Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
31 de octubre de 2013
12:46 a.m. Modificado: 06:44 a.m. Béisbol
 

Boston es el campeón

Los Medias Rojas derrotaron 6-1 a los Cardenales para ganar su tercer campeonato en 10 temporadas.  Vídeo

Por José A. Delgado / Enviado Especial

BOSTON – El baile comenzó una hora después de iniciado el partido, cuando Shane Victorino, vacío las bases con un doble contra la pared del monstruo verde que impulsó tres carreras, y sentó el ritmo de la victoria de los Medias Rojas de Boston 6-1 sobre los Cardenales de San Luis.

Al cerrar el juego – a las 11:22 de anoche-  la comparsa arropaba todo el Fenway Park, como  parte de una celebración que, en las calles, seguramente se extendería hasta la madrugada.

Ese carnaval era esperado hace mucho tiempo en Boston. Desde hace casi un siglo.

Por vez primera desde 1918, cuando Babe Ruth militaba en el equipo, los Medias Rojas de Boston  ganaron en casa un campeonato de la Serie Mundial.

El rejuvenecido brazo de John Lackey – quien se sometió a la operación de Tommy John después de dos temporadas desastrosas -, dominó durante seis entradas a los Cardenales, al mismo tiempo que los Medias Rojas humanizaban al sensacional novato Michael Wacha.

A Wacha se le complicaron las cosas en la tercera entrada, la cual abrió Jacoby Ellsbury con hit, base por bolas a David Ortiz, pelotazo a Jonny Gomes y doble contra la pared del monstruo verde de Victorino, impulsador de tres carreras.

La casa del Fenway Park terminó de caérsele encima a Wacha en la cuarta, con jonrón de Stephen Drew, al primer lanzamiento, y doble de Ellsbury.


Con uno fuera, después de Wacha darle la tercera base a Ortiz – dos de ellas intencionales -, el ataque de los Medias Rojas continuó contra el relevista Lance Lynn, con hits impulsadores de Mike Napoli y Victorino.

Mientras Wacha embasaba a Ortiz, el Fenway Park homenajeaba a Big Papi, quien bateó de 16-11 en el Clásico de Otoño, con gritos de “MVP, MVP”, al proclamarlo como el jugador más valioso de la tercera victoria en una década de los Medias Rojas en el campeonato final del mejor béisbol de Estados Unidos.

Big Papi llegó a base en 19 de las 25 veces que estuvo al bate en esta serie.

Al cerrar la cuarta entrada, los Medias Rojas – que han ganado tres veces la Serie Mundial en la última década, las anteriores en 2004 y 2007 -, marchaban al frente 6-0 y el partido, para todos los efectos, estaba decidido.

Las seis carreras que permitió Wacha – todas en 1 y 2/3 entre la tercera y cuarta entrada -  representaron el doble de las anotaciones que le habían hecho en 27 entradas lanzadas durante la postemporada.

El doble de Victorino fue el único hit que Wacha, de 22 años, toleró con corredores en posición de anotar durante los 30 2/3 de entradas que lanzó en octubre.

Mientras Wacha era relevado, el receptor boricua Yadier Molina se encargó de darle aliento, reconociendo que el camino apenas comienza para un novato que promete convertirse en una estrella.

Los Cardenales amenazaron inicialmente en la segunda entrada con hits consecutivos de Allen Craig y Yadier Molina. Pero, Matt Adams fue retirado con elevado al izquierdo, David Freese bateó otro hacia el jardín derecho y Jon Jay se ponchó para cerrar la entrada.

Una historia similar se repitió en la cuarta y quinta entrada, cuando San Luis no pudo anotar a pesar de tener dos corredores en base con uno fuera.

San Luis anotó su carrera en la séptima entrada con sencillo de Daniel Descalso, doble de Matt Carpenter e imparable impulsador al izquierdo de Carlos Beltrán, quien en esta postemporada bateó de 12-9 con corredores en posición de anotar.

Una base por bolas a Matt Holliday llenó las bases y sacó del partido a Lackey, quien fue aplaudido de pie por una fanaticada que hace dos años pedía su salida del cuerpo  de iniciadores. Pero, el relevista de los Medias Rojas, Junichi Tazawa, retiró a Allen Craig con roleta dura a la primera base.

Mientras se aproximaba el final del partido, cientos de policías – incluidos miembros de la Fuerza de Choque – reforzaban la vigilancia en los alrededores del Fenway Park, que en el interior había logrado esfumar el último reducto del llamado maleficio de Babe Ruth.


Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: