Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
19 de noviembre de 2011
12:53 a.m. Modificado: 00:56 a.m. Otros flash
 

Bodine Koehler: segura de sí misma

Conoce el hogar que Miss Universe Puerto Rico 2012 comparte con sus padres

Por Patricia Vargas Casiano End.pvargas@elnuevodia.com

Bodine Koehler,  la  Miss Universe Puerto Rico,  se levanta por las mañanas   con un propósito  en su mente y afirma “esto es mío” porque  para ella la determinación es lo más importante. La también pianista, cantante y modelo, luce en su dormitorio los trofeos ganados como la confirmación  de una vida  llena de logros. En eso ha influenciado la crianza de sus padres, Mariluz Peña y Robert Koehler. 
 
“Si sabes lo que quieres, donde estás parada,  y tienes la mente clara, sin hacerle daño a nadie, vas impactando de forma positiva  tu entorno. Si  dices ‘esto es mío’ con pasión, logras lo que quieras. Dije un día ‘quiero ser Miss Puerto Rico’ y gracias a Dios se me dio”, dijo la joven de 19 años durante una entrevista que  realizó El Nuevo Día en su apartamento, en el sector de Ocean Park en San Juan.
 
La familia Koehler-Peña es muy sencilla, no vive entre lujos. Son muy unidos y  existe una gran comunicación entre padres e hija. Ellos prefieren disfrutar juntos un día de playa y de barbacoa debajo de una palma, o un concierto    en el Conservatorio de música donde  la reina estudia composición musical, o simplemente se deleitan con las canciones que les interpreta Bodine al piano al que le dedica unas tres horas de práctica diaria.
 
“Nos encanta ir a la playa a tomar el sol, éste (su papá) se pone como camarón, yo como un carbón y mamá   se mete debajo de la palma”, bromeó la reina.
  
El matrimonio decidió tener un solo hijo por  la responsabilidad que eso implica. “Desde que un niño nace comienza la educación y el respeto.   Todo lo que uno  hace el niño lo aprende. Una vez, cuando Bodine tenía 7 meses y vivíamos en Amsterdam,  salí  al supermercado con ella, estaba lloviendo y se le mojó todo el pelo. Se veía tan cómica que me eché a reír y ella me miró con un gesto fuerte  y me dijo en su balbuceo ‘ya es suficiente’. Me di cuenta de que, aunque era tan chiquitita, ya  me estaba enseñando que la tenía que respetar”, recordó la madre.
 
Como parte de su crecimiento, a Bodine se le da su espacio y siempre se toma en cuenta su opinión. “En esos primeros años de la adolescencia se puso bastante difícil, entonces en vez de ponerme a discutir con ella, dejaba   que pasara,  y al otro día ella me estaba pidiendo  perdón. Cuando llegamos de Holanda  los niños se burlaban de ella porque no hablaba bien el español, y era bien alta y flaca, pero en vez de ir a la escuela a reclamar, dejé que ella   tratara de resolver  sus problemas y al poco tiempo estaba ayudando a sus compañeros en una coreografía porque era la única que sabía bailar”, apuntó la pintora dominicana.

Esta táctica fue la que utilizó cuando  su hija quiso volver a Amsterdam,  para trabajar como modelo con 17 años y recién graduada de escuela superior. Ese  año que vivió sola, según Bodine, la   preparó  para enfrentarse a cualquier situación.

De ataque

Por su parte, el arquitecto holandés, Robert Koehler, quien está seguro que tiene a la futura Miss Universe en su hogar, se ha disfrutado a plenitud el reinado de su hija.  “Los concursos son algo muy emocional en  Puerto Rico”, comentó Koehler,  a quien su madre y hermanos le llamaron desde Holanda y Suecia    felices del triunfo de Bodine.

La familia dominicana no se quedó atrás, los que residen en la Isla y los que están en Santo Domingo. “A una de mis tías allá le dio un ataque, la hija, que estudia medicina, le daba agua y masajes para bajarle la emoción, ellos  no durmieron esa noche celebrando”, contó la orgullosa madre.
Romántica

La guapa reina tenía cuatro años cuando se enamoró por primera vez de Tristán, un niño que se sentaba cerca de ella en la escuela. Recuerda la mamá de Bodine que cuando  iban a las tiendas la reina le hacía comprarle tarjetas  para el niño. “No sé porqué me gustaba tanto ese nene. Es que soy bien detallista. Nunca más me enamoré  hasta que llegó Juan José (Crespo), es una persona bien luchadora, nos ayudamos mutuamente y hay mucho respeto”.

Una foto de Bodine y su novio, con quien tiene una relación de dos años y medio, está junto a la cama donde duerme la reina. Una habitación que sigue la misma sencillez del resto de la casa.    Su  cama es grande y está cubierta por una colcha negra. El clóset  tiene lo necesario, pero de buena calidad, como la falda en encaje que  tenía puesta de la nueva colección del diseñador Luis Antonio. En otro armario más pequeño guarda los zapatos. Aseguró que no es adicta a las compras, pero que le gusta tener accesorios con los que  pueda dar otro look al mismo vestido.
 
En una esquina se puede apreciar un perro grande de peluche, aunque confesó que no le gustan los peluches, pero que le recuerda al perrito sato que tuvo por doce años y que se murió dos semanas antes del concurso.
 
Sobre un gavetero tiene la imagen de Jesús, para que la lleve por el camino del bien, según expresó. Junto a la televisión,  está su computadora,  en la que escribe sus composiciones. Además, está redactando   un libro  para niños que lanzará en el futuro.
Otra reina en la familia
 
Bodine no es la primera reina en su familia; Corine Spier-Rottschäfer,  prima hermana de su papá, fue coronada como Miss Mundo en  1959 convirtiéndose en la primera holandesa en ganar el título. Antes había ganado  el concurso  Miss Europa en  1957, y participado en el  Miss Universe  1958 en el que logró quedar entre las semifinalistas y obtuvo  el premio de Miss Fotogénica. Actualmente tiene 73 años y es dueña de una agencia de modelos y la  representante de Puerto Rico espera adquirir de ella consejos que le ayuden a prepararse para el concurso.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: