaba una muchachita que me recordaba a alguien que yo había conocido hacía muchos años. Al voltearse un momento, claro está, me probó que...

1.08.2014

La vida es así

No hace mucho, Enriqueta, mi querida perrita sata, mi única compañía casera, en un ataque de típica ternura perruna casi me arrancó el pulgar de la mano derecha.Sentí tanto dolor que hice lo que siempre había jurado que no volvería a hacer: caminé tambaleándome por la urbanización hasta llegar a la ...

18.07.2014

Idilio al vapor

En el hermano país de la República Dominicana existe -o existía: no sé si han cambiado las leyes- algo que se llamaba “divorcio al vapor”. Es decir, cuando alguien quería divorciarse rápidamente y tenía los papeles necesarios (tanto los legales, como el efectivo), podía darse un saltito allí al lado...

3.07.2014

Un noviazgo a la antigua

Estimado señor Romeo,No me atrevo a decirle mi nombre por no ofender a nadie, pero la gente que me conoce bien me conoce como doña Sarita.Lo primero que quiero decirle es que no acostumbro a escribir a estos sitios indecentes, pero, dado el problema que me agobia ahora, he llegado a la conclusión de...

Páginas: 1
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: