(horizontal-x3)
(BrandShare)

Durante los últimos años se ha visto un auge en el consumo de probióticos. Pero, ¿qué son? ¿Qué aportan al cuerpo humano? ¿Ayudan a prevenir enfermedades?

Pues sepa que los probióticos son microorganismos vivos —más precisamente, bacterias— que se encuentran alojados en el sistema digestivo de los seres humanos, específicamente en los intestinos, órganos reproductivos, orofaringe y piel. Estos se relacionan con una digestión saludable, explicó el doctor Porfirio E. Díaz Romero, cardiólogo del Hospital Auxilio Mutuo.

Sin embargo, de acuerdo con el especialista en cardiología, los probióticos tienen muchos roles. Estos microorganismos ayudan a combatir bacterias virulentas y reducen los procesos de inflamación. Precisamente, disminuir la inflamación es importante para prevenir problemas cardiovasculares. También, ayudan a controlar la presión sanguínea y los niveles de azúcar en la sangre.

Otro de sus beneficios es que ayudan a mantener un movimiento regular de excreta y permiten balancear el colesterol. Asimismo, apoyan a conservar un peso saludable, pues secretan una proteína llamada CLPB que le da una señal al cerebro para que dejemos de comer.

¿Cómo llegan los probióticos al cuerpo humano?

Su primer contacto con el ser humano se da durante el alumbramiento, comentó el doctor Díaz Romero. El vientre materno es un espacio estéril. Al nacer, si el parto es vaginal, la criatura tiene contacto con las bacterias que allí se encuentran y estas pronto comienzan a colonizar todas las partes del bebé, desde la piel y los órganos externos hasta el sistema gastrointestinal, señaló el cardiólogo.

Eventualmente, los probióticos se fortalecen durante el proceso de lactancia, pues el infante se nutre de leche materna que contiene un compuesto conocido como galactooligosacárido, elemento calificado como un prebiótico. Los prebióticos son los alimentos de los probióticos, explicó el doctor Díaz Romero. De esa forma es que inicialmente llegan los probióticos al cuerpo humano. El médico agregó que aquellas personas que no nacieron a través del parto natural y que no fueron amamantados carecen de esa única oportunidad de adquirir sus primeros probióticos y deben adquirirlos de otras fuentes.

Asimismo, el doctor Díaz Romero indicó que toda persona que haya recibido alguna dosis de antibióticos durante su vida debe tratar de restablecer el balance bacterial lo antes posible consumiendo probióticos, porque si no puede verse afectada su flora intestinal.

¿Dónde los podemos encontrar?

Los probióticos pueden ser encontrados en diferentes alimentos y suplementos, como lo son las cápsulas, tabletas, polvos o líquidos. Algunas de estas fuentes son:

• Bebidas de soya

• Yogur

• Leche acidófila (leche regular enriquecida con una cepa saludable de bacteria)

• Suero de leche

• Algunos quesos suaves (por ejemplo, queso Gouda)

• Miso (pasta de soya fermentada)

• Tempeh (pastel de soya fermentada)

• Kéfir (bebida hecha a partir de leche de vaca fermentada)

• Kimchi (vegetales fermentados picantes)

• Col fermentada no pasteurizada

De otra parte, el cardiólogo aclaró que no todos necesitamos tomar probióticos, porque de la misma forma en que se adquieren —si se encuentran en un ambiente propicio— se mantienen dentro del organismo y se regulan por sí mismos. “Lo que sí es importante es que consuman prebióticos en todo momento, porque los prebióticos son los alimentos de los probióticos. Los mejores prebióticos son el ajo, la cebolla cruda, la remolacha, los almidones y las alcachofas”, comentó el doctor Díaz Romero.


💬Ver 0 comentarios  

Brandshare

Este contenido comercial fue redactado y/o producido por el equipo de GFR Media BrandShare para Hospital Auxilio Mutuo.